“Vientos de La Habana”, de asesinos y policías

Leonardo Padura es un excelente y personalísimo escritor cubano con un montón de novelas publicadas (algunas de ellas sacadas clandestinamente del país, como en los viejos tiempos de la Unión Soviética). Son novelas muy especiales y muy apreciadas por la crítica de la vieja Europa, que ha descubierto en ellas una Habana entre decadente y sórdida, habitada por personajes solares y siniestros; una Habana que se mira siempre desde el Malecón, o desde las terrazas de desvencijados edificios que albergan más seres humanos –siempre “muy humanos”- y a veces más animales de los aconsejables. Me considero lectora casi ferviente de Leonardo Padura (Premio Princesa de Asturias 2015).

Vientos de La Habana, cartel
Vientos de La Habana, cartel

En el Festival de San Sebastián que acaba de clausurarse Leonardo Padura ha estado presente a cuenta de la proyección de la película “Vientos de La Habana”, que ahora se estrena en el resto del país, basada en su novela “Vientos de Cuaresma” y como primera parte de una serie de cuatro. Las tres restantes son un trabajo para televisión y el todo llevará el título de “Cuatro estaciones en La Habana”.

“Vientos de La Habana” está dirigida por el navarro Félix Viscarret (“Bajo las estrellas”, “Canciones de invierno”, “Soñadores”). Jorge Perugorría (“Fresa y Chocolate”, “Guantanamera”) encarna al detective Conde, un personaje muy mimado por Padura, acompañado en el reparto por Juana Acosta (“Acantilado”, “Tiempo sin aire”), Mariam Hernández (“Solo para dos”) y un puñado de actores cubanos entre los que se encuentran Vladimir Cruz (“Fresa y Chocolate) y Carlos Enrique Almirante (“Habana Eva”, “La partida”).

Aunque la auténtica protagonista, como no podía ser de otra manera en una historia escrita por Padura, es la ciudad, La Habana “de belleza sensual y decadente”, donde el desganado aunque al final eficaz detective Conde investiga el asesinato de una profesora de instituto. Todo en la película –personajes, situaciones- es muy peculiar, como sigue siendo muy peculiar esa ciudad de impresionante edificios coloniales, que conservan una belleza sorprendente pese a estar medio en ruinas, convertidos en muchos casos hoy en restaurantes también peculiares para turistas, salpicados aquí y allá entre casas de varias plantas y habitaciones inverosímiles donde se hacinan moradores legales y clandestinos, y casitas de una planta en barrios donde, pese al aire de los tiempos, perviven instituciones de los “años de la Revolución”, como los jefes de cuadra (antes delatores, hoy seguramente sin oficio ni beneficio) y los “cuidadores de coches”, personaje sentado en un solar donde oficialmente vigila los automóviles aparcados en él, siempre enormes modelos de las grandes marcas estadounidense, algunos de una longevidad inesperada debida a los buenos oficios de sus sucesivos propietarios.

La Habana es una ciudad increíblemente hermosa, llena de defectos que siempre parecen a punto de provocar una tragedia, poblada por las gentes más simpáticas del planeta; y en ella transcurre este thriller de serie B, “Vientos de La Habana”, en el que los policías a veces parecen de pacotilla, las mujeres son muy hermosas y tienen varias vidas simultáneas y los escenarios a fuer de reales parecen decorados.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.