Pablo Salas reportero de la represión militar en Chile

El Festival de documentales de Santiago rinde homenaje como artífice de históricos testimonios audiovisuales a Pablo Salas, conocido internacionalmente por sus imágenes en películas y documentales sobre la dictadura chilena (1973-1990), informa Andes.

“Pablo Salas es el más importante camarógrafo que cubrió los días más duros de la dictadura militar”, sus imágenes han sido ampliamente utilizadas “para ilustrar la violencia y los atropellos de ese período”, sostiene el catálogo del Festival Internacional de Documentales de Santiago, FIDOCS, que se celebra en la capital chilena.

Pablo Salas en una foto de la Universidad de Chile
Pablo Salas en una foto de la Universidad de Chile

Dentro de una recién inaugurada sección dedicada a los derechos humanos, el festival organizó una retrospectiva que incluye algunos de los capítulos más emblemáticos registrados por Salas.

El memorable reparto de pollos por parte de la fuerzas opositoras de izquierda, el entierro de uno de los degollados como castigo ejemplar del régimen, las imágenes de Augusto Pinochet desfilando en el día de las celebraciones patrias, la represión a una de las mujeres a quien se impide rendir un homenaje a su marido asesinado, el allanamiento militar a una población, el germen de las manifestaciones estudiantiles que desembocaron en las conocidas hoy en día.

“Tuve la suerte de que tenía una cámara, que pude salir a la calle, que pude filmar”, explica en el acto el camarógrafo, de 57 años. “Una vez que tuve una cámara y me di cuenta del valor de las imágenes para mostrar una verdad, decidí empezar a filmar”, añade Salas, quien trabajó durante toda su carrera para medios internacionales.

Imágenes impactantes, duras, que dejan entrever la represión cruenta y que hablan por sí solas, pero que al contrario de lo que uno podría imaginar apenas han sido transmitidas en Chile y han quedado dispersas en películas y documentales, aquí y allá, destinadas a un público más bien minoritario.

“Hasta el año pasado, cada vez que se conmemoraba el aniversario del golpe se iba al contrapunto Pinochet-Allende, al bombardeo de La Moneda. Recién el año pasado se mostraron imágenes de la represión de la dictadura. Las barbaridades comenzaron ese 11 de septiembre (1973), partieron con el bombardeo”, explica Salas en una reciente entrevista.

El año pasado, a 40 años del golpe, la difusión de una serie de televisión, “Chile, las imágenes prohibidas”, con material de Salas, enfrentó al país a una revisión postergada de su pasado, mostrando por primera vez la cruda represión de los opositores en la lucha por la democracia y abriendo la caja de pandora de uno de los capítulos más trágicos de su historia.

Para Salas este es un ejercicio necesario de memoria: “Reconocer que eso pasó es de un valor tremendo para todos los que sufrimos la dictadura. Reconocer que lo que pasó fue así, no es la versión que nos han vendido durante 38 años”.

La muestra del FIDOCS es sólo una pequeña parte del material que dispone, aquel que ya está digitalizado. Pero el camarógrafo aún cuenta con entre 1200 o 1500 horas, estima, de grabaciones por digitalizar y para lo que no cuenta con financiación. Un testimonio histórico e irrepetible que podría correr el riesgo de perderse.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

1 Comentario

  1. Nací en 1953 y aparte de un año en Colombia, he vivido siempre en Chile. Y recién me entero de la labor de Pablo Salas con algún detalle. En nuestra TV – exceptuando el esfuerzo de Chile 40 años e imágenes prohibidas- se ha hecho lo del avestruz.
    En nuestra TV chilena NO hemos visto muchos materiales audiviosuales históricos, como por ej. : documentales, noticieros, el largometraje “Missing” de Costa Gavras, películas sobre chile y el período 1973-1990 realizadas en el extranjero por chilenos, etc. O si han dado algo es en madrugada, para cumplir con la cultura pero ojalá no afectar a nadie con un material impactante de fuerza histórica.
    No es la primera vez, todavía es imposible hoy, conocer toda la verdad documentada de los dos principales próceres de la emancipación chilena (1810) y sus diferencias y acuerdos: José Miguel Carrera y Bernardo O’Higgins. Materiales importantes o han sido divulgados “con cortes”, “recortes”, “censuras”, o simplemente están guardados bien guardados, otros repartidos por aquí y por allá (juntar esa información es un esfuerzo de gigantes). Y en varios tópicos, para ambos personajes, se han exaltado aspectos reales y otros confundidos con la leyenda y el imaginario, dandolo todo por cierto.
    A nivel más global de Sudamérica, todavía no logro establecer la realidad de realidades frente a los roles, y acuerdos y desacuerdos, e influencias, de los próceres Simón Bolívar y José de San Martín.
    Quiero vivir 200 años al menos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.