«Tokyo shaking», fábula sobre la responsabilidad con fondo de catástrofe

«Tokyo Shaking» (Tout va bien) es un drama basado en los hechos que sucedieron en Japón en marzo de 2011. Dirigida por Olivier Peyon (Une vie ailleurs, Les petites vacances), reposa completamente en la brillante interpretación de Karin Viard (Las apariencias), a quien acompañan en el reparto Stéphane Bak (Elle) y Yumi Narita (De repente, el paraíso). Se estrena en España este 15 de octubre de 2021.

11 de marzo de 2011. Alexandra acaba de llegar trasladada y ocupa un puesto de responsabilidad en la sucursal de un gran banco francés en Tokyo, cuando el tsunami agitó todo Japón y provocó la catástrofe de Fukusima.

Mientras que el director le da consignas contradictorias relativas a la evacuación del personal de la entidad, su marido, desde Hong Kong, le pide que abandone el país con sus dos hijos, y ella se ve obligada a tomar decisiones que perturban su existencia, intentando gestionar el impacto del terremoto tanto en su trabajo como en su familia. Hasta entonces solo había pensado en sus logros profesionales consiguiendo conciliar, mal que bien, con la vida familiar.

Alexandra cumplirá con la palabra dada, a pesar del terror. «Un capitán nunca abandona el barco en la tormenta», le dice su director, y esas palabras no son más que un chantaje: le está pidiendo algo que él no está dispuesto a hacer. Ni capitán ni rata de las que abandonan, Alexandra intenta mantener el control de todo.

Diez años después de que ocurrieran los terribles hechos, la idea original de «Tokyo shaking» surgió de la experiencia personal de una amiga del director, Olivier Peyon. La mujer trabajaba en Tokio, en un gran banco francés en 2011. El cineasta recuerda que le describió el horror del tsunami, la angustia y la desinformación total por parte de las autoridades de Japón y del extranjero. Nadie sabía lo que estaba pasando.

Una historia sobre la responsabilidad con el fondo de una catástrofe ecológica y humana, bien documentada y con algunos tópicos sobre la wonder woman en un mundo de hombres, tan apreciada en los comienzos del milenio, un personaje que ha perdido fuelle con el paso de los años y las múltiples victorias del feminismo que no es excluyente.

La amenaza nuclear que repiten en bucle las pantallas de las televisiones, no impide un retrato irónico del mundo de la empresa y las relaciones sociales (en un país donde todavía tienen mucho peso las convenciones y el estoicismo es virtud nacional), el capitalismo, la ley del más fuerte y el choque de culturas.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.