Inicio / OPINION / Columnas / Al hilo de... / Transparencia, también para la Iglesia católica

Transparencia, también para la Iglesia católica

Nos pasamos el día hablando de la transparencia, la que hay -poca- y la que no hay. Estamos ya un poco cansados de que a la vez que nos ocultan todo tipo de datos se presuma de ser transparentes.

Por eso saludamos la nueva Ley de Transparencia que se está tramitando en el Congreso de los Diputados. Aunque al principio iba a ser todavía más discreta, ahora con algunas nuevas incorporaciones puede que se convierta en algo más tangible.

Estamos totalmente de acuerdo con la transparencia. Lo que me extraña es que haya que hacer una Ley para que los ciudadanos sepamos dónde van los dineros de nuestros impuestos y sobre todo cómo y quién los gasta.

Bueno, pues ya estamos en ello. Ahora se acaba de incorporar la Casa Real. Los grandes partidos intentaron excluirla, pero ha sido la propia Casa la que, en vista de los últimos acontecimientos que tanto nos acercan a la III República, haya pedido ser incluida.

Vale, pero creo que a todos los ciudadanos nos gustaría que la cosa no quedara en que nos enteremos de cuánto gastan los ministerios que invierten en el sostenimiento de la Jefatura del Estado, por ejemplo: el de Interior (escoltas y demás); Industria (el parque móvil); Exteriores (viajes y demás); Patrimonio (cuidado de las casas y mantenimiento) y alguno que seguro se me queda por ahí.

No está mal, pero nos gustaría ser ingleses y poder saber cuánto se gasta nuestra Letizia en zapatos, por ejemplo, o la reina en peluquería; en fin, como la Casa Real inglesa, que detalla hasta los gastos de electricidad y las botellas de vino que beben. Bueno, no conviene pedir demasiado que ya sabemos que contra el “vicio” de pedir está la “virtud” de no dar.

Pero hay muchos ciudadanos que queremos saber todo de todo, como dice el anuncio. Queremos conocer las cuentas de todos los organismos, instituciones, oenegés, sindicatos, medios de comunicación… en fin, todos los que reciban dinero público para su sostenimiento.

Y aquí aparece la gran ausente, la Iglesia Católica, que se lleva buena parte de nuestros impuestos. Creo que entre unas cosas y otras del IRPF alrededor de diez mil millones de euros, más otros tres mil millones que se ahorra por no tener que pagar impuestos como el IBI. A modo de ejemplo, los profesores de Religión católica que paga el Gobierno, los contrata la Iglesia y si los despide improcedentemente, indemniza el gobierno, o sea, nosotros. En fin, un chollo.

Yo pediría que denunciaran el Concordato y que un Estado constitucionalmente aconfesional no tuviera que pagar las creencias de unos ciudadanos, aunque sean muchos, pero de momento me conformaría con que se integrara a la Iglesia también la Ley de Transparencia. No sé lo que le habrá dicho el papa Francisco a nuestro presidente, pero el mismo día, la Conferencia Episcopal Española en boca de Rouco Varela, le recordaba al gobierno sus promesas electorales imcumplidas. Bravo por ellos, por una vez parece se pone con el pueblo, reclamando los incumplimientos que se han producido con los recortes… pero no; la realidad es que los obispos están reclamando su derecho de pernada: las leyes que se comprometieron a derogar y no lo han hecho.

A saber, dos. Una, la de los matrimonios igualitarios -a la Iglesia no le importa que sea constitucional; ella está por encima de las normas que nos damos la ciudadanía- y dos, la Ley de Reforma del Aborto, que según palabras textuales del monseñor llevan año y medio gobernando y no hay noticias de ella. Ya se ha apresurado el ministro de Justicia a informar que están con ello.

A  lo mejor, alguna vez además de defender sus privilegios sacan del cajón o dejan sacar la famosa Ley de Libertad Religiosa, que tienen parada. Pero claro, esto sería para todos los españoles y eso no les mola.

Publicado en el periódico comarcal Canfali Marina Alta, Dénia, 20 de abril de 2012

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre María Rosa Medel

Maestra y licenciada en Geografía a Historia. Trabajó en la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE (1974-1988). Gerente de empresa editorial (Revista FOTO, 1988-2009). Vicepresidenta de la Unión de Mujeres Evangélicas (UDME). Responsable Ecuménica del Grupo Federal Cristianos Socialistas (PSOE). Miembro del Consejo de Redacción de la revista 'Nosotras'. Columnista habitual del periódico comarcal semanal 'Canfali Marina Alta' y Periodistas en Español ('Al hilo de...').

Ver también

Idlib, ruinas. Sputnik

Idlib: Implicaciones del acuerdo de Sochi

Houssien El Ouariachi El lunes 17 de septiembre de 2018, los presidentes de Rusia, Vladimir …

2 comentarios

  1. Abel Manríquez Machuca

    Buen tema, que me ilustra además acerca de la realidad en tal dimensión en España, y que segun lo leído es más dramática que en mi país, Chile.
    Los chilenos de no hace tanto, contamos con una Ley de Transparencia. Ley que para mí también me pareció increíble, porque en un pueblo “civilizado” y donde el analfabetismo casi no existe, una ley así no debería existir; tendría que ser algo natural un sistema abierto por el solo entendido de que “las cuentas claras conservan la amistad” y “el que nada hace, nada teme”, etc.
    Ahora, en la realidad práctica uno se topa con problemas (existiendo Ley y todo) porque a los sistemas institucionales no les agrada la transparencia y porque algo hacen mal con intención o sin ella. Entonces uno acude a pedir acceso a este u otro documento, acta, etc., y se encuentra con diversas explicaciones para que no se lo faciliten o si lo hacen, le proporcionen un resumen. En algunas situaciones, hasta alguien molesto nos puede echar una amenaza por “querer saber demasiado”.
    Y si existe una Ley de Transparencia, bueno que se aplique a todo aquello en que usan y a veces “abusan” de recursos de toda la ciudadanía, y que no existan áreas o sectores de privilegio, pues en el mundo real no existe la auditoría omnipresente.

    • ESPAÑOLES CONTRA LA IGLESIA: QUE SE SEPA.
      Aunque a muchos no les interesa que esto sea de dominio público.
      “El valiente tiene miedo de contarlo. El cobarde, de su propio temor”. (Quevedo).
      ESTAS SON LAS CIFRAS DE LA IGLESIA CATÓLICA:
      107 HOSPITALES: Ahorran al Estado 50 millones por hospital al año, o sea, 5.350.000.000 de €.
      1004 CENTROS entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de SIDA, un total de 51.312 camas: Ahorran al Estado 4 millones de euros por centro al año, o sea, 205.248.000.000 millones de €.
      5.141 CENTROS DE ENSEÑANZA, en total 990.774 alumnos: Ahorran al Estado 3 millones de euros por centro al año, o sea, 15.423.000.000 millones de €.
      Gastos de CARITAS: 150 millones de €. al año. (Que salen del bolsillo de los odiados católicos españoles).
      Gastos de MANOS UNIDAS: 43 millones de €. al año. (Salidas del bolsillo de los odiados católicos españoles).
      DOMUND: 21 millones de €. (Que también salen de los bolsillos de los odiados católicos españoles).
      365 CENTROS DE REEDUCACIÓN PARA MARGINADOS SOCIALES: Ex-prostitutas; ex-presidiarios y ex-toxicómanos, total 53.140 personas. Ahorran al Estado medio millón de euros por centro al año, o sea, 265.700.000.000 €.
      El 80% del gasto de conservación y mantenimiento del Patrimonio Histórico Artístico. Se calcula un ahorro al Estado entre 32.000 y 36.000 millones de €. al año.
      A todo esto, tenemos que sumar que casi todas las personas que trabajan y colaboran con Caritas, Manos Unidas, u otras organizaciones de la Iglesia Católica, son voluntarios sin sueldo alguno. Son personas que ayudan a los demás sin pedir nada a cambio.
      ¿En qué cifra se puede tasar esta colaboración si el Estado tuviera que hacerse cargo de ella?.
      Esta es la razón por la cual el Estado (sea del signo político que sea) sigue dando un poco de ayuda a la Iglesia Católica.
      ¡PORQUE LE SALE MUY BARATO!
      Muy pocos conocen este trabajo hacia la ciudadanía española de la Iglesia Católica, que le sale tan provechoso al Estado Español.
      HAY QUE DIFUNDIRLO PARA QUE LO SEPA TODO EL PUEBLO ESPAÑOL.
      ¿CUÁNTOS COMEDORES PARA INDIGENTES HA ABIERTO Y MANTIENE C.C.O.O.?
      ¿CUÁNTOS HOSPITALES PARA ENFERMOS TERMINALES HA ABIERTO U.G.T.?
      ¿A CUÁNTOS ENFERMOS DE SIDA TRATA I.U.?
      ¿A DÓNDE PUEDE IR UN NECESITADO Y PEDIR UN BOCADILLO O COMIDA PARA SU FAMILIA?; ¿A LAS SEDES DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS?, ¿A C.C.O.O.?, ¿A U.G.T.?, ¿A I.U.?, …..
      ¡PUES TODOS ESTOS Y MÁS VIVEN DE NUESTRO DINERO!
      NOS SENTIMOS ORGULLOSOS DE SER CATÓLICOS Y NOS PREGUNTAMOS ¿POR QUÉ ESTO NO SE DIFUNDE NI POR LA PRENSA, LA RADIO O LA T.V.?.
      ESTO ES SOLO PARA QUE SE CONOZACA A QUIENES INJUSTAMENTE CRITICAN A LA IGLESIA CATÓLICA POR CUALQUIER MOTIVO.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: