Una persona trans cobrará 30.000 dólares canadienses del restaurante donde se le hablaba siempre en femenino

El Tribunal de Derechos de la persona de la Columbia británica, en el oeste de Canadá, ha condenado al gerente del restaurante Buono Osteria a pagar 30.000 euros (20.533 euros) a su empleado trans, Jessie Nelson, en concepto de daños y perjuicios por dirigirse a él utilizando pronombres femeninos pese a que el empleado le corregía en cada ocasión y le pedía que utilizara el pronombre «they», que en inglés y utilizado en singular designa oficialmente a una persona no binaria, según una información del diario británico The Independent.

Buono Ostería Canadá

Las desavenencias acabaron con el despido del empleado, quien presentó una denuncia contra el negocio.

Según el tribunal que le ha condenado, el gerente de Buono Ostería utilizaba siempre el pronombre «ella» para  referirse a Jessie Nelson, quien se define como «persona no binaria», y también le dedicaba apelativos cariñosos  como «sweetheart», «honey» y «pinky», habitualmente usados para hablar de, o con mujeres.

El tribunal ha admitido que el uso deliberado y constante del pronombre equivocado es una violación de los derechos humanos. Además de tener que pagar los 30.000 dólares de la indemnización, los responsables del restaurante tienen que «poner en práctica una política sobre el uso de los pronombres, y formar obligatoriamente a su personal y gerencia en materia de diversidad, equidad e inclusión».

Para Jessie Nelson, quien durante el juicio explicó que es importante que se respete a las personas trans porque son seres humanos «con un corazón que late y un deseo de ser escuchados», el comportamiento del gerente constituye una discriminación basada en la identidad y su expresión de género.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.