Canción dulce: un absorbente thriller de Leila Slimani

La escritora Leila Slimani (Rabat 1981) ha estado en Madrid para presentar su libro Canción dulce, con el que ganó el premio Goncourt 2016.

cancion-dulce-leila-slimani-portadaSe trata de un thriller implacable, valiente y riguroso en sus planteamientos, directo y frío en cuanto a su estilo. A pesar de que el desenlace se nos pone ante los ojos desde la primera línea, seguimos absortos el desarrollo de la acción -o acciones, puesto que son múltiples los personajes y múltiples los escenarios donde se mueven- que conduce a semejante final.

Para decirlo con otras palabras, la novela te atrapa de tal modo que no la puedes dejar ni pasar a otra cosa (la letra es grande, por lo que a pesar de sus casi 400 páginas, no da lugar al cansancio lector) hasta dar con el motivo de tal sinrazón.

Sin embargo, la sinrazón que invade sus páginas está fuertemente imbricada en las raíces mismas de nuestra civilización y del confort al que todos “legítimamente” aspiramos. No así en las de nuestra cultura, y es ahí donde Leiila Slimani clava las uñas, en lo que hemos olvidado de cuánto somos y en lo que queremos a toda prisa asumir como modernos, ya sea aquí, en París donde ella reside, en Madrid o en NY. No puedes creer que tal horror haya pasado, mucho menos aún donde ha pasado, pero las causas están ahí por mucho que no hayamos querido verlas.

Con valentía admirable, ella explora con su bisturí de reportera bien afilado las tinieblas y claroscuros de nuestra actual concepción de la familia, del trabajo de la mujer fuera de casa, de la maternidad emancipada, junto con todos los prejuicios de clase que asumimos sin dudar. De la educación que recibimos, así como de nuestro sometimiento al poder del dinero.

El argumento es el siguiente:

“Centro de París. Myriam, madre de dos niños, decide reemprender su actividad laboral en un bufete de abogados a pesar de las reticencias de su marido. Tras un minucioso proceso de selección para encontrar una niñera, se deciden por Louise, quien rápidamente conquista el corazón de los niños y se convierte en una figura imprescindible en el hogar. Poco a poco la trampa de la interdependencia va a convertirse en un drama“.

Leila Slimani
Leila Slimani

Leila Slimani nace en Rabat en 1981, de padre marroquí y madre franco-argelina. Al terminar su formación en el liceo francés de Rabat, se marcha a París para matricularse en el Instituto de Estudios Políticos y, posteriormente, en la Escuela Superior de Comercio donde se especializa en medios de comunicación. Después de varios años como reportera en L’Express y Jeune Afrique, decide dedicarse por completo a la literatura.

Con su primera novela, Dans le jardin de l’ogre (2014), donde aborda el tema de la adicción sexual femenina, recibe el reconocimiento unánime de la crítica. Canción dulce, su segunda novela, consolida la carrera literaria de Slimani al obtener el Premio Goncourt 2016.

  • Título: Canción dulce
    Autora: Leila Slimani
    Traducción de Malika Embarek López
    Editorial: Cabaret Voltaire
    Género: novela
    PVP 19.95€
    288 páginas

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino "Juan del Enzina" de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.