Renzi/Italia y Ucrania: dos crisis de Europa

La crisis, pues sí, es seria; pero no es grave”. Mi amigo y colega Antonio Vellutto, me citó una vez esa sabia respuesta (creo que de Andreotti) a un periodista que le preguntaba si la crisis de gobierno era “grave”. La política italiana siempre me produce una mezcla de fascinación, de proximidad personal, que tiene que ver con la historia del país latino-europeo de nuestros orígenes.

También de repulsa por detalles que –tardíamente- se descubren sórdidos, pero que casi nunca proceden de la mediocridad intelectual. Ahí aparece Matteo Renzi. Ha recibido “el encargo” de formar nuevo gobierno por parte del venerable presidente de la República, Giorgio Napolitano. En la distribución de papeles de la democracia parlamentaria que es Italia, Renzi será Capo del governo (es decir, Presidente del Consiglio dei Ministri), que los anglosajones traducen como prime minister. Es seguramente una mala traducción porque no estoy seguro de que ambas culturas políticas (la de Londres y la de Roma)  se refieran a lo mismo.

Trayectoria y estilo Renzi

En Italia, lo blanco y lo negro terminan siendo lo que son: puntos extremos de una transición grisácea. Ahí surge el electrizante, ambicioso, Renzi. Lo llaman Renzusconi porque –como Silvio Berlusconi- está primero él y luego él mismo. Habla mucho de compromiso personal y le encanta aparecer en los medios. Coquetea con la ideología sin escapar al oportunismo del momento y prepara bien la frase del día para los titulares: “Pronto a dialogare ma col coltello fra i denti” ha sido uno de las más impactantes. Dispuesto a dialogar, pero con el cuchillo entre los dientes. Todo un programa.

Renzi tiene 39 años recién cumplidos (el 11 de enero), ha dejado de ser alcalde de Florencia, puesto al que llegó con la izquierda, y es Secretario General del Partido Democrático (que no lo olvidemos, integra parte de los restos del entrañable Partido Comunista Italiano). No obstante, los orígenes de Renzi son más bien democristianos (en el Partido Popular Italiano, que brotó de la quiebra de la Democracia Cristiana, también histórica). Es católico de misa dominical. Su trayectoria es tan fulgurante que tiene detalles para inquietar a unos y otros.

Ha promovido una cierta rehabilitación de Berlusconi, para pactar una nueva ley electoral con él (y no sabemos qué más), sin dejar de dialogar con Angelino Alfano, creador del Nuevo Centroderecha, que a su vez dejó caer a su amparo político, es decir, al mismo Berlusconi.

Negociar sin ofender

Cuando intento ver la jornada de negociaciones a través de una cámara del sitio digital de La Repubblica, lo que me encuentro es una imagen de directo con un plano sencillo en el que únicamente se ven un par de hujieres, un fotógrafo y una puerta cerrada. Se supone que detrás están Renzi y quienes negocian con él la formación del gobierno. Al lado, leo una nota indicando que con ellos habla también -por streaming- el demagogo incandescente, Beppe Grillo. “Si te he ofendido, lo siento. Nunca, ninguna réplica fue bastante fuerte como para ofenderme en toda mi vida”, afirma a media mañana Grillo ante Renzi. Me quedo estupefacto por venir de quien viene.

Un relevo sin más

 Seguramente, entre los lobos de la nueva-vieja política, el joven Renzi parece encantado. En pocos días, ha incumplido su promesa (repetida) de firme apoyo al gabinete de Enrico Letta. Para él, tan impaciente, es la hora “de la urgencia”, de la staffetta (del relevo alternativo). En su entorno de niño y en su juventud, lo recuerdan como como estudiante leído (más que aplicado), seguidor futbolístico de la Fiorentena, “catocomunista”, según lo describe uno de sus profesores en la publicación francesa Rue89, donde se habla de Renzi como “Berlusconi en versión pop contemporánea”. Desde luego, algo se ha fabricado entre ambos, pero aún es pronto para saber qué. Una nueva ley electoral para favorecer el bipartidismo; seguramente más asuntos.

Una misión para Renzi

 Dicen que Renzi no ha sido mal alcalde de Florencia (desde 2008) y –según los sondeos-  ha seguido contando con la simpatía de la mayoría de los florentinos hasta su viaje último a Roma. Sin embargo, algunos de los suyos y  quienes lo detestan, quizá también él mismo, se describe como “rompedor” (rottamatore, quien reduce a virutas lo metálico, el que sabe demoler y desmantelar con la cizalla). Un torpedo en la línea de flotación de aguas que parecían apaciguarse con el traicionado Enrico Letta como náufrago momentáneo. Renzi ha saltado –asaltado- una mayoría que había logrado debilitar al berlusconismo. Como observador, ahí me volví a perder un capítulo en algún momento.

Porque reconozco que sobre Italia, siempre soy sólo un espectador aficionado, pero esta vez me voy a atrever a hacer una propuesta, como europeo y como latino. Brota de mi atracción irresistible por los finos elementos de la construcción reticular de la política italiana. Veamos. En Roma, Renzi nada con su cuchillo en la boca como pez en el agua. Y ante el espectáculo, imagino la perplejidad de lo que queda de la vieja militancia del PCI, también de muchos democristianos, que fueron a parar al PD. No tengo datos, pero puedo imaginarlo.

Para despejar todas nuestras dudas sobre el personaje quizá Bruselas debería invitar de inmediato a Renzi a cambiar su destino, deberían decirle que viajara a Ucrania como responsable de una misión ruso-europea. Aquello es urgente de verdad. Allí, lo serio y lo grave no se distinguen. No sabemos, eso sí, si Renzi sería capaz de volver con su cuchillo en la boca. Desde luego, le admiraríamos para siempre si lograra regresar con sus dientes intactos. En Roma, lo serio no impide sonreír a Renzi. En Kiev, todo es urgente y parece grave de verdad.

 

 

 

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. 1976, colaborador del diario "Hoy" (Extremadura, España). Hasta 1984, también de otras publicaciones de información general. Entre 1984 y 2008, estuvo en Televisión Española, siete años como corresponsal de TVE en Francia; varios más en la sección internacional. Cubrió la actualidad en diversos países europeos, así como de varios conflictos internacionales (Argelia, Albania, Kosovo, India e Irlanda del Norte, sobre todo). En la Federación Internacional de Periodistas ha sido miembro del Presidium del Congreso de la FIP/IFJ (Moscú, 2007); Secretario General Adjunto (Bruselas, 2008-2010); consejero del Comité Director de la Federación Europea de Periodistas FEP/EFJ (2013-2016); y consejero del Comité Ejecutivo de la FIP/IFJ (2010-2013 y 2016-2019). Es corresponsal en España del diario francófono belga "La Libre Belgique".

1 Comentario

  1. Excelente idea, Paco, la de relacionar los dos “conflictos” europeos del momento, por más que no tengan que ver otra cosa que el gesto de panolis que se nos ha quedado a todos al ver como, una vez más, los indignados (esta vez ucranianos) ganan la calle y los palacios (otra cosa será lo que la señora rubia con trenza haga luego con esa victoria, aparte de apropiársela) y como el batir de alas de una mariposa en Florencia provoca la enésima caída de un gobierno italiano, y ya van tres presidentes del Consiglio a quienes no ha elegido nadie. Me ha gustado, me lo quedo para plagiarlo cuando haya menester. Un abrazo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.