Palestina preside el G77 con el objetivo de acabar con la ocupación extranjera

El Estado de Palestina ha asumido este martes la presidencia del Grupo de los 77 en una ceremonia celebrada en la sede de la ONU en Nueva York, en la que el presidente palestino, Mahmoud Abbas, aseguró que trabajará en favor del desarrollo, especialmente de los países del sur, lo que incluye acabar con la ocupación extranjera, como la que sufre su pueblo.

G77 Egipto a Palestina

En la ceremonia de traspaso de la presidencia estuvo presente el secretario general de la ONU, António Guterres, quien reconoció la importante labor del G77 en apoyo del multilateralismo y su importante contribución en asuntos como el desarrollo, la paz y la seguridad o el cambio climático, informan los servicios de comunicación de Naciones Unidas.

Creado en 1964, el G77 es la mayor organización intergubernamental de países en desarrollo dentro de las Naciones Unidas y su misión es suministrar los medios para que los países meridionales puedan articular y promover de forma colectiva sus intereses , así como mejorar su capacidad negociadora en todos los grandes asuntos económicos y fomentar la cooperación sur-sur.

Abbas centró su discurso en aspectos relacionados con ese desarrollo económico, como la eliminación de la pobreza y la promoción de la cooperación entre naciones meridionales, así como en el pleno disfrute de los derechos humanos, de los que dijo forman parte de ese desarrollo.

“El derecho al desarrollo es un derecho que debemos esforzarnos por fortalecer y conseguir, junto con todos los demás derechos humanos”, dijo el presidente palestino, quien señaló que tal logro  ha de ser asegurado y protegido también “para los pueblos que viven bajo la bajo la ocupación colonial extranjera” antes de añadir: “Palestina no puede ser una excepción”.

La paz en Oriente Medio, parte del desarrollo universal

En ese contexto, citó el derecho a la autodeterminación y la independencia, y declaró que muchos países en el sur siguen sufriendo las guerras, la violencia, el terrorismo y la ocupación.

“El Estado de Palestina continuará trabajando con otros miembros de este Grupo para confrontar estos desafíos”, destacó antes de agregar que el establecimiento de la paz en Oriente Medio facilitaría el desarrollo para todos los Estados de la región.

“Sin embargo, la ocupación y colonización del Estado de Palestina por Israel socava nuestro desarrollo”, declaró Abbas, por lo que pidió terminar con la ocupación.

En septiembre pasado, la Asamblea General de las Naciones Unidas eligió a Palestina para presidir durante 2019 al Grupo de los 77. Para tal efecto, la Asamblea le confirió privilegios y derechos adicionales que incluyen hacer declaraciones, presentar propuestas y revisiones, copatrocinar resoluciones y explicar su voto.

El Estado de Palestina, que tiene estatus de Estado observador ante la ONU desde 2012, carecía de tales derechos debido a que éstos se consideran exclusivos de los Estados miembros.

Abbas dio las gracias a numerosas organizaciones y países por haber llevado a Palestina al frente del G77, entre ellos a los países árabes, y “especialmente a las naciones asiáticas”.

En su intervención en la ceremonia de traspaso , Guterres declaró que “el Grupo de los 77 y China ha mostrado un fuerte liderazgo durante 2018 y demostrado una vez más ser una fuerza fundamental en verificar que el multilateralismo es el único camino para abordar los desafíos compartidos”.

Logros del G77 en 2018

Entre los logros del G77 durante el pasado año, cuya presidencia estuvo en manos de Egipto, el Secretario General citó su trabajo en asuntos como el cambio climático, la migración y la reforma de las Naciones Unidas.

“Su posición consistente y ejemplar ayudó a lograr un resultado positivo” en la conferencia sobre cambio climático, conocida como COP24, celebrada en Katowice (Polonia), dijo Guterres con respecto al papel representado por el G77.

Después destacó su rol positivo representado en las negociaciones del Pacto Global para una Migración Segura, Ordenada y Regular: “sus propuestas constructivas, basadas en su experiencia como países de origen, países de tránsito y de destino, fueron instrumentales en lograr un acuerdo verdaderamente completo que aborda la migración en todas sus dimensiones”.

Con respecto a la reforma de la ONU, aseguró que el apoyo del G77 fue fundamental el año pasado “para asegurar el consenso entre los Estados sobre esta ambiciosa agenda”, especialmente en lo que se refiere a cuestiones como el desarrollo.

Guterres señaló que continúan algunos de esos desafíos durante el año en curso, entre los que mencionó la Conferencia sobre Cooperación Sur-Sur, que se celebrará en marzo, o la Cumbre sobre Cambio Climático, que se celebrará en septiembre.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.