Rumbo a Mondiacult 2022: Las consultas regionales

Cuando avanzamos por la última década de acción para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), Mondiacult, que se celebrará entre el 28 y el 30 de septiembre 2022 en el Complejo Cultural Los Pinos de Ciudad de México, nos brinda la oportunidad de hacer una reflexión renovada sobre las políticas culturales para que aborden retos globales como las desigualdades, los conflictos, la revolución tecnológica o el cambio climático.

La UNESCO lo tiene muy claro cuando Ernesto Ottone, director general adjunto de Cultura de la UNESCO afirma: «Mondiacult 2022 proporcionará un nuevo impulso al diálogo político mundial sobre cultura y desarrollo sostenible para promover el libre intercambio de ideas y conocimientos fomentando la cooperación entre los países».

En la preparación de Mondiacult 2022 juegan un papel importante la organización de cinco consultas regionales, de diciembre de 2021 a febrero de 2022, para identificar las prioridades específicas de cada región, y que son las que siguen:

i) Europa y Norteamérica;
ii) Asia y Pacífico;
iii) África;
iv) América Latina y el Caribe; y
v) Estados Árabes.

En las cinco consultas participaron 168 representantes de los Estados miembros de la UNESCO (incluidos 105 ministros o viceministros), 45 organizaciones regionales o subregionales y 77 organizaciones no gubernamentales, así como 31 cátedras UNESCO y otros centros de la organización. Se recibieron además 151 contribuciones presentadas por escrito.

Hay elementos comunes que aparecen en las cinco consultas regionales. Nos referimos a algunas de ellas, en las que se pueden conseguir importantes avances:

  • Introducir innovaciones en las políticas públicas reforzando la contribución de la sociedad civil.
  • La COVID-19 generó un renovado interés por el impacto económico y social del sector cultural y hay que desarrollar aún más la economía de la cultura.
  • Necesaria mejora de la cooperación cultural.
  • Transversalidad de la cultura en las políticas públicas.
  • Importancia del patrimonio cultural para la identidad, la cohesión social, la paz y la seguridad frente a las amenazas del patrimonio cultural material e inmaterial.
  • Necesidad de seguir invirtiendo en la recopilación, elaboración y análisis de datos para fundamentar las políticas públicas.
  • Adaptación de las políticas culturales a los retos y oportunidades de la transformación digital; e
  • Importancia de la cultura en la cooperación regional.
Alejandra Frausto Guerrero

Por razones de espacio, no podemos referirnos al desarrollo de las cinco consultas. Por ahora, nos referiremos a la consulta regional de América Latina y Caribe, celebrada los días 14 y 15 de febrero, con la asistencia de treinta Ministerios de Cultura, cuarenta organizaciones intergubernamentales, organizaciones no gubernamentales, instituciones académicas y representantes de la sociedad civil. Fue presidida por Alejandra Frausto Guerrero, secretaria de Cultura del Gobierno de México.

Las intervenciones se centraron en aspectos como:

  • Promoción de los derechos culturales para fomentar la diversidad cultural y lingüística, desde los contenidos culturales hasta las expresiones vivas, y reducir las desigualdades. Los derechos culturales individuales y colectivos, tienen además que fortalecerse con los marcos de la propiedad intelectual, con el fin de hacer frente al uso indebido y la apropiación del patrimonio cultural y frenar el tráfico ilícito de bienes culturales.
  • Necesidad de reforzar el nexo entre cultura y educación promoviendo la diversidad cultural y la libertad creativa como fuerzas positivas.
  • Fomentar políticas multisectoriales que aborden los vínculos entre la cultura y otros ámbitos políticos. Se resaltó la transversalidad de la cultura en las políticas públicas, en la economía creativa, en la acción climática y en la educación para generar oportunidades y competencias.
  • La preservación del patrimonio, con el reconocimiento y salvaguarda de la memoria histórica y el patrimonio de pueblos indígenas y afrodescendientes.
  • Se consideró que «respaldar la cultura como un bien público para promover la consolidación de la paz, facilitar la inclusión social y fomentar la cultura como un espacio seguro que permita forjar sociedades democráticas e inclusivas, era fundamental para dar esperanza a las sociedades y conferirles la capacidad de proyectarse hacia el futuro mediante el empoderamiento y la participación». Al respecto señala Alejandra Frausto: «No hay ningún país, por muy avanzado o desarrollado que sea, que no sufra una fisura social que haya que abordar, que no tenga una herida social que curar, y ahí es donde entra el profundo poder de la cultura, aportando alternativas y cambiando la realidad. Ahí es donde la cultura se vuelve indispensable y no accesoria».
  • Impulsar la producción audiovisual, editorial y artesanal con inversiones, innovación y cooperación. «Ahora más que nunca, la economía creativa es clave para reconstruir e impulsar el desarrollo sostenible a través de nuestras industrias del entretenimiento, la cultura y la creación. La economía naranja es el sector que más crece en el mundo» señala Olivia Granje, ministra de Cultura, Género, Entretenimiento y Deporte de Jamaica y vicepresidenta de la consulta.

A nuestro juicio, varias son las conclusiones a que ha llegado esta consulta regional de América Latina y Caribe y que los participantes elevan con más fuerza a Mondiacult 2022 en esta última década de acción para implementar los ODS de la Agenda 2030:

  1. Necesidad de crear un nuevo paradigma para las políticas culturales que promueva la cultura como un bien público, haciendo hincapié en su efecto transformador en la educación, la inclusión social o la acción climática.
  2. Frenar el tráfico ilícito de bienes culturales, en lo que ya trabaja con intensidad la Secretaría de Cultura del Gobierno de México.
  3. Necesidad de debatir sobre los derechos culturales.
  4. Importancia de establecer una gran cooperación regional, por ejemplo, en el marco de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños (CELAC), creada en 2010 en México, ostentando esta nación la secretaría pro témpore entre 2020 y 2022 y organizando la VI Cumbre en septiembre de 2021. Además de ser importante para la cooperación regional, lo sería también que para la integración regional.

Esperemos que en Mondiacult 2022 se refrenden éstas y otras conclusiones y la UNESCO tenga capacidad para ponerlas en práctica, con el apoyo de todos los países participantes y muy especialmente de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a la que, por otra parte, agradecemos sinceramente la información proporcionada para la elaboración de este texto.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Americanista. Investigador en instituciones como Asociación de Investigación y Especialización sobre Temas Iberoamericanos, Comisión Europea, UNESCO y Fundación Carolina. Autor de numerosos libros y artículos sobre América Latina y sus relaciones con España.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.