Periodismo en China: quince años de cárcel por denigrar al partido comunista

El periodista y bloguero chino Chen Jieren, quien según la justicia habría «denigrado» al Partido Comunista y al gobierno de China, ha sido condenado, el 30 de abril de 2020, a quince años de cárcel y una multa de siete millones de yuans, equivalente a un millón de euros, por «el delito de provocación de disturbios, extorsión, comercio ilegal y corrupción», según un comunicado que ha publicado online el Tribunal Popular de Guiyang, en la provincia de Hunan (centro de China).

Chen Jieren en la sala de vistas en la que se le juzgaba en China
Chen Jieren en la sala de vistas en la que se le juzgaba en China

Chen Jieren, licenciado en derecho por la Universidad de Tsinghua, trabajó como periodista al servicio de la propaganda del régimen de Xin Jinping en el muy oficial Diario del Pueblo, antes de convertirse en disidente y bloguero crítico con el sistema y publicar en WeChat, Weibo y otras plataformas de medios sociales, comentarios e informes de investigaciones, en espacios titulados «Jieren Observation Viewpoint» y «Jieren Observation Heights».

Jieren fue despedido del Diario de la Juventud en 2003 tras «descubrir» una red de prostitución en la que estaban implicados estudiantes de la Universidad de Wuhan. Fue rebajado del puesto de redactor jefe del China Philanthropy Times en 2006 por criticar una web gubernamental, y despedido de su puesto en el Diario del Pueblo digital, en 2011, por «demasiadas críticas contra el gobierno».

El periodista fue detenido en julio de 2018, junto con su esposa, dos hermanos y dos colaboradores de su blog, tras criticar la competencia de dos cuadros del Partido Comunista Chino, a los que acusaba de corrupción.

En la exposición de considerandos de la sentencia, el tribunal acusa a Chen Jieren de difundir «información falsa» en Internet desde 2015 con el objetivo de chantajear económicamente a las personas que mencionaba, lo que podría estar en el origen de algunos de los episodios de desórdenes públicos que se han originado en este tiempo, y también de «atacar y denigrar al Partido y al gobierno, a los  órganos judiciales y a su personal».

«Chen ha utilizado las redes para publicar informaciones falsas o negativas del régimen, exagerar malévolamente algunos incidentes de masas, atacar y difamar al Partido Comunista Chino y al gobierno, a los órganos judiciales y a su personal, provocando desórdenes y extorsionando la propiedad privada», dice la sentencia.

El tribunal ha difundido una fotografía del juicio, en la que aparecen los tres inculpados con ropa y guantes de protección, lo mismo que los policías que les custodian.

El tribunal ha condenado también al hermano, Chen Weiren, por «extorsión y chantaje». A cuatro años de cárcel  y diez mil yuans de multa; el colaborador Liu Min, en cambio, ha sido declarado culpable de «recoger chantajes» pero no le han condenado.

En un comunicado, la asociación Chinese Human Rights Defenders (CHRD) pide al gobierno de Pekín la libertad inmediata del periodista, recuerda que anteriormente trabajó en los órganos oficiales del partido en el poder Southern Weekend, China Youth Daily (Diario de la Juventud), Beijing Daily (Diario de Pekín) y People’s Daily (Diario del Pueblo), y que en todos ellos publicó artículos críticos con el régimen.

«La grave sanción impuesta a Chen Jieren –dice el comunicado de CHRD- es una advertencia clara para los blogueros independientes y los periodistas ciudadanos».

Según esta organización, la condena de Chen Jieren constituye un récord tras los doce años de cárcel dictados el año pasado parado para Huang Qi, fundador de un sitio de Internet especializado en asuntos de derechos humanos.

En la clasificación anual de la libertad de prensa, que establece la organización Reporteros sin  Fronteras (RSF), China ocupa el puesto 177 entre 180 países.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.