Otelo a juicio. Yo acuso; yo el jurado

0
28

Luis de Luis[1]

En las postrimerías de un día cualquiera en una ciudad cualquiera del siglo XXI, un hombre irrumpe, desesperado, fuera de sus cabales, en el despacho de una abogada y confiesa que ha matado a su mujer. No se oculta. No se justifica. Da la cara, se identifica, dice su nombre… Da comienzo una vez más la legendaria tragedia de Otelo el moro de Venecia. 

otelo cartel madrid octubre 2018

Esta vez a cargo de Ramón Paso, que se atreve a firmar junto al bardo y, a fe mía, que el de Stradford – upon – Avon estaría más que satisfecho.

Intensa, veraz, valiente, la función se desarrolla en el presente con un diálogo nocturno entre la abogada interpretada por una Ana Azorín desbordante de cinismo y lucidez veteado de sarcasmo y Otelo al que Francisco Rojas, en un vibrante tour de force, excelentemente graduado (a veces parecía un animal enfurecido, bramando de impotencia, a veces un crío desconcertado) se revela como un ser acorralado y derrotado; una  víctima (voluntaria e involuntaria, es en este caso, lo de menos) de su condición de desclasado. Al tiempo, Ángela Peirat, frente al dúo, borda un equilibrado papel  – que exige frialdad y sobriedad –  de (falsa)  inocencia que no se delata hasta que ya es demasiado tarde.

Mientras la realidad y ficción (si es que la ficción no es realidad) se entrecruzan. La obra original volcada con enorme naturalidad que evita toda pompa y circunstancia, se entrevera, irrumpe, estalla con el presente.

Jorge Machín hace suyo, sin alharacas ni excesos, el papel Yago como un cortesano maquiavélico e inteligente, realista y calculador, un superviviente que apura sus opciones y las hace valer.

Brillantes, Felipe Andrés y Jordi Millán, bajas colaterales de una guerra que no comprenden en toda su extensión serán, manipuladas su vanidad y egoísmo, dos víctimas más. Como usted, como yo, como cualquiera.

Nada se entendería sin la pureza y diafanidad de Desdémona e Inés Kerzán está ¿Cómo no? a la altura: ilusionada e ingenua, es absoluta pureza, absoluta ensoñación, en cierto sentido, es, en el mejor sentido de la palabra, tan Ofelia que Desdémona.

No, nada deja indiferente en esta obra, nada debe dejar: los límites de la ética, la frontera de la conciencia, la presión social, la mediocridad, la carrera de la rata, la embriaguez del poder; en resumidas cuentas, la condición humana en toda su miseria y esplendor, su poder y su gloria.

La función – al igual que no oculta ninguna mirada – no da ni una sola respuesta, no emite el más mínimo juicio, no elabora ni una magra conclusión, esa es tarea y deber que queda a cargo de los espectadores.

Y no puede ser de otra forma, al fin y al cabo, estamos ante una obra de William Shakespeare …y de Ramón Paso.

¡Nobleza obliga!

  1. Luis de Luis Otero es crítico teatral

Ficha artística

  • Otelo: FRANCISCO ROJAS
    Silvia / Emilia: ANA AZORÍN /  ALICIA TOMÉ
    Yago: JORGE MACHÍN
    Desdémona: INÉS KERZAN
    Cristina: ÁNGELA PEIRAT
    Rodrigo / Brabancio: FELIPE ANDRÉS
    Casio / Partidario: JORDI MILLÁN
    Dramaturgia: RAMÓN PASO
    Producción ejecutiva: PASOAZORÍN TEATRO
    Dirección: RAMÓN PASO

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.