Tren de la libertad contra la regresiva ley del aborto

Félix Población

Manifestacion-derecho-aborto-transición

Recuerdo que a finales de los setenta eran frecuentes y hasta nutridas las manifestaciones a favor de la despenalización del aborto. La policía todavía reprimía con rigor franquista aquellas convocatorias, según pude comprobar en dos que concluyeron a palos en la Plaza de Neptuno y en la glorieta de Bilbao de Madrid.

España había vivido bajo la dictadura un rancio régimen patriarcal de manifiesto dominio masculino que acabó con los derechos de la mujer conseguidos durante la segunda República, entre ellos el del aborto (1937), siendo ministra de Sanidad y Asistencia Social -no de Justicia, como Gallardón- Federica Montseny. El franquismo relegó a la mujer a persona subalterna, forzándola a la vida doméstica como esposa y madre amantísimas y sacrificadas, sin identidad propia.

Quizá por estar eso muy fresco y porque la Transición no fue nada diligente en despenalizar tanto el adulterio y el amancebamiento (1978) como el aborto en sus tres supuestos (terapéutico, criminológico y eugenésico), algo que no llegaría hasta 1985, aquellas manifestaciones tenían un acento marcado de crispación, fruto del espíritu de lucha de quienes las promovían y la dureza de quienes las reprimían.

Más de treinta años después, el proyecto de ley del aborto aprobado por el actual gobierno en diciembre nos retrotrae al pasado, tras la ley orgánica aprobada en 2010, pues es el más restrictivo diseñado en periodo democrático. ¿Cómo es posible -me preguntaba hace días con un amigo- que desde las organizaciones feministas, tan meticulosas a la hora de denunciar el lenguaje machista y otras taras en contra de la dignidad y los derechos de la mujer, no se haya llegado a programar una gran manifestación en la capital del reino en oposición a la llamada “Ley Gallardón”?

Pues bien, a falta de saber el resultado final, ha sido la tertulia feminista Les Comadres, de Gijón, la que recientemente ha dado a conocer una iniciativa similar que se plasmará ante el Congreso de los Diputados el próximo 1 de febrero y a la que se están sumando otras organizaciones del país. El día antes partirá de la capital cantábrica el llamado Tren de la Libertad, que irá sumando viajeros a lo largo de su itinerario, tanto en el propio tren como en vehículos particulares.

El objetivo final del desplazamiento es entregar un manifiesto en el Congreso para que no se derogue la actual ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que permite el aborto libre dentro de las primeras 14 semanas de gestación.

“Como ser humano autónomo me niego a ser sometida a tratos degradantes, injerencias arbitrarias y tutelas coactivas en mi decisión de ser o no ser madre”, se dice en el texto, en referencia al anteproyecto de ley de Protección a la Vida del Concebido y Derechos de la Mujer Embarazada, que solo permite el aborto en caso de violación o enfermedad física o psíquica de la madre, previa certificación de dos médicos. Las firmantes también subrayan que “ninguna mayoría política nacida de las urnas, por muy absoluta que sea, está legitimada para convertir los derechos en delitos y obligarnos a seguir principios religiosos mediante sanción penal. Como ciudadana exijo a los que nos gobiernan que no transformen el poder democrático, salvaguarda de la pluralidad, en despotismo”.

Desde aquí felicito a las organizadoras del Tren de la Libertad por poner en marcha una iniciativa que se echaba de menos en la sociedad española actual, máxime entre quienes recordamos aquellas manifestaciones previas a la ley de 1985 que de modo tan elocuente demostraban los afanes de libertad y emancipación de la mujer después de salir del oscurantismo franquista y que de ningún modo se pueden recortar más de treinta años después.

Para resistirse con más conciencia aún a esa ley regresiva conviene recordar la imagen de la mujer ideal que primó durante la dictadura gracias a la inspiración de Pilar Primo de Rivera, entre cuyos postulados figuraban exhortaciones de esta guisa: “Si tu marido te pide prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes”. “Si él siente la necesidad de dormir, no le presiones o estimules la intimidad”. “Si sugiere la unión, accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que haya podido experimentar”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.