Paco el cura: despedida de soltero

Hoy he conocido por la prensa la muerte de Francisco García Salve, “Paco el cura”.

La noticia ha aparecido con letra pequeña en los medios.

Francisco García Salve retratado por María España en 1976
Francisco García Salve retratado por María España en 1976

Nos conocimos en el año 1971, en una reunión de la Inter de Madrid (intersindical).

Junto a Paco “el Cura”, en aquella reunión, por la construcción estaban Tranquilino Sánchez, Arcadio González, y Macario Barjas “el Tata”.

Junto a otros compañeros, yo asistía en representación del metal. Coordinaba la reunión Tranquilino Sánchez, y ésta se celebró en la sala trasera de un pequeño bar, cerca del metro de Carabanchel alto.

Antes de empezar la reunión, Tranquilino propuso buscar una coartada por si venía la policía, y Paco “el Cura” propuso que dijeramos que estabamos celebrando “su despedida de soltero”.

Él aún era cura, y algunos de los que estábamos en la reunión, por nuestra juventud, no sabíamos que lo fuera, y ni que él fuera Paco “el Cura”. Los más veteranos, que le conocían, le dijeron, Paco déjate de bromas.

A mi me llamó la atención su voz, que pese a su gran corpulencia, parecía la voz angelical de un cura en el púlpito de una iglesia, aunque yo no fui a iglesias, nada más que por obligación, cuando estuve en la escuela de “La Paloma” en Madrid.

Días después, comenté la anecdota a mi gran amigo y camarada, Antonio Muñoz Pradas, en el Club de Amigos de la Unesco, y Antonio, quien fue fundador de las Comisiones Obreras de la Construcción, se echó a reir, y me dijo, ese es Paco “el Cura”,  me alegro que lo hayas conocido, la próxima vez que lo veas, dile que eres amigo mío.

Luego coincidimos en la cácel de Carabanchel, él por su detención en el proceso 1001 en junio de 1972, yo por mi detención en abril de 1972.

Tras salir de la cárcel, y despúes en la transición, no tuvimos oportunidad de coincidir más que muy coyunturalmente.

Sin duda, fue un gran dirigente obrero, combativo y sencillo, y un ejemplo de luchador por los derechos de la clase obrera.

Que su memoria sea un estímulo para la clase obrera de hoy, sin derechos y cada vez con mayor precariedad, para  que luche contra la actual situación de explotación.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.