Suma Flamenca 2017. Danzas y cantes

0
24

La Gala Flamenca dirigida por Manuel Liñán, un espectáculo que es toda una fiesta para los ojos; De Carne y Hueso, un auténtico ballet flamenco- español- internacional  creado por la bailaora y coreógrafa Eva Yerbabuena. La voz del cantaor David de Jacoba en concierto acompañado a nivel protagonista por la guitarra de su hermano Carlos de Jacoba; y los cantaores Antonio Reyes, Duquende y Capullo de Jerez, en el espectáculo De Bronce y Oro un  trío que representa toda la versatilidad del cante, son algunos de los espectáculos ofrecidos por esta XII Suma Flamenca.

Esta Gala Flamenca creada y dirigida por el bailaor y coreógrafo Manuel Liñán ha sido estreno en España en la Suma Flamenca 2017, pero viene precedida por los estrenos en el Sadler’s Well Theatre de Londres con entradas agotadas en sus cuatro representaciones; en el Arts Center de Miami y en el New York City Center. Fue en este último en el que fue calificado por la prensa como A feast for the eyes, una fiesta para los ojos. Y es que realmente lo es, de principio a fin.

XII Suma Flamenca. Gala Flamenca de Manuel Liñán. Patricia Guerrero, Juana Amaya y Jesús Carmona. Foto David Mudarra

Manuel Liñán ha seleccionado un elenco de artistas que representan las distintas edades del flamenco. Entre los bailaores, la veteranía de Juana Amaya y la juventud ya consagrada de Patricia Guerrero y el virtuosismo state of the arts de Jesús Carmona, que destaca en sus zapateados increíbles; a veces parece un sufi. En el cante destaca sobre todas las cosas la artista invitada, Rocío Márquez, que teje una filigrana llena de profundidad y sentimiento en los tres poemas que interpreta y que transmite como nadie al espectador, con lo que expresa toda la grandeza del lenguaje universal del flamenco. En los palos, los cantaores Herminia Borja, Miguel Lavi y Jonathan Reyes. Qué decir de las guitarras: la de Víctor El Tomate, digno heredero de la dinastía de los Tomate de Córdoba y la de Daniel Jurado. Paco Vega en la percusión. Sin olvidar la asesoría en el vestuario de Yaiza Pinillos, de una belleza en la composición cromática que excede los calificativos. Extraordinaria escenografía, tanto en el diseño de iluminación de Gloria Montesinos como en la arquitectura del movimiento en escena de mobiliario y artistas, pleno de armonía compositiva. En resumen: Una fiesta para los ojos y añadiré más: para los oídos, porque la  combinación de sonidos de toque, cante, compás y percusiones dancísticas además de la belleza componen una geometría que roza la perfección. Y finalmente, la excelente progresión de las músicas  hasta llegar a un fin de fiesta que es una fiesta total.

Patricia Guerrero en Gala Flamenca de Manuel Liñán. XII Suma Flamenca, Madrid. Foto David Mudarra

Gala Flamenca es en resumen una extraordinaria pieza coral, en su creación y realización. En la coreografía han participado Juana Amaya, Jesús Carmona, Patricia Guerrero y Manuel Liñán. En la selección musical, el gran pilar de todo lo demás, Daniel Jurado y Víctor Márquez Tomate. Rocío Márquez con sus esplendorosos poemas cantados y personalizados con infinito sentimiento. Más una selección de música popular como por ejemplo Las mañanitas de San Juan.

Eva Yerbabuena. De Carne y Hueso

Eva Yerbabuena  crea con De carne y hueso uno más de sus grandes espectáculos que ahora se estrena en Madrid tras casi un año de andadura  exitosa nacional e internacional.

Siempre va acompañada de su marido, el guitarrista y director musical Paco Jarana y en esta ocasión de un cuerpo de baile excepcional compuesto por Christian Lozano, Mariano Bernal, David Coria, Fernando Jiménez y Ángel Fariña.  Tres cantaores de lo mejorcito del panorama flamenco actual, Alfredo Tejada, Juan José Amador y Enrique el Extremeño. Y a la percusión Antonio Coronel. Con esos mimbres Eva ha armado un espectáculo que es flamenco y a ratos en lo que concierne a la danza, clásico español y a ratos ballet moderno con toques internacionales. Todo maravillosamente armonizado, música, diseño de sonido, voces, vestuario y baile. Doce hombres artistas de enorme categoría al servicio de ella. Y por y para ella, se desnudan, se dejan la piel, tejen y bordan.

Eva Yerbabuena en “De carne y hueso”. XII Suma Flamenca de Madrid. Foto David Mudarra

Dice Yerbabuena de este espectáculo con intención de definirlo: Muere la luz, perdida en el sonido te abandonan las formas y estoy sola, vaída entre penumbras, con el saber certero del flamenco y su temporalidad desde mis centros. Ahí están la sinceridad a flor de piel, el movimiento ambicioso, el cambio sutil y todo fluye en su forma más pura, desde el tiempo en la voz de los ancestros hasta la sabiduría en las entrañas. Y de pronto el silencio, ya sin nadie sentado en la butaca, soy yo misma, como un ejemplo de voz impresa en el tiempo, como puente de unión entre las voces, en instante tallado en carne y hueso.

 De su primer espectáculo ha rescatado la Seguiriya de la Cava; la Taranta de Lluvia; no podía faltar la soleá, siempre presente en sus espectáculos. Cante, danza, guitarra en combinaciones extremas de armonías. En geometrías luminosas, entre las sombras tan artísticas como frecuentes en el diseño de iluminación. Esa danza de Eva vestida de granate y mantón amarillo. Un mantón que cobra vida, que parece moverse sin que ella lo mueva, en una auténtica explosión de arte.

“De carne y hueso”. Eva Yerbabuena rodeada por sus artistas. XII Suma Flamenca de Madrid. Foto David Mudarra

Para el final los fandangos, en serie de todas las procedencias, preceden a un final absolutamente genial, con todo el elenco artístico rodeándola, como almas de arte rindiéndose a una diosa.

David de Jacoba en concierto

El cantaor motrileño David de Jacoba – en honor a su abuela – presenta este concierto en la XII Suma Flamenca de Madrid acompañado a la guitarra por su hermano y mentor, Carlos de Jacoba. Jonathan Losada toca el bajo, la mandola, la guitarra y el teclado y su hermano Antonio Losada se encarga de la percusión, cajón, palmas, madera y metal.

Dice que le descubrió Paco de Lucía, que cantó para él en sus últimos años. Paco de Lucía ha sido el pasaporte a la fama de centenares de artistas. Pero es la guitarra protagonista llena de merecimientos de su hermano Carlos el gran pilar de su cante. La guitarra y las enseñanzas de verdadero maestro parecen haber sido la fuente de energía de la que David sigue alimentándose para el ejercicio profesional de su cante.

David de Jacoba y Carlos de Jacoba en concierto. XII Suma Flamenca. Foto David Mudarra

Carrera corta pero intensa. El flamenco de David de Jacoba es puro, tradicional, a ratos ancestral. Dicen de él que es el cantaor con voz de terciopelo. Empieza íntimo, como si cantara para él, como si no estuviera en un teatro ante un numeroso público. Tímido, no sabe que hacer con las manos. La guitarra no acompaña, actúa como un dúo de cante y toque, tan protagonista el uno como la otra. Esto va a continuar a lo largo del concierto, hasta el punto de que con mucha frecuencia la guitarra se hace con el protagonismo absoluto, como si el cantaor estuviera a su servicio y no a la inversa. Aunque hay que reconocer que va creciendo a lo largo del concierto, a partir de la seguiriya ; luego una soleá apolá, tangos, bulería, taranta, larga serie de rumbas, para terminar con la serie de  Fandangos de Santa Bárbara.

Dicen que va a ser un cantaor carismático. Ciertamente es muy personal, en su voz y en sus gestos. Le falta desprenderse de esa timidez que le impide mirar de frente al público. Demasiado tiempo mirando al suelo. Demasiado tiempo sentado. El cantaor protagonista debe llenar el escenario.

Capullo de Jerez, Antonio Reyes y Duquende

 De bronce y oro, concierto de cantaores gitanos, estreno absoluto en esta Suma Flamenca. Gente de bronce como se los ha conocido desde hace mucho tiempo. El primero en actuar es el joven Antonio Reyes con su guitarrista Diego Amaya. Le sigue Juan Rafael Cortés Duquende, cantaor más que cuajado que viene acompañado de la guitarra de Paco Heredia. Y para el final, el que encabeza el reparto, Miguel Flores Quirós Capullo de Jerez, genio y figura, un auténtico histrión del cante, justo todo lo contrario de David de Jacoba. Su guitarrista, Manuel Jero. A las palmas, cuando son requeridos, José Peña y José Rubichi, dos virtuosos del compás.

Gitano de Chiclana de la Frontera, cantaor de Cái, uno de los mayores jóvenes valores del flamenco actual, una voz llena de dulzuras y metales, terciopelo y canela con la que conecta al cien por cien con el público. Es maestro en transmitir emociones. Es de los pocos cantaores flamencos que por respeto al público (y a falta incomprensible de un programa de mano con el repertorio del concierto) siempre dice lo que va a cantar. Otra cantaora que lo hace siempre es Carmen Linares y poco más.

Empieza cantando en homenaje a Manolo Caracol Tal para cual. Sigue por seguiriyas, toda una larga serie, con el empaque de este maravilloso cante, a dúo con la guitarra de Diego Amaya. Para las Soleares salen los palmeros Rubichi y Peña, ambos de nombre José. Quejíos prolongados magistrales cuando entona Dios mío que mala suerte tengo, mala suerte gitana por culpa de otros. Emociona a tope cuando dedica las Bulerías a Carlitos, un niño que hoy cumple cinco años, su Carlitos, claro.

Duquende hace todo su concierto a dúo con su guitarrista, Paco Heredia, sin palmeros. Este gitano de Sabadell, enjuto, con voz desgarrada, de la que se dice que es el mejor metal del Mediterráneo, voz y estilo reconocidos desde hace años por todos los puntos cardinales. Sabe como nadie dar solemnidad a sus cantes, los materializa de modo consciente, él mejor que nadie conoce los melismas de su voz, su poderío. Cante y toque, en dúo protagonista, cómplices de largo recorrido, rematan por fandangos. Una delicia.

Capullo de Jerez con su guitarrista y palmeros en “De bronce y oro” estreno absoluto en XII Suma Flamenca. Foto David Mudarra

El veterano Capullo de Jerez  hace gala de su peculiar personalidad  desde que aparece en escena vestido de traje gris perla, cosa rarísima en un cantaor. Su voz es desgarro puro. No aguanta mucho sentado en la silla, se levanta, recorre el escenario, se inventa –o improvisa- las letras de sus cantes, hace un guiño a Madrid cantando Madrid es lo mejor del mundo y que digan lo que quieran, yo vivo en Madrid hasta que me muera. Muchos fans entre el auditorio que le jalean y animan como si él necesitara eso para animarse; lo hace de maravilla él solo. Hace un recorrido por los cantes de Cádiz y para terminar, en homenaje a su tierra, cuna de la bulería, se marca una larga serie que pone a la gente en pie. Histrión donde los haya, gestualidad un tanto excesiva, la voz puro desgarro, el Capullo hace gala todo el tiempo de su nombre artístico.

De bronce y oro es una excelente degustación de tres estilos de flamenco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Colaboradora en Periodistas-es y en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.