‘Classic Chess Pie’, pastel de ajedrez, especialidad en Tennessee

El Classic Chess Pie (Pastel de Ajedrez clásico) es un postre típico de la comida sureña estadounidense teniendo sus mejores ejemplos en el estado de Tennessee.

Fachada del Puckett’s Grocery & Restaurant, en Leiper's Fork, Tennessee
Fachada del Puckett’s Grocery & Restaurant, en Leiper’s Fork, Tennessee

El original y mejor, según varias fuentes, se encuentra en el histórico Puckett’s Grocery & Restaurant, un conocido local que ha recibido diferentes premios gastronómicos. Las raíces de Puckett se remontan a casi setenta años, en 1953 era una pequeña tienda de comestibles en el pueblo de Leiper’s Fork (650 habitantes), a las afueras de Franklin, en el estado de Tennessee.

Desde entonces, el local fue ganando prestigio por su excelente comida y hospitalidad sureña convirtiéndose incluso en un elemento turístico. Puckett’s se ha forjado un nombre al albergar actos musicales locales en vivo y al servir productos básicos sureños y amplió los restaurantes a otras ciudades del estado (Franklin, Nashville, Columbia y Chattanooga).

Allí se vende cada porción del Classic Chess Pie a 3,99 dólares (3,60 euros) además de encontrar auténticos clásicos, como los especiales Carne y tres y una famosa parrillada ahumada a fuego lento, en un ambiente relajado y hogareño.

Classic Chess Pie’, pastel de ajedrez
Classic Chess Pie’, pastel de ajedrez

El pastel de ajedrez es un postre popular en el sur de Estados Unidos que se originó en Inglaterra. Se suele poner en el Día de Acción de Gracias.

Hay muchas teorías y conjeturas sobre el origen del nombre que proviene de los pequeños lugares comunes en las cocinas del sur que almacenaban pasteles fríos y otros productos horneados.

Algunos suponen que es una variación del pastel de queso (cheese cake), cuya pronunciación es parecida, chess-cheese en inglés, aunque sabe completamente diferente.

Otros piensan que podría provenir del hecho de que las cocinas sureñas a menudo tienen un mueble muy específico llamado ‘caja fuerte para pasteles’ o ‘cofre para pasteles’ donde los pasteles se enfrían y se almacenan y el nombre ‘pastel de cofre’ (chest pie) evolucionó a ‘pastel de ajedrez’ (chess pie).

Pero otra teoría, la más popular es que el nombre surgió en Alabama en el siglo diecinueve, una esclava liberada se ganaba la vida haciendo pasteles, como los frutos secos eran difíciles de conseguir se apañó otros ingredientes, y cuando le preguntaron de qué estaba hecho, respondió: ‘Oh, it’s je’s pie’ (pastel de Jesús), fue su respuesta, que finalmente se transformó en ‘pastel de ajedrez’ (chess pie).

Otra teoría muy parecida es la de la matriarca de una familia que estaría horneando pasteles y su esposo y resto de familiares preguntarían constantemente qué tipo de pastel era. ‘Oh, it’s je’s pie’ (pastel de Jesús) dijo.

Chess Pie figura así dentro del mundo de los postres sureños. Hay muchos tipos de pastel de ajedrez, pero el de limón es uno de los más destacados, el relleno tiene una cobertura dorada brillante y crujiente, con un toque de textura de harina de maíz, que es una de las características definitorias del pastel de ajedrez clásico.

Por lo general, se compone de ingredientes básicos de despensa que se pueden encontrar en la mayoría de las cocinas sureñas: una masa de pastel tradicional, mientras que el relleno consta de huevos, leche, harina de maíz, azúcar moreno y, según el gusto, se añade mantequilla, preferentemente sin sal, o limón.

La harina de maíz es la clave para distinguir el pastel de ajedrez de otros. Si no la incluye, aunque sea un poco, no es uno verdadero sino un pastel de crema.

A decir de los expertos gastronómicos es un postre reconfortante que debe tener un «irresistible sabor dulce, con textura, siendo una mezcla mantecosa y desmenuzable».

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y el Sáhara Occidental. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta el último en 2019. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.