Loading…
Navegas por:  Home  >  BLOGS  >  Artículo actual

Mónica Macías: la infancia coreana de la hija de un dictador africano

Por   /   14/10/2013  /   Comentarios desactivados

Se define como “hija de dos dictadores”. Mónica Macías, de 41 años, nacida en la antigua colonia española de Guinea Ecuatorial, es hija del sanguinario dictador Francisco Macías, ejecutado en 1979 tras el golpe de estado de su sobrino, el actual presidente Teodoro Obiang Nguema, también dictador y también sanguinario.

Monica Macias hermano hermana Mónica Macías: la infancia coreana de la hija de un dictador africano

Mónica Macías, a la derecha, con un hermano, su hermana y un oficial de la escuela de Corea del Norte.

Cuando la situación empezaba a ponerse en su contra, su padre la envió a Corea del Norte cuando tenía siete años, para que creciera bajo la tutela de su amigo, el dictador Kim Il-Sung. Mónica creció y estudió en una escuela militar de un país considerado “como el más cerrado del planeta”. Su autobiografía acaba de publicarse en Corea del Sur, informa la prensa internacional, entre otros el New York Times. El libro se presentó oficialmente el 27 de septiembre de 2013 en Seul.

Monica Macias libro Mónica Macías: la infancia coreana de la hija de un dictador africanoYo soy Mónica de Pyongyang, título del volumen, cuenta su educación en la escuela revolucionaria de Mangyongda, la institución más prestigiosa de la capital coreana, destinada a formar futuros oficiales: “Es un centro escuela solo para chicos, pero Kim Il-sung creó unas clases de niñas, especialmente para mi hermana y para mi. Desde muy pequeña aprendí estrategia militar, así como a utilizar y desmontar un kalachnikov. A los 14 sabía disparar”. Allí, la niña y sus hermanos vestían el uniforme militar verde de los escolares y el kepis con una estrella roja.

Pocos meses antes del golpe de estado que acabaría con su régimen y su vida, Macías envió a su esposa española y a sus tres hijos, dos niñas y un niño, a refugiarse en el “régimen amigo” de Corea del Norte desde donde, en los años 1960 y 1970, el “gran dirigente norcoreano” encabezaba la causa de los países no alineados y ofrecíaapoyo económico y militar a los movimientos independentistas de un Africa en gran parte todavía colonizado.

Mónica Macías vivió 16 años bajo la protección de Kim Il-sung, quien de vez en cuando visitaba a las hermanas en la escuela: “Nos mimaba y nos regañaba como un abuelo si no estudiábamos. Le recuerdo como una persona carismática que mantuvo la promesa hecha a mi padre”. Recuerda sus fines de semana en el campo, las tardes con sus amigas: “Los norcoreanos tenían prohibido hacer amistad con extranjeros. Cada vez que me invitaban a una casa, tenía que pedir permiso a mi profesor quien, a su vez, lo solicitaba a quienes estaban por encima de él. Era la ley, no me molestaba”.

Universitaria, estudió Industrias Ligeras y estableció amistad con compañeros llegados de otros países “amigos”. Cuando decidió salir del país que la había acogido, todavía muy influida por la violenta propaganda anti-estadounidense asimilada durante su adolescencia, eligió China: “La primera vez que me presentaron a una americana me marché corriendo”. Después se trasladó a España, el país de su madre. Aquí tuvo una vida muy difícil, acostumbrada como estaba a que siempre hubiera alguien que se ocupara de ella: “nadie me daba dinero, nadie me decía lo que debía hacer, tenía que encontrar un trabajo y me sentía perdida. Estuve tres meses llorando, quería regresar a Pyongyang…”. En una librería de Madrid encontró un libro donde se enteró de que la sangrienta guerra de 1950-53 entre las dos Coreas la había provocado el régimen de Pyongyang. Entonces decidió trasladarse a Estados Unidos para conocer el país de cerca. “Los coreanos del norte y del sur tienen muchos prejuicios unos contra otros, y no se conocen realmente. Con mi libro quiero demostrarles que son idénticos, aunque tengan sistemas económicos diferentes. Comparten la misma cultura y la misma forma de ser”.

Monica Macias reparte ahora su tiempo entre Corea del Sur y España: “Pienso en coreano, soy coreana, no lamento nada de mi vida; si volviera a nacer querría tener exactamente la misma vida”.

Una familia indeseable

Fracisco Macías Nguema, el padre de Mónica, quien en 1976 “africanizó” su nombre cambiándolo por Masie Nguema Biyogo Ñegue Ndong, murió fusilado el 29 de septiembre de 1979. Elegido vicepresidente del gobierno autónomo de Guinea Ecuatorial, tras haber sido funcionario con las autoridades coloniales españolas, pertenecía a la etnia Fang y era un gran propietario de tierras. Elevado al rango de Presidente de la República en 1968, el fracaso de un intento de golpe de estado marcó la deriva autoritaria de su gobierno que se hizo evidente con el encarcelamiento y ejecución de Bonifacio Ondó Edu, su rival en la elección presidencial. Hubo más ejecuciones de miembro del gobierno y algunos ministros se suicidaron. En 1972 de proclamó presidente vitalicio, Primer ministro, ministro de Economía y ministro de Finanzas. Los historiadores comparan los 11 años de dictadura de Macías con las presidencias de Idi Amin dada en Uganda o Bokasa en Centráfrica. En esos años, murió o se exilió un tercio de la población ecuatoguineana (50.000 muertos, 150.000 exiliados).

El 3 de agoto de 1979, su sobrino Teodoro Obiang Nguema encabezó un grupo de militares que se hicieron con el poder, y le derrocaron. Macías se encerró en un bunker donde destruyó las reservas en divisas del país. Detenido y juzgado como genocida, se le aplicó el código militar español (a falta de un sistema legal en el país). Fue condenado a muerte y ejecutado por la guardia real marroquí, al no encontrar un solo voluntario entre los soldados del país, que le consideraban un semi-dios.

Desde entonces, hace 34 años, Teodoro Obiang Nguema, de 72 años, es el presidente y dictador de un país que nunca ha conocido “tiempos mejores”. Su hijo Teodorín, al que pretende convertir en heredero político, fue detenido en Estados Unidos en 2001 por introducir droga ilícitamente; al salir de la cárcel regresó precipitadamente a Guinea y su padre le nombró ministro del Petróleo.

Distintas fuentes señalan que gran parte de la riqueza de la familia Obiang parece proceder del tráfico internacional de droga. Según el Observatorio geopolítico de Drogas de París, “…desde 1998, más de una decena de diplomáticos o miembros de la familia presidencial, han sido detenidos en diferentes países por tráfico de drogas…”. En 1997, unos periodistas de Los Ageles Times descubrieron pruebas de que algunas grandes compañías petroleras estadounidenses pagaban sobornos directamente a una cuenta a nombre del presidente, en una oficina del Riggs Bank situada en el centro de la ciudad de Washington (el saldo era entonces de 300 millones de dólares. La revista Forbes asegura que es uno de los jefes de estado más ricos del mundo, con una fortuna estimada en 600 millones de dólares. Algunas fuentes oficiales le acusan de considerar los bienes del estado como propiedad personal. El jefe del estado guineano y su familia poseen, en París, varios supuestos “bienes mal adquiridos”, entre ellos una propiedad inmobiliaria y “una quincena de automóviles de lujo a nombre de Teodorín, por un montante estimado en más de 5,7 millones de euros”. El 24 de febrero de 2012, la justicia francesa ordenó el embargo de 200 metros cúbicos de bienes de la mansión Nguema en la Avenue Foch, en el distrito XVI de París.

Incomprensiblemente, el 17 de julio de 2012 la Unesco aceptaba entregar el premio de tres millones de euros Unesco-Guinea Ecuatorial para la investigación en ciencias de la vida, financiado por el dictador ecuatoguineano. “Una vergüenza” según la ONG Sherpa, que protege a las poblaciones víctimas de crímenes económicos, para quien “esta alianza entre la ONU y Obiang es totalmente contra natura, y contraria a la misión primordial de la Unesco que es luchar contra la corrupción y la violación de los derechos humanos”. Según Unicef en aquella fecha, “ Guinea ecuatorial sigue siendo un país pobre donde la esperanza de vida no excede de los 60 años y el 12% de los niños mueren antes cumplir 5 años”.

Acerca del periodista

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los coalaboradores.

También te podría interesar...

cartel-El-tiempo-de-los-amantes

El tiempo de los amantes: luces, cámara… flechazo

Leer más →