Sara Baras en «Voces»

28 de agosto 2016. Lleno absoluto en el Benidorm Palace, donde se presenta sin duda el mejor  espectáculo del verano en esta peculiar ciudad mediterránea. “Voces”, el ballet flamenco que Sara Baras y su compañía estrenaron en diciembre de 2014 en el Teatro de los Campos Elíseos de París. Desde entonces ha recorrido ciudades de tres continentes, estuvo en el festival del Cante de las Minas 2015, en el festival Flamenco de Jerez de este año, en el Tívoli de Barcelona y por toda España.

Sara Baras y José Serrano.
Sara Baras y José Serrano.

Las voces de sus maestros desaparecidos demasiado pronto, ponen el hilo conductor a este ballet: Las de Carmen Amaya, Antonio Gades, Camarón de la Isla, Enrique Morente, Paco de Lucía y Moraíto. La muerte de Paco de Lucía fue el desencadenante de la idea que se ha plasmado en esta hermosa historia contada con el arte que ellos merecen. Seis paneles en blanco y negro que van rotando por la escena representan a los maestros inspiradores. Sus pensamientos, sus frases, sus reflexiones, sus poemas, están dichos con sus voces reales, introduciendo cada baile, cada palo. Participa con algunos comentarios la voz de Carlos Herrera. En escena hasta quince artistas, más si tenemos en cuenta el acertadísimo diseño de iluminación, escenografía, coreografías, músicas y dirección musical.

Los artistas: Sara Baras, bailaora protagonista, directora de escena y coreografía; Keko Baldomero, guitarrista, compositor de las músicas y director musical; como bailaor invitado, su marido José Serrano, coreógrafo de sus números; cuerpo de baile, María Jesús García Oviedo,  Charo Pedraja, Cristina Aldón, Daniel Saltares, David Martín y Alejandro Rodríguez. Guitarra, Andrés Martínez. Cante, Rubio de Pruna, Miguel Rosendo e Israel Fernández. Percusionistas, Antonio Suárez y Manuel Muñoz Pájaro. Óscar Gómez de los Reyes es el responsable del diseño de luces y el taller de Ras Artesanos de la escenografía. El vestuario regio, de Torres – Cosano.

Seguiriya. Sara entre sus guitarristas. Fondo Enrique Morente
Seguiriya. Sara entre sus guitarristas.

Dice Sara Baras de Voces: “Al principio creí que haría un concierto de baile flamenco, pero según avanzaba se fue creando una complicidad íntima con cada uno de estos maestros tan importantes en mi formación  y la obra fue tomando otra dimensión; se creó una dramaturgia interna, un sentimiento muy especial. También es una obra alegre, porque a pesar de que todos estén muertos, sus espíritus están muy presentes  en escena”.

Los seguidores de la carrera profesional de Sara Baras han ido apreciando con el paso de los años su progresión como artista, hasta llegar a convertirse en el personaje total que vemos en Voces, para ella todo un reto, porque tener allí presentes en efigie a  sus maestros, en especial a los maestros de baile Carmen Amaya y Antonio Gades, no es cualquier cosa. Es un listón altísimo. Y es evidente que Sara se lo ha trabajado a conciencia.

Hacía años que no veía un zapateado como el que escenifica Sara en la soleá por bulería, vestida de negro, con pantalón, metiéndose en la piel de Gades y Amaya, pero también en la de Antonio Soler, Antonio el Bailarín. Hoy en día no hay quien iguale este zapateado de Sara, en tempo y ritmo, en pausas y silencios; y ese taconeo de uno en uno, golpe a golpe, como aldabonazos enmarcados por silencios. Dice ella: “He hecho con mis pies virguerías”. El público, que para Sara Baras es siempre parte activa de la actuación, en esta ocasión impresiona con el silencio total en la sala, no se oye ni la más leve respiración, la emoción contenida al máximo, uno de esos silencios que solo se sienten en algunos lugares de la naturaleza, silencios que se escuchan. Fue el momento cumbre de la noche, seguido como no podía ser de otra manera, por la explosión en aplausos y vítores de toda la audiencia presente en la sala.

Sara Baras. Zapateado. Soleá por Bulería
Sara Baras. Zapateado.

Hay trajes en el vestuario de Sara para este espectáculo que parecen diseñados para volar, como el blanco salpicado levemente de negro con el que baila la seguiriya. Es un traje que parece tener alas y su forma de integrarlas en el baile es un plus, una dificultad añadida que ella resuelve con el arte y la sabiduría de sus brazos y manos .Vestida de rojo para el Romance de amor de Paco de Lucía, para el que ha creado una dramaturgia con la que casi hace aparecer en escena al gran guitarrista y compositor que ya no está físicamente en este lado del umbral. Apoyada por su cuerpo de baile, en una escenografía llena de dramática belleza, por las guitarras, voz de cantaor y percusión, hay momentos de pasión intensa. Pero el traje que hace volar todo el tiempo, es ese verde intenso, con tres o cuatro niveles de largos flecos, diseñado para bailar la serie de bulerías. El protagonismo que ella sabe imprimir a estos trajes con su baile, además de bellísimo, es en ciertos momentos increíble, sobre todo en la bulería. ¿Cómo puede hacerlo? Esto es arte y trabajo.

Sara Baras en "Voces". Inicio "Romance de amor" de Paco de Lucía
Sara Baras en «Voces». Inicio «Romance de amor» de Paco de Lucía

Es de principio a fin un espectáculo de celebración de los maestros que lo inspiran. Hay magia, magnetismo, alegría de bailar, amor a quienes fueron sus formadores. Vemos a una Sara siempre en progresión artística y técnica, convertida en artista total, creadora de versiones de bailes, maestra en coreografías, excelente directora y escenógrafa. Hay coordinación, complicidad y equipo en estas Voces, con las que alcanza una cumbre que para nada es un techo. Duende a raudales, que para eso es de Cádiz.

La sensacional bulería.
La sensacional bulería. Fondo de Paco de Lucía.

La noche se inició con una sensacional bulería bailando en pareja con José Serrano. Luego José interpretó sus números solistas. No hay duda, es un buen bailaor, pero ella brilla más. Él es bueno, ella es un genio. “Voces” cuenta con un elenco de lujo, con las guitarras de Keko Baldomero y Andrés Martínez, como para decir aquí están Paco y Moraíto. Las voces de Rubio de Pruna, Miguel Rosendo e Israel Fernández, rememorando a los grandes, Camarón y Morente.  Más palos: Soleá, tientos, farruca, que son como oleadas de pasión y drama, conservando los aires de celebración que impregnan todo el espectáculo.

Un fin de fiesta flamenca rumbera con alegría a raudales, pone el broche de oro a estas Voces que pueden pasar años arrasando por el mundo.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Colaboradora en Periodistas-es y en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.