Inicio / OPINION / Sara, una persona irrepetible

Sara, una persona irrepetible

La actriz y cantante Sara Montiel se nos ha ido hacia ese universo paradisiaco donde marchan los que fueron dioses en la Tierra. Ella ocupará un buen lugar entre las deidades. Es lógico: aquí, en el Planeta Azul, brilló con una luz muy propia, única, celestial por el color y por los sentimientos que expandió.

Fue la primera en muchas cosas, después de una infancia y una juventud donde tuvo, como la gran ciudadanía, que salir adelante en un momento complicado para el país. Cantó, bailó, interpretó, ganó premios, se casó, se divorció, sintió… Fue, ante todo, una persona excepcional, de una gran inteligencia, un ser tocado por la varita de un hada que le dio talento y emociones a raudales.

Se dice que fue la primera española que llegó a Hollywood. Yo creo que fue ella quien nos lo trajo de una manera especial, creando hermosura y magia. Sara Montiel nos regaló el color, la belleza, la armonía, las sensaciones de ser, todos nosotros, algo de valor en un mundo que tenía mucho que progresar y que seguramente encontró en ella una guía de talento, de valor y de entrega por y para salir adelante.

Recuerdo haberla visto en Palma de Mallorca cuando era un niño. Me impresionó por su elegancia, por su forma de hablar, por su cercanía y por sus peculiares ademanes. Parte del entusiasmo que despertó era por esa autenticidad que le hacía ser una persona del pueblo, una emperatriz surgida del mismo lugar del común de los mortales para ganarse, por méritos propios, la eternidad, como así ha sido.

Ella siempre fue muy vital. Experimentó su periplo existencial por todos los costados. Siempre confesó haber saboreado las mieles de lo cotidiano y de lo extraordinario. Reconociendo sus errores, como todos, se mostró feliz y contenta con su periplo histórico. Lo cierto es que su simpatía y su verbo, su belleza inconmensurable, constituyen un ejemplo para el cine, para el espectáculo, y para todos cuantos le seguimos y apreciamos. Nada de ello desaparecerá. Nos quedan sus hechos, sus obras y cuanto aprendimos de ella. Con el tiempo sabremos, quizá ya, que fue mucho. Ha muerto un ser irrepetible. ¡Hasta siempre!

 

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Juan Tomás Frutos

Soy Doctor en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, donde también me licencié en esta especialidad. Tengo el Doctorado en Pedagogía por la Universidad de Murcia. Poseo seis másteres sobre comunicación, Producción, Literatura, Pedagogía, Antropología y Publicidad. He sido Decano del Colegio de Periodistas de Murcia y Presidente de la Asociación de la Prensa de Murcia. Pertenezco a la Academia de Televisión. Imparto clases en la Universidad de Murcia, y colaboro con varias universidades hispanoamericanas. Dirijo el Grupo de Investigación, de calado universitario, "La Víctima en los Medios" (Presido su Foro Internacional). He escrito o colaborado en numerosos libros y pertenezco a la Asociación de Escritores Murcianos, AERMU, donde he sido Vicepresidente. Actualmente soy el Delegado Territorial de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) en Murcia.

Ver también

Cristina Gómez Cuesta historiadora

La objetividad y la Historia

El filósofo de la Historia neerlandés Chris Lorenz es uno de los grandes refutadores de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.