Siberia: emergencia climática por los incendios forestales

Las llamas ya han arrasado 4,3 millones de hectáreas, un área más grande que Dinamarca

Un equipo de Greenpeace está documentando los incendios forestales en el bosque de Taiga, en la región de Krasnoyarsk (Siberia, Rusia), donde, a pesar de las declaraciones de las autoridades, las llamas ya han arrasado 4,3 millones de hectáreas, lo que está contribuyendo significativamente al cambio climático.

La ciudad de Krasnoyarsk bajo en humo de los incendios forestales siberianos
La ciudad de Krasnoyarsk bajo el humo de los incendios forestales siberianos

Los incendios en esta región han sido habituales en los últimos años, pero las llamas de este verano han alcanzado un tamaño y una fuerza sin precedentes y desde principios de año se han quemado un total de 13,1 millones de hectáreas.

Estos incendios están emitiendo más de 166 millones de toneladas de CO2, casi lo mismo que 36 millones de automóviles al año. Los incendios en los bosques siberianos son especialmente peligrosos para el clima, ya que producen carbono negro (derivado del hollín) que se deposita en el hielo del Ártico y acelera su fusión.

“Rusia debería aumentar los esfuerzos en la protección de los bosques y proporcionar fondos suficientes para la lucha contra incendios y su prevención. El problema de los incendios forestales debe abordarse a nivel internacional en los acuerdos climáticos mundiales para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados”, señala el experto en incendios forestales y voluntario de Greenpeace Rusia, el bombero Anton Beneslavskiy.

“Estos incendios deberían haberse extinguido al principio. Ahora se han convertido en una catástrofe climática que no se puede detener por medios humanos”, explica Mónica Parrilla, responsable de la campaña de Incendios de Greenpeace España.

Personal experto de Greenpeace en Rusia advierte que la situación probablemente seguirá siendo catastrófica en las dos próximas semanas debido a las condiciones climáticas. Si bien el humo ha desaparecido de las principales ciudades siberianas, todavía envuelve asentamientos en áreas forestales remotas, según informes recogidos en la región de Krasnoyarsk.

Más del 90 % de los incendios forestales en Rusia se están produciendo en las llamadas “zonas de control”, áreas remotas donde las autoridades no están obligadas a combatir las llamas.

Greenpeace Rusia exige una revisión de estas zonas de control para evitar que se repita el mismo desastre el próximo año.

Muchos de los incendios en las zonas de control de este año se podrían haber extinguido al inicio, lo que reduciría significativamente el área cubierta por el fuego, el humo en los asentamientos y las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.