Rusia – entre Pekín y Berlín

La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, sorprendió a propios y extraños al expresar públicamente su preocupación por la amenaza que representan los misiles chinos para… ¡la Federación rusa!

China armamento militares

En declaraciones formuladas recientemente a los medios de comunicación de su país, la titular de Defensa sugirió que Moscú debería negociar con China un tratado de desarme perecido al INF, denunciado el mes pasado por los dos grandes de este mundo: Donald Trump y Vladimir Putin.

Si los misiles rusos representan una amenaza para Europa, los chinos lo son para Rusia, manifestó la ministra, aparentemente inquieta por la seguridad e integridad territorial de la antigua Unión Soviética. Extraña aseveración por parte de un dignatario germano, cuyo país forma parte de la OTAN, agrupación militar cuyas tropas están acantonadas en las inmediaciones de la frontera occidental de Rusia.

Ni que decir que las palabras de von der Leyen provocaron un profundo malestar en el Kremlin. Vladimir Djabarov, vicepresidente primero del Comité de Relaciones Internacionales del Consejo de la Federación Rusa, se apresuró a poner los puntos sobre las “íes”, señalando que los misiles chinos no representan una amenaza real para Rusia. A su juicio, Alemania pretende resucitar el Tratado sobre la Limitación de Armas de Alcance Intermedio, rescindido por las superpotencias nucleares.

Para la reactivación del Tratado INF, haría falta contar con varios Estados miembros. De hecho, tanto China, como la India o Pakistán tienen misiles de medio y corto alcance, señaló Djabarov, recordando que Putin manifestó su deseo de entablar negociaciones sobre el hasta ahora hipotético porvenir de un nuevo Tratado INF.

Cabe preguntarse si la amenaza china es un simple estratagema destinado a ocultar en deseo de Berlín de reactivar las consultas sobre desarme nuclear en Europa o una maniobra ideada para desviar la atención de otros movimientos estratégicos que preocupan en mayor medida a los estrategas de la Alianza.

De hecho, en estos momentos las miradas se dirigen hacia Turquía, miembro fundador a la vez que enfant terrible de la OTAN, que acaba de celebrar las mayores maniobras navales de su historia. En los ejercicios, llevados a cabo simultáneamente en tres mares, el Mar Negro, el Mar Egeo y el Mediterráneo, participaron más de cien navíos de guerra, aviones de combate, helicópteros y drones. El objetivo de este espectacular despliegue: hacer alarde del poderío militar y naval de Turquía, potencia regional emergente, dispuesta a ocupar un lugar clave en los proyectos geoestratégicos de Oriente y Occidente.

La Turquía de Erdogan sorprendió a los aliados occidentales al anunciar la compra de sofisticados sistemas de defensa antiaéreos S 400 de fabricación rusa y la adquisición, casi simultánea, de aviones de combate norteamericanos F 35. La transacción irritó sobremanera tanto a los altos mandos da la OTAN como al amigo estadounidense, habitual suministrador de armamento destinado al Ejército turco.

Al progresivo acercamiento de Erdogan a Rusia se suma otra iniciativa bélica que preocupa sobremanera a los aliados occidentales: la decisión de Ankara y Teherán de lanzar una ofensiva conjunta contra las fuerzas kurdas – aliadas de Washington – que combaten en suelo sirio. Para ambos regímenes, los kurdos son… terroristas.

Cabe preguntarse, pues, si los misiles chinos que tanto inquietan a la titular de Defensa alemana, constituyen una auténtica amenaza para la seguridad mundial.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Fue el primer corresponsal de "El País" en los Estados Unidos (1976). Trabajó en varios medios de comunicación internacionales "ANSA" (Italia), "AMEX" (México), "Gráfica" (EE.UU.). Colaborador habitual del vespertino madrileño "Informaciones" (1970 – 1975) y de la revista "Cambio 16"(1972 – 1975), fue corresponsal de guerra en Chipre (1974), testigo de la caída del Sha de Irán (1978) y enviado especial del diario "La Vanguardia" durante la invasión del Líbano por las tropas israelíes (1982). Entre 1987 y 1989, residió en Jerusalén como corresponsal del semanario "El Independiente". Comentarista de política internacional del rotativo Diario 16 (1999 2001) y del diario La Razón (2001 – 2004). Intervino en calidad de analista, en los programas del Canal 24 Horas (TVE). Autor de varios libros sobre Oriente Medio y el Islam radical.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.