Ángel Chueca Sancho, defensor de los derechos humanos

En el día de hoy hemos conocido la triste noticia del fallecimiento del amigo y profesor Ángel Chueca Sancho, catedrático de Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza.

Angel-Chueca-SanchoEra además un destacado miembro de la AEDIDH y nuestro representante en Aragón. Desde la Asociación queremos transmitir a los miembros de su familia, amigos y colegas de Zaragoza, un sentido mensaje de pésame y de solidaridad con su dolor. Todos hemos perdido al amigo y al colaborador entusiasta en nuestras tareas habituales de promoción del DIDH.

Quienes tuvieron la oportunidad de tenerle como profesor en la Universidad de Zaragoza y otros foros docentes fueron afortunados por cuanto Ángel Chueca, además de profesor comprometido con la docencia, extendió ese compromiso personal a sus estudiantes, muchos de los cuales encontraron en sus enseñanzas inspiración y un renovado sentido a sus estudios. Es el sentir común entre muchos de sus estudiantes —tanto de los estudios de grado y licenciatura como de tercer ciclo y doctorado— que las enseñanzas del Prof. Ángel Chueca les dejó una huella profunda por su responsabilidad profesional, el respeto con que les trataba, su generosidad al compartir conocimientos y la genuina forma de presentar, en forma sencilla y clara, y apuntar a la esencia de los problemas jurídicos, entre otras muchas cualidades que destacaron sus clases.

Nuestro amigo y colega Ángel Chueca fue además una persona íntegra y comprometida con el DIDH y con las actividades de la Asociación a favor del reconocimiento del derecho humano a la paz. Ángel Chueca fue así uno de los redactores de las Declaraciones de Gernika (2005) y de Luarca sobre el Derecho Humano a la Paz (2006), germen de los posteriores trabajos que estimularon a la sociedad civil española e internacional para llevar al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas la Declaración de Santiago sobre el Derecho Humano a la Paz de 10 de diciembre de 2010, que ha sido recogida en un 85 % por la declaración sobre el derecho a la paz aprobada por el Comité Asesor el 16 de abril de 2012.

En tiempos en que los derechos humanos son utilizados y manipulados al antojo de intereses ocultos, Ángel Chueca, jurista guiado por un fuerte sentido de la ética y la justicia, les devolvía su auténtico valor y significado. Lo manifestaba especialmente en su defensa de los derechos de los migrantes, de una sociedad inclusiva, de acogida, intercultural y diversa presidida por el derecho a emigrar, objetivos por los que él incansablemente trabajó.

Ángel nos acaba de dejar físicamente y sin duda seguiremos sintiendo su ausencia por mucho tiempo. Pero nos queda su ejemplo y su memoria, que continuará inspirando a las nuevas generaciones de estudiosos del DIDH y de los miembros de la AEDIDH en particular. Su integridad, su sentido de la justicia y su compromiso inequívoco con los principios de humanidad que sustentan el DIDH, permanecerán en nuestro corazón y en nuestro pensamiento, junto a la profunda huella que su bonhomía nos dejó.

Carlos Villán Durán, Beatriz Barreiro Carril y Carmelo Faleh Pérez, presidente, directora y secretario general de la AEDIDH.

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.