Amigos de más, cuando Radcliffe encuentra a Kazan

El innegable encanto de los dos personajes protagonistas hacen que la película Amigos de más –que se está estrenando en otros países con los títulos What If, Et si jamaís y The F Word (la letra F de friendship, amistad)- no sea solo una mediocre comedia romántica y se transforme en una entretenida narración acerca de si es posible que entre dos personas bastante afines de distinto sexo pueda existir solo amistad, o inevitablemente llega un momento en que esa relación se transforma en romance.

cartel-amigos-de-masHarry Potter ha crecido, ahora es un adulto de 25 años que hace películas para mayores. Daniel Radcliffe (todos los Harry Potter, de todas las edades, notable actor en Broadway en los últimos tiempos) y Zoe Kazan (nieta del célebre realizador Elia Kazan, guionista y actriz, Revolutionary Road, Ruby Sparks), dirigidos por el canadiense Michael Dowse (Take Me Home Tonight, Blue Movie, Goon), dan vida a los que inicialmente fueron personajes de la obra teatral a dos voces Toothpaste and cigars (Dentífrico y cigarrillos), de T.J. Dawe y Michael Rinaldi, considrablemente ampliada para la versión cinematográfica.

“Seamos solo amigos” es una de las frases más repetidas en la historia de las relaciones entre “contrarios”, y también una de las más terribles que puede escuchar una persona enamorada.

Wallace conoce a Chatry en una fiesta, le encanta la chica pero enseguida se entera de que vive con su novio; así que decide pasar. Pero, a fuerza en encuentros casuales – el primero de ellos en un cine, asistiendo a una reposición de La princesa prometida- va naciendo una amistad entre Wallace y Chantry cargada de intereses comunes. Hasta que se plantea abiertamente la interrogación que pesa sobre todo la historia: ¿puede existir una relación puramente amistosa entre dos personas de distinto género o necesariamente acaba transformándose en amorosa? Si es posible tener una relación platónica cuando existe tensión sexual entre la pareja, como es el caso de Amigos de más.

Nada nuevo bajo el sol, la crítica canadiense ha encontrado en esta comercial película demasiadas reminiscencias de Cuando Harry encontró a Sally, película de 1989 interpretada por Meg Ryan y Billy Cristal: aparte el argumento, lo mismo que ésta era un canto de amor a Manhattan, Amigos de más es una declaración explícita a Toronto, ciudad en la que transcurre.

La anécdota de la película es que la versión que se va ver en los cines tiene un final completamente distinto de la original, presentada en el Festival de Toronto en septiembre de 2013. Había quedado demasiado abierto y los productores piensan que “el público quiere saber siempre a qué atenerse”. Por eso, los actores tuvieron que reunirse de nuevo durante dos semanas, cuatro meses después de finalizado el rodaje, para filmar las últimas escenas.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.