Cannes 2016: «Aquarius» Clara Palma de Oro para el cine brasileño

1
28

Cuando faltan aun tres días de proyecciones en el maratón cinematográfico de Cannes, he visto hoy en sesión de prensa matinal la que podría ser a estas alturas una posible y Clara Palma de Oro de esta 69 edición: la película brasileña “Aquarius” de Kleber Mendonca Filho, una esplendida crónica humana, familiar y social  con el magnífico retrato de una mujer libre.

Kleber Mendonça Filho. por DR
Kleber Mendonça Filho. por DR

Un placer en los festivales de cine para los cineadictos que los frecuentamos desde hace muchos años, poder asistir en primera proyección mundial al nacimiento de películas que pueden marcar su época, y salir de la sala diciéndote: esta puede ser una perfecta Palma de Oro.

Una película que por su calidad global dispone de un guión inteligente, una historia que nos interesa y nos cautiva, una realización que sabe sorprender a nuestra hastiada y cinéfila retina, una interpretación y un casting que nos hace olvidar que el cine es siempre mentira aun cuando vehicula verdades como templos, una música que acompaña como es debido cada escena sin excesos, una película en la que por fin,  sus dos horas y 25 minutos de metraje se han pasado volando, ahí donde lo lúdico no excluye la inteligencia y la más humana sensibilidad.

Todo eso lo tiene “Aquarius” del joven brasileño  Kleber Mendonça Filho, quien firma aquí su segundo largometraje de ficción producido por dos  grandes del cine  brasileño: Carlos Diegues y Walter Salles.

Si pongo Clara con mayúsculas, es para subrayar que esta esplendida película podría ser al mismo tiempo Palma de Oro y premio de interpretación femenina para la veterana Sonia Braga, un mito del cine brasileño que con su actuación sorprendente y su sensualidad sexagenaria mantiene a pulso la película en un magnifico retrato de mujer libre, capaz de sobrevivir a duras pruebas en su vida.

El guión se compone de tres partes o capítulos: en la primera, “Los cabellos de Clara”, asistimos a una fiesta de cumpleaños en una familia brasileña de clase media alta en 1980, para festejar a la anciana tía Lucia, durante la cual  se rinde también homenaje a su sobrina Clara, que ha logrado superar la terrible prueba de un cáncer de pecho.

Sonia Braga y Fernando Teixeira en Aquarius (2016)
Sonia Braga y Fernando Teixeira en Aquarius (2016)
Sonia Braga en Cannes 2016
Sonia Braga en Cannes 2016

En el segundo capítulo: “El amor de Clara”, encontramos ya en nuestros días a la sexagenaria señora Clara, interpretada con talento y autenticidad por Sonia Braga. Una mujer libre y de mucho carácter que vive sola, con la única ayuda de una asistenta, la señora Ladjane (la actriz Zoraide Coleto), una  fiel sirvienta que vive con su familia en los barrios más pobres de Recife. Una sutil mirada pues al mismo tiempo sobre la realidad social y racial del país.

Ya jubilada, Clara, quien fue crítica musical, escucha excelente música como se debe en una buena película brasileña, hace gimnasia y va a nadar y pasear por la playa de Recife, en donde vive  frente al mar.

Esta mujer, que ha sufrido la ablación de un seno debido a un cáncer de mama, es acosada por una sociedad inmobiliaria, pues es la única propietaria que se ha negado a vender, paralizando así un proyecto de especulación conducido por una empresa de métodos mafiosos.

En el tercer capítulo: “El cáncer de Clara”, asistimos a un incremento de la tensión, no exenta de humor e ironía, con la acción determinada de esa mujer sin miedo, que se enfrenta también a la incomprensión de sus propios hijos, pues nadie entiende por qué recusa vender su piso –dada la oferta generosa del comprador- cuando hace ya seis años que los demás propietarios se fueron del lugar.

A la prepotencia de los que piensan comprarlo todo con dinero, Doña Clara opone su férrea voluntad en la defensa de sus valores éticos y humanos, dispuesta a todo para permanecer en esa casa familiar en la que nacieron y crecieron sus hijos.

La crónica familiar y humana de esa mujer que se enfrenta a un gigante inmobiliario y a sus amenazas se va transformando así en crónica social, que denuncia con fuerza y convicción la corrupción en ese tipo de negocios. Los personajes del anciano dueño de esa empresa y de su hijo, joven y dinámico sucesor diplomado en las mejores universidades estadounidenses resumen bien la doble cara mafiosa y de cuello blanco, con que se enfrenta la protagonista.

Kleber Mendonça Filho, nacido en Recife, en el nordeste de Brasil, fue crítico de cine antes de pasar a la realización, y tiene en su haber cinco cortometrajes, un documental “Crítico” 2008,  y dos largos de ficción. Su opera prima “Los ruidos de Recife” 2012, obtuvo el premio Fipresci de la crítica internacional en el festival de Rotterdam.

Con “Aquarius” es ahora la primera vez que participa en el festival de Cannes y además en esta edición 2016 es la única película latinoamericana que compite para  la Palma de Oro.  Rompo pues una lanza por una Palma de Oro al cine brasileño en esta 69 edicion.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.