“Robin Hood”, versión nuevas generaciones de una historia mil veces contada

«Fantasía heroica tipo matinés de El Zorro… Diálogos  empachosos, combates a cámara lenta, música invasora y un somero recorrido por los temas de la sociedad actual» (Voici)

Robin Hood 2018 cartelIdeal para preadolescentes forofos de las blockbuster[1] que ya han perdido el oído con los auriculares, y que nunca han visto ninguna película anterior sobre el asunto (la mejor, protagonizada por Errol Flynn en 1938, la última, en 2010, con Rusell Crowe), y ni siquiera han leído  “Robín de los bosques”, un cuento que los ancianos del lugar devorábamos en nuestra infancia, la enésima versión de las aventuras “Robin Hood” es un subidón de endorfinas con escenas de lucha que ya hubiera querido el mítico héroe británico famoso por “robar a los ricos para dárselo a los pobres”.

Leonardo Di Caprio ha puesto el dinero para esta superproducción que marca el debut en la pantalla grande del británico Otto Bathurst (un aristócata, vizconde de Bledisloe, hasta ahora especialista en series de televisión) y que protagonizan Taron Egerton (Kingsman: el círculo dorado,  Legend), Jamie Dornan (Cincuenta sombras de Grey, The fall [TV], Volando a casa), Eve Hewson (hija del cantante de U2 Bono, El puente de los espías, Un lugar donde quedarse), Ben Mendelsohn (Rogue One: una historia de Star Wars, Lazos de sangre) y Jamie Foxx (Django desencadenado, Collateral, Oscar por su interpretación de un Ray Charles memorable).

Infatigable, Robín, señor de Loxley (Taron Egerton) un cruzado que ha vuelto de pelear en Tierra Santa, donde ha presenciado decapitaciones llevadas a cabo por sus colegas cristianos, y su antiguo enemigo John (Jamie Foxx) organizan una sublevación contra la corrupta corona inglesa en una “emocionante aventura de acción llena de increíbles proezas en el campo de batalla, alucinantes coreografías de lucha y un romance atemporal”. Resumiendo: un conjunto de encapuchados vestidos de cuero «modelo siglo XIII» con la estética mil veces vista de Los juegos del hambre y las series futuristas de muertos vivientes.

En su deseo de acercar la historia al tiempo presente, el realizador Otto Barthust, quien “ha rodado las escenas en Tierra Santa como si fueran intervenciones de los marines en Raqqa, sus talibanes tienen metralletas que disparan flechas y sus arqueros ingleses avanzan entre ruinas peligrosas”, explica que “dónde campean la corrupción, la avidez y la injusticia necesitamos de Robín de los Bosques, necesitamos héroes, personas que luchen contra el sistema y contra la corrupción, y digan que no. Dios sabe hasta qué punto estamos en un contexto equiparable en este siglo XXI”.

Ni las mallas verdes, ni la casaca de ante ni el sombrerito con pluma que hacían que le confundiéramos con Peter Pan. Como si fuera Supermán o el protagonista de un juego de vídeo, el Robín Hood modelo siglo XXI viste abrigo largo de cuero, dispara flechas al tiempo que da saltos mortales hacia atrás y saca su mejor kung-fu para molestar al sheriff de Nottingham, quien favorece a los ricos, se alía con los eclesiásticos y explota al pueblo en las minas de plata (la excusa para este comportamiento es que abusaron de él cuando era un niño). En suma, efectos especiales y más efectos especiales, demasiadas explosiones en un “remake de remake divertido, espectacular y perfectamente olvidable”.

  1. Una película, una obra de teatro e incluso un juego de vídeo realizado con un gran presupuesto y llamado a tener un éxito memorable.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.