Inicio / OPINION / Ludmila Vinogradoff cuenta aunque sea mentira

Ludmila Vinogradoff cuenta aunque sea mentira

Una tal Ludmila Vinogradoff, durante años corresponsal en Venezuela del periódico liberal El País y ahora propietaria de un blog en el superconservador ABC, es uno de los más firmes baluartes en el exterior de la derecha caciquil venezolana; y está en su derecho. Su libertad de expresión es tan sagrada como la mía y, como jamás dijo el filósofo parisino Voltaire (nacido a finales del siglo XVII como François-Marie Arouet) aunque llevamos tres siglos adjudicándoselo, “no estoy de acuerdo con lo que dice, pero defendería con mi vida su derecho a expresarlo”.

Lo que no impide que yo haga uso de ese mismo derecho a la libertad de expresión para denunciar la manipulación informativa llevada a cabo hace unos días por la señora Vinogradoff cuando, para apoyar una información titulada “Fascismo puro y ma-duro”, referida a la represión de las manifestaciones callejeras de los últimos días protagonizadas por la oposición venezolana nada más negarse a reconocer la victoria de Maduro, utilizó unas fotografías de disturbios y represión policial en Egipto; entre otras, una en que los militares agreden a una mujer caída en el suelo.

Ludmila Vinogradoff blog ABCLa señora Vinogradoff –que en su perfil presume de ser mestiza de ruso y china, o de rusa y chino no estoy segura, ignorando que eso no es ningún mérito sino un producto del azar- ha manipulado la información, y es culpable de falta grave a la deontología periodística. Pero tan culpable como ella es la dirección de ABC que permite que en sus páginas –aunque sean virtuales- se cometan ese tipo de fechorías.

Días más tarde, tan cerca como el 19 de abril de 2013, en el mismo blog, la señora Vinogradoff reconocía los hechos: “Aquí queremos rectificar y ofrecer disculpas por la publicación de fotografías en nuestro artículo “Fascismo puro y duro”, donde muchas de ellas no se corresponden con la fecha, país y circunstancias de la realidad venezolana. Fue un error no haberlas verificado antes de publicarlas en nuestro contexto”.

Y, sin más, pasaba a otra cosa. A lo suyo, que es denunciar “sin verificar”.

Sobre Mercedes Arancibia

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Ver también

Paraules d´ amor (palabras de amor)

No se me ocurre otra cosa en esta tarde de verano, solamente hablar de Paraules …