Premio Pulitzer especial para Darnella Frazier, la joven que grabó el asesinato de George Floyd

Darnella Frazier, la joven estadounidense de dieciocho años que a finales de mayo de 2020 grabó con su teléfono móvil la persecución y el asesinato de George Floyd en Minneapolis, acaba de ganar uno de los más prestigiosos premios de periodismo: un Pulitzer especial por haber «valerosamente grabado el asesinato de George Floyd, un vídeo que provocó manifestaciones contra la brutalidad policial en todo el mundo».

George Floyd EEUU afroamericanos
Un policía presiona el cuello de George Floyd hasta ocasionarle la muerte en Minneapolis (EEUU)

Aquel 25 de mayo Darnella participaba con su prima en una carrera en Minneapolis, Minnesota, cuando vió a George Floyd «tirado en el suelo con un policía arrodillado sobre él», según declaró en el juicio por el asesinato.

Según su versión, sacó el móvil y empezó a grabar. Floyd «estaba aterrorizado, suplicaba por su vida, sufría» mientras el agente Derek Chauvin, de 45 años, condenado en abril 2021 por tres cargos de asesinato involuntario en segundo grado, penado con hasta cuarenta años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de veinticinco años, y homicidio involuntario en segundo grado, que acarrea hasta diez años de privación de libertad y una multa económica de veinte mil dólares, y quien conocerá la sentencia el próximo 16 de junio, «se contentaba con mirarnos fríamente».

En el mismo juicio, Darnella dijo que «muchas noches pedía perdón a George Floyd por no haber hecho más, por no haberle salvado… Cuando pienso en George Floyd veo a mi padre, mis hermanos, mi primo, mi tío, todos son negros… hubiera podido ocurrirle a cualquiera de ellos».

El 25 de mayo de 2020, en las calles de Minneapolis, el oficial de policía Derek Chauvin y otros tres oficiales blancos detuvieron a George Floyd, un negro encargado de seguridad de discotecas que había perdido el trabajo a causa de la pandemia. Tres de los policías le inmovilizaron arrodillándose sobre él: el oficial Lane presionaba sus piernas, el oficial Kueng la espalda y el oficial Chavin el cuello. Durante varios minutos, George Floyd dijo varias veces que no podía respirar. Una hora más tarde, Floyd fallecía de un ataque cardiaco que los médicos de urgencia que le atendieron atribuyen a la presión que sufrió en el cuello.

El vídeo que Darnella subió a Internet dio la vuelta al mundo y sirvió para movilizar a millones de personas que se manifestaron contra el racismo y la violencia policial en las cuatro esquinas del planeta.

El afroamericano George Floyd, de 46 años, a quien llamaban «el gigante» porque medía dos metros, había nacido en Carolina del Sur, estaba casado y tenía dos hijos, vivió gran parte de su vida en Houston, Texas, fue un notable deportista en su juventud, destacando en fútbol y beisbol, que practicó durante muchos años con su amigo Stephen Jackson, quien después sería una de las estrellas de la NBA: «Nos llamaban ‘twin’ (gemelos) –contaba Jackson muy emocionado en un vídeo subido a Instagram- Cambió de vida mudándose a Minnesota para poder ocuparse mejor de su familia. Me lo han matado».

Además de sus cualidades de deportista, George Floyd formó parte de la Screwed Up Click, una banda de rap de Houston de los años noventa impulsada por DJ Crew, creador del estilo de rap «chopped and screwed», fallecido en noviembre de 2000.

En Minneapolis, a donde se trasladó en 2018, trabajó como camionero y como agente de seguridad en el restaurante Conga Latin Bistro, hasta que en el confinamiento de la pandemia perdió el empleo. También fue agente de seguridad en el restaurante Nuevo Rodeo, en el centro de la ciudad de Minneapolis, donde coincidió con el oficial Derek Chauvin, su asesino, también agente de seguridad en el mismo establecimiento.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.