Capitalismo y toxicidad

El sistema capitalista mercantil emplea cantidad de tóxicos sin importarle las consecuencias a nivel de salud, tanto de las personas como medioambientalmente.

Un sistema ponzoñoso

Si antes de instalarse el coronavirus COVID-19, ya veníamos estando perjudicados por tanto tóxico a los que nos someten (por tierra, mar y aire) incluidos los medicamentos, que siempre tienen efectos secundarios. ¿Para cuándo una inversión en medicina preventiva de verdad? Quién sabe, quizá sabiendo cómo se las trae la ética capitalista, son un negocio muy lucrativo si consiguen que la gente “dependa” de los fármacos, de los “implantes de todo tipo” ¡ay las multinacionales farmacéuticas! Y ¡ay la estética…!

Así los xenobióticos (todo compuesto químico que no forma parte de la composición de los organismos vivos), nos los podemos encontrar por ejemplo, en forma de pesticidas, herbicidas…, potenciadores de sabores, olores… para engañar al cerebro haciéndole dependiente de sustancias que no nutren… de manera que envenenan nuestros cuerpos a través del agua, del medio ambiente… Seguramente emponzoñar sustancias imprescindibles para nuestra vida, no debe contribuir mucho a dotar de una fortaleza inmune a nuestros cuerpos, células, órganos…

Por si toda esta toxicidad y contaminación fuera poca, se presenta “por arte de magia” el mega virus COVID-19 ¡qué casualidad! Aparecer justo cuando el capitalismo salvaje necesita cada vez menos gente trabajando, porque en lo que invierte por conveniencia, es en inteligencia artificial y robótica.

¡¿Y las deudas de los países?! ¿Cuántas veces han dicho que España es un país envejecido? Que si el sistema de pensiones no da para más, que si no hay dinero, en fin…

Los hechos son que las personas mayores son el colectivo en el que más fallecimientos ha habido en la primera oleada del coronavirus, y como no se ha prevenido eficazmente, al parecer ya estamos entrando en la segunda ola…

¡Qué sistema tan canalla! ¡Qué clase política que lo permite! ¡Qué administraciones públicas españolas de pacotilla! ¡¿Darán la talla alguna vez?! ¡Qué gente tan mendruga! Que aún no ha entendido que la mascarilla ha de tapar la boca y LA NARIZ…

PRIVILEGIADOS Y PANIAGUADOS.

La oligarquía
solo siente empatía
por su economía.
Desprecia la sensibilidad,
y toda clase de afectividad.

Invierten en la ignorancia de la gente
y en que se consuma alegremente.

Nada que esperar de los privilegiados
ni de sus políticos paniaguados.
Que por donde amargan los pepinos:
¡Os den,
pero bien!

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Me llamo Marisa Babiano Puerto, o sea Mar de risa y aunque habitante habitual de la Babia, me gustaría mejorar y llegar a buen Puerto. Después de licenciarme en Psicología y enterarme sobre algo del comportamiento humano en general y el sexista en particular, no pude por menos que interesarme por el humor. Además de formarme en intervención con víctimas de violencia de género, he trabajado a través del humor gráfico temas de igualdad, prevención VG, conciliación y convivencia escolar, comenzando en 1999 en el Área de la Mujer en Torrejón de Ardoz. El 29 de febrero del 2000 publiqué mi primera viñeta en prensa escrita, desde entonces y hasta hoy, que lo sigo haciendo en periódicos digitales. Así he pasado por: "Sur Madrid", "Global Henares", "Diario de Alcalá" y el digital cronicadearagon.es. Con participaciones puntuales en "El Ideal" de Granada y en la revista "Ideas & Negocios". He realizado exposiciones individuales y he concurrido en exposiciones y muestras colectivas de humor gráfico tales como: Muestras de Humor Social organizadas por la Universidad de Alicante, Muestras Internacionales de las Artes del Humor organizadas por el Instituto Quevedo del Humor dependiente de la Fundación General de la Universidad de Alcalá de Henares y en el Salon International du Dessin de Presse et d´Humour en Saint-Just-Le-Martel (Francia).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.