Por una Internet libre

Ahora resulta que en una reunión conjunta del presidente de EEUU, Barack Obama, con los directivos de las más importantes empresas cibernéticas, aspiran a tener una Internet verdaderamente libre.

Se había dicho y se había insistido en que la Internet, que facilitó y alentó las llamadas Redes Sociales, era el medio libre por excelencia de todos los que la humanidad había creado.

La creencia se estrelló con las revelaciones del experto de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, NSA, por sus siglas en inglés, Edward Snowden, quien le informó con toda puntualidad al mundo que precisamente aprovechando ese majestuoso instrumento de la Internet, el Gobierno de su país había expiado a tirios y troyanos.

El escándalo que se produjo es mayúsculo, puesto que se espió a países con gobiernos antagónicos, con aliados e inclusive con amigos, y no sólo eso, también fueron víctimas de tal intervención hasta los ciudadanos estadounidenses en general.

Como ya lo apuntábamos en la entrega de la víspera, las preocupaciones del presidente Obama al término de este 2013, se circunscriben a cómo recuperar la imagen perdida y revertir la crítica mundial por ese majadero y anárquico espionaje.

Entre otras decisiones, aceptó reunirse con los directivos de más importantes empresas cibernéticos, quienes antes habían pedido al Congreso un cambio en su política de vigilancia digital para que sea “transparente y sujeta a supervisión independiente” y habían emplazado la reunión presidencial.

Ahí estuvieron con el presidente, Barack Obama, entre otros, los directivos de Apple, Twiter, Facebook. Yahoo, Microsoft y Google con el propósito de avanzar en una reforma en los programas de espionaje gubernamentales.

El comunicado conjunto destaca: “Apreciamos la oportunidad de haber compartido directamente con el presidente los principios en materia de vigilancia del gobierno que dimos a conocer con anterioridad y lo instamos a moverse agresivamente hacía esa reforma”.

“Es tiempo de cambiar”, insistieron en una carta conjunta, en la que destacaron que las revelaciones sobre los programas de secretos de la Agencia Nacional de Seguridad, NSA, para recopilar datos telefónicos y digitales de los ciudadanos “resaltaron la necesidad de urgente de reformar las prácticas de vigilancia de los gobiernos en todo el mundo”.

Finalmente el presidente Obama, expresó como un regalo de Navidad, después de escuchar los planteamientos, su “clara creencia en una Internet abierta, libre e innovadora”. No sabemos hasta dónde llegará dicha reforma, por lo pronto lo importante es que las revelaciones de Snowden lograron poner en el debate la libertad.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista y escritor; presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.