Santiago Sastre Ariza: hablando de la vida con mis jugos gástricos

Santiago es capaz de mezclar el alto lirismo culto con las cuitas cotidianas sobre la compra, la mugre del bar de la esquina, las aburridas reuniones de trabajo o el pago de la siguiente letra del piso

Hay muchas formas de enfrentarse a la poesía: como autor o como lector; en busca de la belleza de las palabras o en busca de la verdad de la existencia; con lirismo o con épica; para leerla en voz baja o para oírla declamada.

Santiago Sastre hablando de la vida cubiertaTantas y supongo que todas ellas son válidas, aunque cada cual tenga sus preferencias.

La poesía de Santiago Sastre Ariza (Toledo, 1968) no dejará indiferente: gustará o será rechazada; provocará empatía o desprecio, pero su sinceridad atrapará a muchos. Eso es lo que creo que está pasando con éste su último y voluminoso (380 páginas; poco frecuente en poesía) libro, que ha sido editado por la activa Ledoria.

Un libro lleno de cotidianeidad, de reflexiones sobre lo humano y lo divino, lo correcto y lo incorrecto, lo malo, lo regular lo bueno y lo pluscuamperfecto de la vida. Escrito con sinceridad, con desparpajo, con ganas de hacer cosquillas y de meter alguna uña en algún ojo biempensante.

En las lecturas de Santiago Sastre yo imagino a León Felipe y a Gloria Fuertes (dos poetas no demasiado reconocidos hoy), pero también a Ramón Gómez de la Serna, cuyas greguerías o píldoras filosóficas seguro han inspirado a Santiago más de un poema.

Santiago es capaz de mezclar el alto lirismo culto de T S Eliott o H D Thoreau con las cuitas cotidianas sobre la compra, la mugre del bar de la esquina, las aburridas reuniones de trabajo o el pago de la siguiente letra del piso.

En el libro aparecen poemas y homenajes a algunos de sus escritores preferidos y a muchos de sus amigos: Mario Paoletti, Mª Luisa Mora, José Carlos Gómez Menor, Federico Gallego Ripoll -quien le escribió un prólogo sin haber podido leer antes el libro- Luis Riaño, José Rosell, Ángel Ballesteros, Ventura Leblic, Jesús Muñoz Romero y muchísimos más.

Pero no esperen los lectores un libro de guiños cultos o complicidades; es más bien un diálogo abierto con cada uno de ellos, mientras comparten un café o una cerveza, o al tiempo que el poeta va en el autobús pensando en la clase que va a impartir a sus alumnos de Derecho.

Uno de sus poemas (Reflexiones de un poeta invisible) nos da algunas claves sobre su forma de enfrentarse a la palabra escrita:

La poesía me ha permitido mirar
Los bolsillos y los cajones
De la realidad que nos rodea…….

De entre muchos poemas que podría citar aquí me gusta especialmente uno que dedica a su madre, en el que le agradece todo lo que ella le dio:

La primera bondad que viví fue la suya,
La heredé de sus ojos sin saberlo.
Cada vez que hago algo bueno
Noto el embrión de su presencia
En mis raíces más íntimas”.

Santiago Sastre Ariza es doctor en Derecho y licenciado en Ciencias Religiosas. Es profesor titular en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UCLM-Toledo.

Ha publicado diez libros de poesía. Es responsable de la antología poética, con un estudio introductorio, sobre poetas toledanos Zocodoversos. Poetas en Toledo, 2010.

Es autor también de tres novelas policíacas (Mazapán amargo, 2010, La última sombra del Greco, 2013 y Carcamusas de muerte, 2017).

Publicó junto con José Carlos Gómez Menor un estudio histórico sobre los orígenes familiares de san Juan de la Cruz. Es también colaborador de las páginas de ABC.

  • Santiago Sastre Ariza
    Hablando de la vida con mis jugos gástricos
    Ed. Ledoria,
    Toledo, 2018; 380 pags

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.