Suma Flamenca 2018: Liñán, Farruquito y Lombo

0
16

El XIII Festival Flamenco de la Comunidad de Madrid, dirigido por la bailarina y coreógrafa Aída Gómez, ofrecerá veintiséis espectáculos con más de cien artistas entre el  5 y el 24 de junio. Su sede principal son los Teatros del Canal, salas Roja, Verde y por primera vez la Negra, que estará dedicada a la música del mundo del flamenco.

Tendrá otros espacios, como el Real Coliseo Carlos III de El  Escorial, el Centro Cultural Paco Rabal, el Espacio Mira de Pozuelo de Alarcón, el Centro Cultural de Humanidades Sierra Norte de La Cabrera, los museos madrileños Lópe de Vega, Lázaro Galdiano, del Traje y la Residencia de Estudiantes.

Aída Gómez rodeada de artistas de la Suma. Foto Teresa Fernández
Aída Gómez rodeada de artistas de la Suma. Foto Teresa Fernández

Suma Flamenca Madrid se ha convertido en un referente prestigioso  del flamenco en España y así lo acreditan todos los artistas que han pasado por él durante los últimos trece años. En 2018 los artistas emergentes convivirán con los consagrados; estarán presentes las sagas madrileñas, las familias de artistas y todas las manifestaciones y estilos flamencos y afines.

Compañía Manuel Liñán. Baile de autor

La Suma 2018 dio comienzo con el estreno en Madrid de este Baile de autor de Manuel Liñán, quien estuvo acompañado al cante por David Carpio y a la guitarra por Manuel Valencia. Este prestigioso coreógrafo que ha trabajado para el Ballet Nacional de España, Nuevo Ballet Español, Rafaela Carrasco, etc., en este espectáculo  lo hace todo:  Baila, crea la coreografía y dirige todo el desarrollo en escena.

Baile de autor es una fantasía de danza, que aporta distintas coreografías a años luz las unas de las otras. Todo procede de la mente y la creatividad, o de un sueño imaginado, de un despertar y de la NADA.

Manuel Liñán. Foto David Mudarra_
Manuel Liñán. Foto David Mudarra_

El espectador es testigo de cómo se va construyendo un espectáculo, paso a paso. Todos los elementos creativos que componen la danza en el teatro están a la vista de todos en una representación valiente, sin fronteras ni prejuicios, que incluye el transgénero de la forma más natural. Igual que algunas bailaoras se visten de hombre para bailar en clave masculina, Manuel Liñán adopta el baile femenino vestido de bailaora. Y lo hace magistralmente, cambiando de identidad como lo más natural del mundo.

Farruquito y José Maya

Farruquito y José Maya se unen en un espectáculo estreno en España llamado simplemente y nada menos que Baila. Dicen que es un flamenco sin conceptos, como así era el Improvisao de hace unos años. Estuvieron acompañados al cante por Tañé, El Bola y Juan José Amador; a la percusión por Lucky Losada y por las guitarras de Pino Losada y Yerai Cortés.

Un espectáculo sin más atrezzo que su danza y sus acompañantes que están ahí para descifrar los códigos  de sus improvisaciones. Y como en todo espectáculo flamenco que se precie nunca pueden faltar los homenajes, todo lo que va materializándose en escena es un recuerdo agradecido a todos los que fueron sus Maestros, compañeros de caminos que ellos tratan de desvelar.

Farruquito y José Maya. Foto David Mudarra.
Farruquito y José Maya. Foto David Mudarra.

Ellos comparten complicidades bailando juntos, representando un mensaje lleno de significados o quizá sin significado alguno. Lo dejan a la libertad de la mente de cada espectador. Ellos, en su subjetividad, dicen que no hay conceptos, tal vez los haya para otros. Pero con o sin concepto, su danza es simplemente espectacular. 

Lombo por Bambino

Manuel Lombo se transmuta en Miguel Vargas Jiménez Bambino y no hay razón para sorprenderse. Dos flamencos en origen, Manuel de Dos Hermanas, Bambino  de Utrera, de alguna manera han seguido caminos paralelos, los dos con sus maravillosas voces decidieron por la versatilidad, del cante al canto, por dirigirse a toda clase de públicos. Los dos inigualables en moverse por la escena, bailar, ejercer de maestros de ceremonia, reír, llorar, emocionarse, ir de flamencos de tablao y peña a transformarse en crooners al más puro estilo de Broadway. A Bambino se le hubieran saltado las lágrimas viéndose impersonado por Manuel Lombo. Qué espectáculo teatral  más completo y emocionante el vivido la noche del 7 de junio en la Sala Roja del Canal, tan representativo de lo que significa la Suma Flamenca.

Vimos a Manuel Lombo el pasado mes de marzo en el Auditorio Nacional, en un espectáculo de puro cante que él tituló Origen. Y deslumbró. De Origen a x Bambino hace toda la historia de su carrera artística, todo lo que ha cantado y cómo desde sus inicios hasta ese YO íntimo grabado en 2016.

Lombo . Foto David Mudarra.
Lombo . Foto David Mudarra.

El concierto

Una primera parte acompañado de las guitarras de Pedro Sierra y Víctor Rosa y los coros y palmas de Laura Marchena, Cristina Tovar y Torombo Suárez. Y una segunda parte con Big Band. Los anteriores más Fernando Romero al piano, el chelo de José Carlos Roca, el violín de Laura Rubiales, el contrabajo de Juan Manuel Martínez, la trompeta de Fran Rivero, el trombón de José Hernández, y las percusiones de Óscar Robles y Pablo Núñez

Lombo. Foto David Mudarra
Lombo. Foto David Mudarra

Dos partes muy diferenciadas musicalmente y vocalmente. Dos partes en que hasta la vestimenta recuerda los tiempos de Bambino. Se arranca por Soy lo prohibido, del álbum pop La fuerza del destino. Miedo de quererte, Cariño apasionado, Se me va este amor y Loco con la que hace enloquecer a la sala, desgraciadamente no demasiado llena, no como se merece un artista de su categoría.

Un intervalo de guitarra y aparición de la Big Band bajo un diseño lumínico en variables tonos azules y semioscuridad que siluetea a todos los sentados en segunda fila. Y Lombo – Bambino arranca un primer aplauso con El poeta lloró, del primer álbum como Bambino, de los tiempos de Los Canasteros. Quiero vivir, La luz de tus ojos, Resucité, Te estoy queriendo, Procuro olvidarte

Canciones, rumbas, tangos, baladas, boleros, coplas, con músicos que tanto acompañan como protagonizan, sobre todo el piano que ahora introduce Besos que te han dado.  Y aún sigue este concierto de dos horas y se hace corto, con Quién lo sabe, Soy tu amigo, No te puedo comprender (cómo se pueden querer dos mujeres a la vez)…

El fondo del escenario se vuelve rojo vivo para Mi amor es mío que alterna con despedir uno a uno a sus músicos, como maestro de ceremonias artista total. Los aplausos le reclaman y reaparece bajando hasta el público, para cantar a capella Háblame, emocionando con esos versos: Háblame de las nubes que cruzan los espacios, háblame de las montañas y los ríos, del color de la mañana, del perfume del olivo

Bambino se fue en la mañana del 5 de mayo de 1999 en su Utrera natal, sin conocer el nuevo siglo. Manuel esta noche madrileña de 2018 le ha devuelto a la vida, con su voz, sus canciones, sus trajes, sus pelucas. Y para cantar Háblame ha querido aparecer flamenco, tal como es.

 

Únase a más de 1000 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.