Suicidio: cuando la salida es solamente esa

4
292

En España, y no hablamos de un país en donde tienen lugar muchos suicidios, se calcula que diez personas se quitan la vida cada día y al menos, 20 lo intentan, lo que supone que 3.700 personas se suicidan cada año. El Congreso de los Diputados de la mano de Íñigo Allí, diputado por Navarra, ha dado constancia de los datos que tienen que ver con la pérdida de un ser querido, que se ha suicidado en una jornada dedicada exclusivamente al suicidio. A la misma, han acudido portavoces de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales, así como los presidentes de varias organizaciones sociales entre ellas, la asociación La Barandilla, FEJAR, Teléfono de la Esperanza o la Confederación de Salud Mental de España.

Asimismo han atendido la mesa de prevención del suicidio, el Dr. Carrasco, jefe de la Unidad de Trastornos de la Personalidad del Hospital Clínico San Carlos, así como el Sr. Anseán, psicólogo y presidente de la sociedad española de Suicidología, y el Sr. Navarro, polícia nacional experto en acoso, así como el Sr. Echávarri, psicólogo del teléfono de la Esperanza así como varios periodistas de medios de comunicación y profesionales de los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado.

Llegar a tiempo, evitar el fatal desenlace y darle forma al dolor se podría prevenir con el inexistente Plan Nacional de Prevención de Suicidio, según el presidente de la Sociedad Española de Suicidología; plan que según Carcedo, ministra de Sanidad estaba en la hoja de ruta del gobierno junto con un plan de salud mental, que ya no se llevará a cabo por el fin de la legislatura.

Los médicos de primaria, según se ha apuntado en una de las mesas, deben preguntar al paciente sobre su estado mental si acusan algún cambio o si refiere alguna circunstancia que determina su patología. Probablemente si existiera psicólogo en primaria atendería esos casos que deben ajustarse y se evitarían muchas muertes, ha añadido. El sufrimiento que está mal visto por la sociedad, niños y adolescentes que tienen la sensación única de una incomprensión y desesperanza por abandono, por falta de atención de los padres o por diversas causas, optan por dejar de vivir como primera opción.

La asociación de personas afectadas por el suicidio apuntan que una llamada, una simple conversación puede evitar el desenlace, así como el teléfono de la esperanza que funciona los 365 días del año y es gratuito. En todo caso, Allí ha apelado a la necesidad imperiosa de elaborar un plan nacional contra el suicidio para que estas cifras no sean una realidad y para que exista una salida para estos pacientes.

El perfil del suicida no es uno concreto. No son personas mayores ni tampoco jóvenes; la persona que decide quitarse la vida abarca desde la adolescencia por acoso o fracaso escolar, hasta la edad madura, por paro, depresión, divorcios, etc. No existe un prototipo ni tampoco una razón. Es un segundo en el que en ese día, al no poder más, la decisión acaba con la persona sin que aparentemente, las personas de su entorno puedan preverlo o siquiera, evitarlo. La soledad, el paro, el aislamiento, la incomprensión del entorno, la desesperanza, la falta de motivación, la idea de no poder seguir, nos hace ocultar el sentimiento durante mucho tiempo hasta que sin más dilación, sucede.

Para los psiquiatras el suicidio es una liberación de las dificultades y ataduras de la vida; un cambio para pasar de lo vivido a un plano existencial imaginado lleno de paz y ausencia de sufrimiento. Este hecho que se ha pensado, o no, no se prevé con antelación en muchos casos y es inevitable en otros. El objetivo que es necesariamente morir es una apuesta de placer para el suicida que abandona las ideas de dolor y por tanto, quiere cambiar las circunstancias existentes y regresar a un estado de seguridad aunque en el fondo, con una conversación, una apuesta por la vida, probablemente cambiaría de opinión.

En el fondo nadie quiere morir y nadie quiere morir suicidándose, pero ante el terrible acontecimiento del sufrimiento vital puede que la decisión sea solamente esa. La prevención, estar pendiente de los cambios de actitud o cambios vitales y tender la mano al que sufre, ya sea amigo, pariente o conocido, puede evitar un fatal desenlace del que todos, en alguna medida, somos culpables.

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: annadeluis@periodistas-es.org

4 Comentarios

  1. El comentario de César Casimiro está fuera de la linea editorial de este periódico, no se sustenta en evidencia alguna e intenta negar la que sí es una evidencia, la violencia de género contra las mujeres, que ha motivado medidas especiales de protección apoyadas por todos los grupos políticos excepto ahora la ultraderecha de VOX en el parlamento andaluz.

  2. Mientras en España y cualquier otro país no se renuncie a los viejos, obsoletos e infructuosos enfoques biomédicos, NUNCA VERAN RESULTADOS EFECTIVOS en prevencion de comportamientos suicidas. La historia de casi 250 años asi lo demuestra.

  3. Muchas gracias por tu aportación César Casimiro. Ciertamente la incidencia es algo mayor en hombres que en mujeres y el tema de la ley de Violencia de Género no ayuda en casos de desesperanza. Raramente se puede demostrar cuál es la causa de un acto de esta tesitura, si bien, la persona que decide terminar con su vida, generalmente arrastra un cuadro depresivo y ansioso a lo largo del tiempo. Los niños tampoco se quedan atrás. Desgraciadamente, nos referimos en todo caso a la historia de nuestro tiempo.

  4. Muy interesante artículo, solo quería comentar que la nefasta Ley de Violencia de Género está contribuyendo a aumentar el número de suicidios entre hombres maltratados por la justicia y por sus ex esposas en el proceso de divorcio. En términos generales la incidencia de suicidio es mucho mayor en varones pues aunque las mujeres lo “intentan” mucho más, lo consiguen mucho menos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.