Inicio / BLOGS / Pino Solanas, invitado de honor en ‘Un estado del mundo’

Pino Solanas, invitado de honor en ‘Un estado del mundo’

Encuentro con el cineasta y político argentino en París

Cineasta desde hace mas de cincuenta años, político y senador argentino de centro izquierda, Fernando Ezequiel Solanas[1] prosigue en cierto modo, a sus 82 años de edad, el mismo combate que inició cuando fundó el grupo Cine Liberación en 1969, con su amigo Octavio Gettino, contra el neocolonialismo y el imperialismo americano.

Fernando Solanas entrevistado por Julio Feo en París. Noviembre de 2018
Fernando Solanas entrevistado[1] por Julio Feo en Foro de las imágenes en París. Noviembre de 2018
Juntos filmaron clandestinamente “La hora de los hornos”, película documental emblemática sobre las luchas del movimiento obrero y el desarrollo del peronismo en la Argentina, los movimientos guerrilleros en América latina o en África y los movimientos de liberación nacional a través del planeta, de Che Guevara a Frantz Fanon.

Cincuenta años después, Pino Solanas persiste y firma en su personal interpretación del movimiento peronista, denunciando la corrupción y la colonización norteamericana de las élites argentinas y latinoamericanas mafiosas que practican políticas ultraliberales, procediendo a un saqueo económico  sistemático de las riquezas nacionales. Políticas que buscan la rentabilidad y el beneficio de las multinacionales en detrimento del nivel de vida de la población y que provocan catástrofes ecológicas y sanitarias de gran magnitud.

Hijo de un médico argentino, el joven Solanas se sintió siempre atraído por lo artístico. Aunque de joven quiso ser músico, adquiriendo una sólida formación musical, su rebelión de adolescente le llevó hacia la política y el cinematógrafo, pero nunca pasó por una escuela de cine. “En mi época – afirma– la única escuela de cine que había era la de Fernando Birri en Santa Fé”.  Su experiencia como realizador la adquirió sobre todo con sus trabajos en el mundo de la publicidad, hasta su decisivo encuentro con Octavio Gettino, coautor de “La hora de los hornos”.

La carrera de Pino Solanas, siempre coherente desde un punto de vista estético, ético y político, podemos  dividirla en tres grandes épocas. La primera va de su juventud con “La hora de los hornos” 1969, y sus documentales sobre el peronismo, hasta “Los hijos de Fierro” en 1975. La segunda  está marcada por el cine de ficción, con su exilio en Francia en la década de los ochenta y su éxito internacional en los festivales de Venecia, Cannes o Berlín,  con ficciones como “Tangos, el exilio de Gardel”, “Sur”,  y su regreso a Buenos Aires con “El viaje” y “La nube”.

Su tercera época cabe situarla ya definitivamente en Argentina, con su actividad política como senador por el proyecto sur, que en el plano artístico se acompaña con una serie de ocho películas documentales, pues le resulta cada vez mas difícil obtener el apoyo financiero para producir sus proyectos de ficción.

En sus películas sobre el exilio en París (“El exilio de Gardel (Tangos)”), o sobre el exilio interior (“Sur”), siempre  teorizó Solanas sobre una estética cinematográfica a contracorriente de Hollywood, la “tanguedia” como fusión de la tragedia y del tango argentino, un género musical, trágico y nostálgico, que buscaba deliberadamente romper con los cánones de Hollywood. Fueron momentos de gran éxito internacional en su carrera, cuando fue acompañado por el productor Envar El Khadri, ya fallecido.

Con “El viaje” y “La Nube” se cierra ese paréntesis importante en el cine de ficción de Solanas. “El viaje” es una feroz parodia del régimen corrupto del presidente argentino Carlos Menem, el Doctor Rana en esa ficción  esperpéntica, que Solanas califica de “grotética” como fusión de lo grotesco y lo patético, en un país inundado, corrupto y vendido una vez más a las multinacionales extranjeras.

Un proyecto, “El viaje”, en el que Solanas puso en peligro su vida, siendo el blanco de un atentado, ametrallado en las piernas por unos pistoleros, lo que él mismo denunció como una venganza de la mafia dirigida por Menem. Aunque la película fue seleccionada en el festival de Cannes, Solanas  fue su propio productor y perdió mucho dinero.

A partir de entonces, su actividad política ha ido acompañada de una actividad cinematográfica muy militante y centrada en el género documental, poniendo siempre su talento cinematográfico al servicio de sus ideas. Sus proyectos artísticos, sea en el ámbito del documental o de la ficción, reivindican de una forma u otra la vertiente popular y antinorteamericana del “peronismo” argentino.

En esta tercera etapa de su carrera, focalizada en la denuncia del ultra liberalismo económico, sus primeros documentales se centraron en la situación económica del país.

Con “Memoria del saqueo”,  “La dignidad de los nadie”, y “La próxima estación” prosigue en el género documental, lejos esta vez de la parodia, la denuncia del saqueo del país por las multinacionales, iniciada en “El viaje”, y que condujo a la crisis del 2001 con el denominado “corralito”.

En esta producción documental, filmada con cierto sentido de la urgencia y escasos presupuestos, Solanas se ha interesado también en las consecuencias que esa política ultra liberal está provocando en el deterioro del medio ambiente y en la salud de la población. “Tierra sublevada /Oro impuro” (sobre el saqueo del oro y los recursos mineros), “Tierra sublevada /Oro negro, (sobre los yacimientos petrolíferos y gasíferos en la Argentina), y “La guerra del fracking” (sobre las nefastas  consecuencias de ese nuevo proceso de explotación del petróleo y del gas).

pueblos fumigados Solanas poster

Pueblos fumigados, escena con campesinos
Pueblos fumigados, escena con campesinos wichis

Y cerrando esta serie de ocho documentales: “Viaje a los pueblos fumigados”, de próximo estreno en Francia, proyectada en el marco del festival “Un estado del mundo” en el Foro de las imágenes en París.

Cineasta y político, Pino Solanas viaja por los pueblos fumigados del norte del país, sometidos a la nefasta política agraria industrial del cultivo de soja transgénico. Una poderosa e irrefutable denuncia de la multinacional Monsanto y de los fabricantes de pesticidas que están provocando una verdadera catástrofe ecológica y humana en el país.

Del genocidio de los indígenas wichis en Argentina, a causa de la deforestación masiva y de la fumigación constante de pesticidas y agrotóxicos, de las malformaciones de recién nacidos y la multiplicación de cánceres provocados en las regiones más afectadas por ese cultivo intensivo, del éxodo de la población hacia las zonas menos contaminadas, de la contaminación del río Paraná, de la ausencia de control del gobierno sobre esas prácticas agrícolas criminales. Sin olvidar tampoco el tráfico de drogas y el contrabando en la región, el panorama que describe Solanas es abrumador y refleja de forma muy aguda el mismo problema ecológico que existe a nivel mundial en diferentes grados y niveles.

La resistencia, concluye Solanas, aunque minoritaria, se organiza en Argentina, y los capítulos sobre la resistencia social de los jóvenes médicos en Rosario, o la batalla ganada contra Monsanto en la provincia de Córdoba, aportan una nota de esperanza a ese panorama desolador. La alternativa ecológica, la lucha por una soberanía alimentaria y por el autoabastecimiento es una necesidad absoluta, aun si va a contracorriente del caos agroalimentario provocado por la mundialización y la búsqueda de rentabilidad a ultranza. Un documental, pues, urgente y necesario que viene a  reiterar que las vidas humanas valen  mucho más que todos los beneficios de las multinacionales.

  1. Entrevista de Julio Feo con Fernando Solanas para Periodistas en español, filmada por Marie-Ange Sánchez (Cinespagne.com) París, 19 noviembre 2018.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Julio Feo Zarandieta

Periodista profesional en Francia desde 1976. Miembro del Sindicato Francés de la crítica de cine y de FIPRESCI, he cubierto desde 1979 sin interrupción los festivales de Cannes y de San Sebastián, así como otros festivales internacionales. En San Sebastián presento desde 2008, los “Desayunos horizontes” en la sección Horizontes Latinos.

Ver también

El viejo topo 371 portada

Chomsky y el nacionalevangelismo

El tema de portada del número de diciembre de la revista El Viejo Topo trata …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.