“Social Cooling” o el miedo a la red

Tras treinta años de existencia de Internet, la World Wide Web (www) ha condicionado nuestra forma de vivir y tras la consolidación de las redes sociales hace tres años, se han analizado los riesgos que conlleva utilizarlas, la implicación de los perfiles en Internet y sobre todo, los riesgos que asumimos, que pueden tener un enorme impacto en nuestra vida cotidiana.

Después de aparecer en todas las redes posibles y probables, tras más de un lustro publicando dónde estás, qué haces, dónde paras, adonde viajas y con quién andas, etc., los jóvenes y ya no tan jóvenes se cuestionan los riesgos de estar en la red y el coste de la pérdida de la privacidad.

No es extraño haber buscado un viaje a Tailandia y que después te aparezcan anuncios de Tailandia, vuelos y otros recursos sin que tú los hayas solicitado. Tampoco es raro que entres en alguna aplicación con Facebook, Google u otras redes y te hayan captado todos los datos sin tú preverlo.

Cuando el usuario toma conciencia de las consecuencias de sobreexponerse en la red, aparece el llamado Social Cooling o enfriamiento social, que justifica su deseo de limitar las entradas, hablar, opinar o siquiera decir qué quiere o necesita en ese momento. La falta de privacidad y el control exhaustivo al que nos hemos visto sujetos, ha hecho que se altere nuestro comportamiento según un estudio realizado por el Instituto de Internet de la Universidad de Oxford.

La forma de relacionarnos que pensábamos que era la misma que cuando lo hacemos en entornos físicos, ha hecho que divulguemos datos y sobre todo imágenes que nos atacan directamente y vulneran nuestra intimidad. Los amigos de tus amigos no son tus amigos y ellos han podido compartir una imagen en la que tú estabas con otros sin tu permiso; has podido aparecer en algún acto social sin que tú lo hayas autorizado y tu vida, se ve condicionada cuando buscas trabajo, haces otras actividades o quieres ocultar tu forma de vida.

Las plataformas de redes sociales, Facebook, WhatsApp, Instagram o Twitter entre otras, cambiaron necesariamente nuestra forma de relacionarnos y con cierta inconsciencia publicamos a diestro y siniestro desde el colegio en el que hemos estudiado hasta la carrera que hemos cursado. Nuestra identidad digital se ha visto reforzada porque le hemos dado importancia a estar, a que nos vean, a ser partícipes de las redes y con ello, lentamente muchas personas abandonan estas apps.

Según el citado estudio los jóvenes están más preocupados de su privacidad que los usuarios mayores, si bien, el 95 % de los jóvenes entre 12 y 17 años revisan su móvil cerca de 200 veces al día, comprueban quién comparte, qué material y con qué fines, los usuarios de más edad, lo ignoran y no lo revisan nunca.

Las generaciones de los 80 y 90 que crecieron bajo la ideología de la cultura de los hackers, tienen más cuidado, frente a la generación 2000 post google, que lo han hecho bajo la ideología Big Data. Los usuarios nacidos entre 1995 y 2012, tienen más probabilidades de utilizar bloqueadores de anuncios, alias en línea, aplicaciones para esconder sus imágenes y vídeos o utilizar redes sociales de incógnito como Sarahah, Anonyfish o Minds.com. Los escándalos que se han vinculado a la falta de privacidad de las plataformas ha hecho que se tengan más conocimientos y habilidades a la hora de activar mecanismos de defensa basados en la tecnología y por ello, crean un público más difícil de controlar en Internet.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.