Río de Janeiro: carnaval, sol y locura

0
6

Llega el Carnaval y se oye el ritmo de Samba en cada esquina de esta maravillosa ciudad del Brasil que es Río de Janeiro. He vivido en ella y conozco su alegría, dinamismo y cultura, sé que enamora a quien la visita y también sé que el Carnaval es su mayor fiesta y vivirlo es una experiencia única e inolvidable.

El hechizo de Brasil lo vivió Américo Vespucio y los portugueses que exploraron la región y le dieron el nombre creyendo que la enorme Bahía de Guanabara era la desembocadura de un río.

Adriana Bianco: Brasil, Río de janeiro, vista del Cristo Redentor
Adriana Bianco: Brasil, Río de janeiro, vista del Cristo Redentor
Brasil, Río de janeiro, playas de Copacabana e Ipanema
Brasil, Río de janeiro, playas de Copacabana e Ipanema

Los franceces construyeron un fuerte en 1555, pero los portugueses en 1565 tomaron posesión definitiva de Río de Janeiro y en 1567 fundaron la ciudad que se convirtió en un gran puerto del Sur. Fue la ciudad del Imperio de Portugal hasta 1822, fecha en que Brasil se independizó y nombró a la ciudad de Río de Janeiro capital de la nación brasilera.

Al constuirse Brasilia en el siglo XX, Río dejó de ser capital del país pero su prestigio de centro histórico y cultural del cono sur, continúa.

Es una ciudad volcada hacia la Bahia  y hacia el mar Atlántico, rodeada por morros de exhuberante vegetación y una accidentada costa con islas, bahías y playas, donde hay rincones de incomparable belleza.

La bautizaron “cidade maravilhosa”, y es, sin duda, una de las bahías más espectaculares de mundo. Recorrer la carretera junto al mar es vivir paisajes diferentes y coloridos, una naturaleza salvaje que contrasta con la edificación moderna de una gran ciudad.

Comenzamos con una excursión al cerro Corcovado, visitando la estatua del Cristo Redentor.  Desde esa altura se tiene una vista panorámica excepcional y una visión geográfica de la bella ciudad, divisando la Bahía, las playas y la Lagoa, ademas del centro histórico y el Puerto.

Otra perspectiva inolvidable es el Pan de Azúcar, se sube con teleférico, en dos etapas, pasando el morro de Urca hasta el Pan de Azúcar, a una altura de 400 metros con un paisaje excepcional de las playas y el perfil de la ciudad. Los indios lo llamaron “Pau aislado” pero a los portugueses, que fundaron la ciudad a sus pies, les pareció un panecillo de azúcar. Hay salidas frecuentes del teleférico, desde la Playa Vermelha, en Urca.

Teatro Municipal de Río de janeiro, réplica de la Opera de París
Teatro Municipal de Río de janeiro, réplica de la Opera de París

El centro histórico

Para conocer parte de la historia de Brasil es interesante visitar el Museo de la República, que fue Palacio de Gobierno y se clausuró cuando el presidente Getulio Vargas se suicidó en una de sus habitaciones.

Es interesante visitar la Biblioteca Nacional, de 1910, y el Teatro Municipal, replica de la Opera de París, con decoración de art nouveau y recuerdos operísticos. Fue en este teatro donde María Callas abofeteó al director de orquesta por criticarla en su versión de Norma.

Cruzando la Avenida Río Branco se encuentra el Museo de Bellas Artes con una buena colección de artistas brasileros del siglo XIX.

El barroco brasilero se puede apreciar en las Iglesias y conventos, se destaca el Monasterio de San Antonio, uno de los más antiguos de Río, con una especial capilla barroca.

Pasando la Plaza Tiradentes se esconde la Capilla de Nossa Senhora da Lampadosa, construída por los esclavos africanos en 1748. Allí, el héroe de la independencia, Tiradentes, escuchaba misa y fue ahorcado en la Plaza que lleva su nombre. También vale la pena visitar la Iglesia de San Francisco de Paula y la Capilla Vitoria de estilo barroco.

Siguiendo la Avenida Río Branco, se llega a la Catedral metropolitana y al Monasterio de San Bento, uno de los mas bellos ejemplos del barroco brasilero. Su interior con altares en oro es marco de conciertos de música sacra, donde me deleite en varias ocasiones.

Sobre la Avenida Beira du Mar y el Parque Flamingo se veran los jardines construidos por Burle Marx y el MAM, Museo de Arte Moderno, con obras de Portinari, Guimares, Cavalcanti, Volpi, Bandeira entre otros. En Flamengo, también se encuentra el Museo Carmen Miranda de la famosa vedette carioca, con trajes y recuerdos de Hollywood, donde murió en 1955, en plena filmación. Éstos eran unos de mis paseos favoritos cuando vivía en la ciudad carioca, sin olvidar la isla de Paquetá y la Barra de Tijuca y su gran foresta.

Sambodromo noche
Sambodromo noche

El carnaval de Río

El ambiente festivo es permanente junto a la costa. Los cariocas son muy hospitalarios y siempre están invitando a una cerveza. Bares y pequeños restaurants surgen al lado del mar donde podrá comer la deliciosa “feijoada”, plato típico y el “peixe frito”con una buena caipirinha.

El recorrido de las playas es encantador. La playa más famosa es Copacabana, con su antiguo Hotel Copacabana, alojamiento de las estrellas de cine y políticos, cuando vivía allí nos visitó Frank Sinatra y la bella Brigitte Bardot.

Copacabana es punto de reunión para despedir el año, recuerdo como la gente se volcaba en la playa de noche, vestida de blanco, para dar la bienvenida al Nuevo Año y cumplir el rito de Iemanjá, la diosa del mar  a la que se le ofrendan flores al ritmo de los tambores. Enormes fuegos artificiales surcan el cielo, iluminan las olas y dejan ver la belleza de la playa y los grandes edificios que la bordean.

Ipanema y Leblon comparten con Copacabana la alegría, el sol y la movida de la noche. Todos recordamos la canción “Garota de Ipanema”del poeta Vinicius de Moraes.

Otro bello paseo es a la Lagoa y al Jardín Botánico, uno de los mas hermosos del mundo, con más de 200 000 especies de plantas y árboles, fundado por el príncipe Joao VI en l808.

Brasil Río Mangueira 2018La gran fiesta de Río es el Carnaval. Río de Janerio enloquece durante esos días. Durante todo el año las comparsas juntan el dinero para organizar sus carrozas con el tema elegido, sus músicas y bailes. Es el espectáculo popular y musical más grande del mundo.

!O Carnaval do Río: O mais grande do mundo!

La ciudad es invadida por comparsas y blocos, desde la Avenida Río Branco hasta la playa, mientras que en los clubes y hoteles se celebran los bailes más lujosos, luciendo creativos disfraces y mucha sensualidad.          Para ver desfilar las famosas Escuelas de Samba: Mangueira, Beija Flor o Salgueiro hay que ir al Sambódromo, un estadio que fue construido para el desfile por el famoso arquitecto brasilero Oscar Neimeyer y que aloja a  70 000 personas. El recorrido de las escuelas dura hasta el amanecer y los jurados determinan según música, baile y tema quien sera la ganadora del máximo trofeo. Toda una organización que pone en alto el prestigio y el orgulo del sentir brasileiro.

Los que hemos gozado el Carnaval de Río no podemos olvidarlo jamás y los que hemos vivido en Río de Janeiro sabemos que la “saudade” estará siempre en nuestro corazón.

Si te interesan nuestros contenidos,
subscribe nuestro boletín de titulares





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.