Survival cuestiona también métodos de WWF en India

Una investigación de la BBC ha revelado que los pueblos tribales que viven alrededor del Parque Nacional de Kaziranga, en la India, se enfrentan a arrestos y palizas, tortura y muerte, por la política de “disparar en el acto” que se aplica dentro de sus límites, informa Survival.

El reportaje, difundido respectivamente por el canal de televisión, la radio y la página web de noticias de la BBC, contiene entrevistas con guardaparques e indígenas afectados por la política de “disparar en el acto” que se aplica en el Parque Nacional de Kaziranga. También incluye declaraciones de un portavoz del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en India, donde la organización conservacionista contribuye a financiar, formar y equipar a los guardas del parque y publicita visitas turísticas al área protegida a través de su página web.

Esta información se suma a otra reciente en la que Survival Internacional confirmaba que Suiza, como miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ha aceptado investigar una queja acerca de la financiación por parte del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) de violaciones de derechos humanos en Camerún, iniciando un proceso que hasta ahora solo se había utilizado para empresas multinacionales.

Los guardaparques en Kaziranga van fuertemente armados y tienen instrucciones de disparar en el acto a intrusos. © Survival
Los guardaparques en Kaziranga van fuertemente armados y tienen instrucciones de disparar en el acto a intrusos. © Survival

Respecto al Parque Nacional de Kaziranga, que recibe anualmente más de 170 000 visitantes, la BBC informaba de que en los últimos tres años cincuenta sospechosos fueron ejecutados extrajudicialmente en el área; uno de ellos, un joven con discapacidad. Según estimaciones de la BBC, en los últimos veinte años han sido asesinadas en el parque 106 personas. En el mismo período de tiempo solo un guardaparques murió de la misma manera.

La BBC entrevistó a un hombre de la zona que fue golpeado y torturado con electroshocks al ser detenido por funcionarios del parque, antes de que estos se percataran de que no tenía ningún vínculo con la caza furtiva.

El programa también detalla el caso del niño de siete años Akash Orang, quien fue disparado en las piernas por guardaparques en julio de 2016. El propio Akash cuenta que cuando iba de camino a una tienda local “de repente, los guardaparques me dispararon”. Su padre declaró: “Ha cambiado. Solía ser alegre. Ya no lo es. Por la noche se despierta del dolor y llora para que acuda su madre”.

Los guardaparques tienen inmunidad efectiva frente a enjuiciamientos y se les anima a disparar en el acto contra sospechosos, sin arresto, juicio o constancia alguna de que hayan estado involucrados en caza furtiva. Un guarda admitió: “Siempre que ves a furtivos, o a cualquier persona durante la noche, tenemos órdenes de dispararlos”.

WWF ha proporcionado equipamiento, incluidas “gafas de visión nocturna” como las denomina la BBC, que han sido utilizadas en operaciones de noche y en formación de “combates y emboscadas”. Al ser preguntado por la BBC cómo se sentirían los donantes de la organización al saber que su dinero se utiliza para reforzar este trato brutal, el portavoz de WWF India responde: “Lo que se necesita es protección sobre terreno (…) No queremos que se produzca caza furtiva. Y la idea es reducirla involucrando a las partes”.

Survival International lidera una campaña global para combatir estos abusos. Fue la primera en dar a conocer internacionalmente el año pasado las elevadas cifras de muertes que tienen lugar en el parque, y los graves casos de corrupción entre funcionarios de Kaziranga, incluida la implicación en el tráfico ilegal de especies silvestres que, por su trabajo, paradójicamente, deberían detener.

El director de Survival International, Stephen Corry, sostiene que “organizaciones conservacionistas, WWF incluida, están apoyando un modelo de conservación que ocasionan grandes abusos de los derechos humanos. No han condenado políticas que están conduciendo a la propagación de ejecuciones extrajudiciales. Durante mucho tiempo, la conservación de la naturaleza se ha basado en su imagen pública positiva para esconder estos ataques horribles y continuados sobre los derechos de pueblos indígenas y tribales. Estamos trabajando para detener esto. Es hora de que los conservacionistas trabajen con los pueblos indígenas, que son los mejores protectores y guardianes del mundo natural. Es hora de que las organizaciones conservacionistas pidan el fin de las políticas de disparar en el acto”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.