Inicio / BLOGS / Tinder, la otra cara de las parejas

Tinder, la otra cara de las parejas

No es oro todo lo que reluce y no iba a serlo tampoco en la aplicación Tinder que prometía ser la panacea a la hora de encontrar a la media naranja que tanto andabas buscando. Como hiciera el César, vini, vidi, vinci, pero en temas de amor, la app funciona pero quizá hay que matizar que no todo lo que sucede es bueno, tenemos un poco idealizada la historia que viene después.

Una vez que se instala en el caso de ser un soltero que no quiere complicarse la vida pasa a ser la red social de ligues para todo tipo de personas; léase, casados, emparejados y todas las formas posibles de poner los conocidos como cuernos. Tinder reconoce que tiene todo tipo de personas y muchas de ellas son infieles. Reconocen que utilizan la app porque no pasan por su mejor momento. La garantía de poder mantener sexo con desconocidos, no tener que dar explicaciones y pasar desapercibido en la red frente a otras webs que se dedican a emparejar a personas, es una de las razones de apuntarse a este ocio que se lleva en el móvil.

Todo el mundo pensará que las grandes ciudades son las que se llevan las mejores aventuras; pero ni Madrid, ni Barcelona, ni Valencia son las ciudades “top Tinder”.  Si analizamos quién liga más ganaría Ceuta, seguido de Mérida, Valladolid, Palma de Mallorca, Las Palmas, Vitoria, Oviedo, Toledo, Santander, Pamplona o Santa Cruz de Tenerife. Y todo tiene una razón. Las ciudades pequeñas disponen de menos personas dispuestas a tener oportunidades y las que están, aparecen en la red social con lo cual no hace falta buscarlas. El gran problema es que encontrarse tras el juego es mucho más fácil que en una ciudad con millones de habitantes pero en el riesgo también existe cierto morbo. Murcia, es la ciudad donde definitivamente más se liga; más ligues hay en marcha o más infidelidades existen de España.

La hora preferida por los españoles según un estudio se sitúa entre las ocho y las diez de la noche, justo cuando empieza el llamado prime time. También lo es para los que buscan cómo pasar la semana, la tarde o un día en particular en el que se sienten solos. El lunes también es el día de mayor búsquedas, quizá porque tras el fin de semana nos damos cuenta del fracaso de nuestra pareja actual o bien porque queremos dejar de estar solos.

Dentro de los habitantes de Tinder, las mujeres son mucho más selectivas que los hombres. Necesitan más información acerca de la persona con la que van a tratar y no les sirven las trolas. El cortejo ha pasado a mejor vida pero si bien es cierto que no se dilata tanto la idea de conocer poco a poco a alguien, esta app sirve para ir al grano y se saben los emparejamientos reales que nos gustaría tener; (eso que ellos llaman matches), con lo cual, entre fotos, apetencias y otros gustos podemos matar varios pájaros de un tiro. A los hombres les gusta casi todo y sus “me gusta” son mucho más elevados que los que técnicamente da mujer cuando ve a un hombre. Las mujeres hablan más y se comunican mucho frente a los escuetos mensajes que envían los caballeros. Ellos lo envían enseguida y las mujeres tardan mucho más tiempo hasta que se comunican de verdad.

Ciertamente si se cuelgan fotos se alcanza un mayor número de “matches” aproximadamente un 37 %. La mayor preocupación de las mujeres es el engaño y si el hombre al que han alcanzado se está viendo con otras mujeres a la vez; situación que al hombre no le importa en absoluto. Si ellas leen un mínimo texto que les define puede que alcancen un mayor grado de confianza que si dejan en blanco las características físicas o de gustos personales. A esto hay que sumarle la actualización de Instagram y cuándo cambia su estado la persona que te gusta. A esta nueva función que se le llama Feed el próximo ligue tendrá más datos de ti y tú de él si le sigues en las redes. Asimismo sabe cuándo eliges una canción en Spotify y cuándo subes una foto; dónde estás y qué estás haciendo si lo publicas con lo cual con tantos detalles, que sea un ligue esporádico no nos beneficia porque sabe tu vida de pé a pá.

Existen diferentes apps para ligar, todas tienen que ver con lo mismo; quizá encontrar a la media naranja, pasar el rato, no sentirse solo o como modo de evasión. Además el añadido es que puedes encontrar desde una persona adecuada a alguien extraño que no soñabas ni de casualidad que pudiera estar en una red social. El misterio, la cita a ciegas y la casualidad, a veces, suponen un añadido a eso que le llamamos amor y realmente no lo es. Las aplicaciones todas, están bien, todas sirven para algo pero debemos ser conscientes del uso racional que hacemos de ellas; gestionar una que tiene que ver con citas no es tan fácil. Quizá es la otra cara de Tinder, la otra que no siempre es la que buscas y eso, nunca lo pone en el perfil.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Ana De Luis Otero

PhD, Doctora C.C. Información. Periodista. Editora Adjunta de Periodistas en Español.- Divulgadora Científica. Profesora Universitaria. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Médica - Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la infancia y la tercera edad. Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor. Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios. Miembro del Comité de Derechos Humanos, Económicos, Sociales y culturales, (Comité DESC) de la ONU, Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya. Consultora de Comunicación Médica. -www.consultoriadecomunicacion.com.-

Ver también

España activa radares para detectar el uso del móvil

España ha adoptado la misma medida que hace meses se puso en marcha en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.