Relatora de la ONU recoge los ataques a la saharaui Sultana Jaya mientras el ministro español calla

La relatora especial de Naciones Unidas que examina la situación de los defensores de los Derechos Humanos, Mary Lawlor, ha tomado nota de las nuevas denuncias sobre las autoridades de ocupación marroquíes por hostigar y castigar de forma «desproporcionada» a la activista Sultana Jaya, en la ciudad saharaui de Bojador.

«La activista saharaui y defensora de los derechos humanos, Sultana Jaya, me dijo que está bajo arresto domiciliario por la fuerza desde hace más de un año, sin poder salir de su casa, o que cualquier otra persona, incluidos los médicos, pueden visitarla, incluso cuando estaba enferma», resaltó la relatora especial de la ONU.

«Me contó cómo, tras su arresto en noviembre de 2020, ha estado retenida en casa de su familia, con decenas de agentes de seguridad custodiando las puertas, día y noche, que su hermana y su anciana madre están con ella, y solo a su madre le está permitido salir a buscar comida», añade.

Sultana Jaya confirmó que no ha sido acusada de ningún delito y que agradecería tener la oportunidad de responder a las acusaciones que se presenten en su contra.

«En junio de 2021, me uní a otros expertos independientes de la ONU para plantear su caso a las autoridades marroquíes y señalar que Sultana ha sido una destacada defensora de los derechos humanos durante muchos años», recuerda Mary Lawlor.

Un ataque contra ella en 2007 le provocó la pérdida de un ojo y ha sido objeto de varios ataques como resultado de su labor de derechos humanos. Ahora está detenida por tiempo indefinido en duras condiciones. Su casa ha sido despojada de prácticamente todos los muebles y electrodomésticos, y ella, su madre y su hermana duermen en una pequeña habitación.

«Me contó que en los últimos meses agentes de seguridad enmascarados han asaltado repetidamente su casa durante la noche, atando sus manos, vendando sus ojos y amordazándola. Dijo también que durante estas redadas ella y su hermana habían sido atacadas y que ella había sido violada. Jaya nombró a los que dijo que son los perpetradores y está en constante temor de más ataques», relata.

Según la relatora especial, Jaya describió cómo, durante dos de estos allanamientos, los atacantes le inyectaron sustancias desconocidas, y que también han arrojado líquidos tóxicos al interior de la casa, despojando de pintura las paredes y afectando su salud. Además denunció que el veneno le ha hecho caer el cabello y que sus dientes se han vuelto frágiles.

«Sultana parece estar en grave peligro, en deterioro de salud y vulnerable a nuevos ataques. Ha estado retenida así durante cuatrocientos días», concluye la relatora especial de la ONU para los Derechos Humanos.

El ministro de Exteriores español callado

Mientras, el pasado miércoles 22, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, eludió responder a las preguntas efectuadas en el Congreso por miembros de ERC y PNV sobre la situación de la activista saharaui Sultana Jaya.

Albares en ningún momento pronunció el nombre de la activista saharaui, aunque sostuvo que los Derechos Humanos son «un principio rector» de la política exterior, que defienden y promocionan «en todos los países del mundo», sin hacer distinción por país, situación o persona.

También declaró que la aplicación de los Derechos Humanos en terceros países «es una materia muy compleja», que ser eficaz es ser exigente, pero también ser inteligente y que «la inteligencia en política exterior, en diplomacia, requiere discreción, no contar, no debatir abiertamente ciertos casos».

Albares disertó sobre la «dificultad en materia de derechos humanos», para mantener que a ningún Estado «le gusta tomar medidas porque se pueda pensar que son terceros los que le obligan a ello o que las toman por ellos».

Hay que recordar que en el reciente festival Fisahara celebrado en Madrid los pasados días 17 al 19 de diciembre, se emitió el corto documental ‘Sultana Libre’, producido por el conjunto de reporteros saharauis Equipe Media, que relata la detención domiciliaria y la brutal represión por parte de agentes y paramilitares marroquíes, a la defensora de derechos humanos, Sultana Jaya, con imágenes grabadas por la propia activista desde su casa de Bojador.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y el Sáhara Occidental. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta el último en 2019. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.