Un movimiento libre de prejuicios y sectarismos

Prejuicios y sectarismos son dos palabras mágicas. Sin el pre-juicio de una situación no habría discursos políticos y sin el sectarismo no habría políticos en México, donde es la secta, la adhesión, el ismo desde el callismo hasta nuestros días lo que da identidad a cada persona que se asimila o participa en un grupo político, una tendencia o una movilización.

La libre de prejuicios y sectarismos es la llamada para el 8 de septiembre en la voz de Paco Ignacio Taibo II, secretario de Cultura de MORENA. Y enseguida uno de los portavoces de Andrés Manuel López Obrador descalifica a toda persona que no quiera movilizarse. Entonces me acordé de las Adelitas y me reí por dentro de la leyenda que te recetan en todos lados de que tus datos son confidenciales.

Recordar a las Adelitas y no esas combatientes, personajes vitales durante la fase más dura de la Revolución Mexicana sino otras Adelitas que llamó a la calle Andrés Manuel López Obrador hace unos seis años, cuando Felipe Calderón presentó una iniciativa de reformas para Pemex. ¿Dónde están? Cualquier estructura fuera del designo del líder fracasa, no prospera. Si no se es lopezobradorista a morir, no existe.

Lo de la protección de datos me asusta muchísimo. Nadie es capaz de controlar la invasión a la intimidad de las personas. A mi casa llama un seguro adicional de un banco desconocido porque no soy clienta, lo mismo que la venta de paquetes vacacionales y una voz profunda del delegado de Benito Juárez que me invita a ver el arreglo de una calle o las magníficas obras de remodelación en los parques. El colmo, no hay protección de nuestros datos, lo que hace pensar que se usan para todo, incluso para votar en nuestro nombre. Es verdad.

Pero ahora llaman y entra una grabación, ¿de quién creen? De Andrés Manuel López Obrador para invitar a movilizarse contra la privatización de Pemex y el aumento al IVA ¿Por qué tiene mi teléfono? ¿Cómo en domingo se mete hasta mi mesa de noche para invitarme a una movilización sólo de su grupo, sectario y prejuiciado? ¿Le dio el teléfono una amiga del PRD o una conocida de otro grupo?, si él no quiere nada con el PRD, ¿Cómo se atreven a llamar a tu casa? con grabación que no da oportunidad al diálogo.

Me asusta que estos métodos autoritarios sean los que prevalezcan en México, en todos los grupos políticos y partidos; me asusta que en una asamblea de masas amorfa se pretenda construir un rechazo a algo que no está planteado como tal. ¿Por qué hasta ahora? Cuando hace 18 años que se elaboran contratos mano en llave como se llamaban en la Compañía de Luz; por qué no enfrentar el tema con mayor inteligencia y estrategia.

La histórica ruptura con las compañías extranjeras que usufructuaban el petróleo en 1938 fue totalmente justificada por el general Lázaro Cárdenas y su equipo. En los campos petroleros privaba la injustica y el hambre; trabajaban los niños y las niñas y había obreros en lista de raya, desnutridos, como describió en esos años la periodista Elvira Vargas. Ahí donde las grandes empresas inglesas construían su poderío, estaba la sangre de las y los mexicanos. 75 años después México se distingue por su desigualdad, ahora, fuera de los campos petroleros, niños y niñas mueren de desnutrición y en algunas dependencias gubernamentales de entidades como Oaxaca hay listas de raya; las mujeres de más de 15 años tienen el riesgo de ser objeto de la trata y todos los días seis mujeres son asesinadas en algún lugar del país lo mismo en su casa que en espacios públicos: sin contar las muertes por aborto, cáncer de mama, de cérvix o de hambre.

El grupo de AMLO se ha caracterizado por ignorar las demandas feministas y la crisis planteada por la violencia contra las mujeres. Tenemos pruebas de su visión machista de la política; su visión corta sobre la libertad de las mujeres. Cuando fue jefe de gobierno en el Distrito Federal se negó a la investigación que la Cámara de Diputados hizo para diagnosticar la violencia feminicida, igual se negó Ulises Ruiz, el gobernador violento de triste recuerdo. AMLO sólo ve a las mujeres como eso, como él las bautizó en la tarea de oponerse a la privatización de Pemex: Adelitas, acompañantes, combatientes, decididas, aunque no recuerden bien por qué, no sepan o no se les ocurra preguntarle a su marido.

Pero AMLO es algo más que macho común y corriente. Es maestro en estos temas: hizo escuela en el PRD donde violan la ley y no cumplen con el porcentaje de hombres y mujeres en la dirigencia; que decir de sus aliados visibles como René Bejarano. Recuerdo que cuando fue jefe de gobierno Alejandro Encinas, inventó a la “mata viejitas”, con tal de arreglar rápidamente el evidente y creciente asesinato de mujeres en el Distrito Federal. Él también le cerró las puertas a la investigación de la violencia feminicida.

Estos son los hechos. Entonces, suponiendo que a mí también me disgustara que el control de Pemex estuviera en manos extranjeras (porque en privadas ya está), AMLO ¿buscaría que en la industria se hicieran cosas para las necesidades de las mujeres, cómo por ejemplo telas baratas para reducir los costos de la industria del vestir; algunos productos alimenticios de los que investiga el Instituto Politécnico Nacional a partir del petróleo; cosméticos no trasnacionales para las mexicanas y quienes se dedican al teatro y la cultura; el dinero, suponiendo que desapareciera por arte de magia el sindicato, sería para mitigar la pobreza alimentaria de miles de mujeres, o para abrir cuneros y salas de parto para las mujeres que no pueden interrumpir un embarazo? Y éste grupo, como hizo en el DF, sólo protegería a las mujeres de la tercera edad en situación de prostitución o utilizará los dineros del petróleo para combatir la trata.

Me horroriza el tono, la forma, el gesto de la cara de AMLO, tal vez porque estos días estoy leyendo un libro increíble y aleccionador: El Imperio Perdido de José María Pérez Gay, quien murió apenas el 13 de mayo pasado, siendo asesor de AMLO. Este libro narra una época fundamental para Europa, nos dice cómo la inteligencia y la intelectualidad austríaca de la década de los años 20 del siglo pasado advirtió del nacimiento y crecimiento del nazifacismo; cómo se manipuló a las masas, explica a Elías Caneti quien en los años 40 escribió del poder y las masas; del contenido misógino de esta tendencia hitleriana, fundada, en lo que Hermann Broch, analizado por Pérez Gay, advirtió sobre la pérdida de la ética y los valores humanos en Europa, cuando las mujeres son consideradas sólo cosas, adicional u objeto sexual y se pueden avalar los asesinatos masivos.

Es este el peligro de nuestro tiempo. Sin duda. Pero se me paran los pelos de punta cuando en lugar de la democracia y la organización, se opta por una plaza llena para un individuo y no hemos sido capaces de llenarla para acabar con el asesinato de mujeres y la violencia que ha enlutado todas las casas, todos los rincones, todos los espacios de este país. Para eso MORENA no tiene una postura. Lástima.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.