Comienza la huelga mundial por el clima: 5000 citas en una semana

En coincidencia con la Cumbre del Clima de la ONU que está teniendo lugar en Nueva York, millones de personas han participado este viernes 20 de septiembre de 2019 en una protesta global contra el cambio climático.

Manuela Martín “Mei”, activista climática de Fridays for Future España de 16 años.
Manuela Martín “Mei”, activista climática de Fridays for Future España de 16 años.

Los escolares –de Sydney a Seul, pasando por Manila, Bali, Tokyo o Bombay– de la zona de Asia-Pacífico, han dado el pistoletazo de salida de este nuevo “Friday for Future” planetario, han faltado a clase siguiendo el ejemplo de la joven activista sueca Greta Thunberg, para participar en la “huelga de la escuela por el clima” destinada a aumentar la presión sobre los gobernantes y las empresas –“los adultos”– para que adopten medidas drásticas que frenen el aumento de la temperatura global provocado por las actividades humanas.

“Somos el futuro y merecemos algo mejor  –declaraba en Bangkok Lilly Satidtanasarn, una escolar de doce años apodada “la Greta Thunberg de Tailandia” por su lucha contra los residuos plásticos– Los adultos solo hablan pero no hacen nada. No queremos más excusas».

En una semana de denuncia y reivindicaciones climáticas, que concluirá con una manifestación gigantesca en Nueva York, están previstos más de 5000 eventos en todo el planeta. Anticipándose a la cita, el jueves 19 de septiembre de 2019 grupos de jóvenes se concentraron ante el Parlamento suizo con una pancarta en la que se leía “Es la cuenta atrás final. Quedan 16 meses”.

El martes 17, una concentración de militantes celebraba los “funerales de la Tierra” coincidiendo con el comienzo de la Semana de la Moda en Londres: “Hemos organizado una procesión fúnebre que ha comenzado en Trafalgar Square y ha terminado en The Strand, la sede de la Fashion Week. Lloramos por el planeta, por la naturaleza, por los animales y las personas que sufren y seguirán sufriendo, y por las vidas que se han perdido en esta crisis medioambiental”, explicaba en un telediario Sara Arnold, activista del grupo Extinction Rebellion.

En Alemania, donde Angela Merkel ha presentado un plan de choque para reducir las emisiones de gas de efecto invernadero, los activistas se manifestaron en el Salón del Automóvil de Frankfurt el pasado fin de semana, bloqueando la entrada: “Tenemos que abandonar los transportes individuales. Por el bien público tenemos que dejar atrás eso de lo más grande, más rápido, más lejos. El transporte público es bueno y cuesta mucho menos”.

En París, una niña de doce años de nombre Jeanette, se ha sumado a la manifestación acompañada de su padre, Fabrice: “Es mi cumpleaños y he pedido venir, la situación me entristece, estamos en la mierda y hacemos cualquier cosa” (Euronews).

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó el jueves 17 de septiembre la declaración del estado de emergencia climática en España. La propuesta, impulsada por Unidas Podemos a través de una moción consecuencia de interpelación urgente, que fue defendida por el portavoz de Medio Ambiente del grupo confederal y diputado de Equo Juan López de Uralde, quedó aprobada por 311 votos a favor y 24 votos en contra. Se reconoce así que España se encuentra también en una «situación de emergencia», activando de este modo cierta situación de «riesgo» para poder reacciones y abordar cambios en materia climática.

La declaración, sin embargo, no especifica ninguna medida concreta, sino que “establecería un marco, independiente de cualquier partido y de quien gobierne, donde se pone el cambio climático como una prioridad en las políticas del país de manera transversal”.  Con ella, “España reconoce que las políticas contra el cambio climático tienen que condicionar todas las decisiones institucionales”.

Todos los partidos han votado de forma favorable salvo VOX, abiertamente negacionista (de esto como de la violencia de género o las víctimas del franquismo, entre otras muchas cuestiones). “El 97% de los científicos y científicas del clima, y virtualmente toda la literatura científica, confirman la idea de que los seres humanos están causando el cambio climático. Respecto a esto quiso hablar López de Uralde durante la defensa de la moción: “El cambio climático es real y está aquí. Es ciencia. Y cualquiera de los grupos que lo niegan, sentados en este Congreso, puede intentar buscar datos que rebatan lo que la comunidad científica ha probado sobradamente” (La Marea).

Un total de 20 países han declarado ya la emergencia climática con una población total asociada de 224 millones de habitantes.

La semana de huelgas por el clima finalizará con la del viernes 27 de septiembre –mientras en la Cumbre del Clima de la ONU estarán reunidos un centenar de jefes de estado y de gobierno– y la primera Cumbre de la Juventud sobre el Clima, el sábado 28, a la que van a asistir Greta Thunberg y medio millar de jóvenes europeos, asiáticos, africanos y del norte y del sur americano.

La excepción de Trump y Bolsonaro

Con algunas excepciones notables, como los ultraconservadores y xenófobos presidentes de estados Unidos y Brasil –Donald Trump y Jair Bolsonaro– la mayoría de dirigentes del mundo suscriben la idea de que estamos ante una urgencia climática. Otra cosa bien diferente es la forma en que se plantean hacerle frente, e incluso si por lo menos se lo plantean.

La cara visible de la denuncia, la activista sueca Greta Thunberg, a los dieciséis años se ha convertido en el icono de la lucha contra el cambio climático, generando “tanto esperanzas como controversia, dando voz a una generación preocupada por su futuro (…). Su combate comenzó en agosto de 2018, cuando empezó a faltar a clase los viernes para apostarse a las puertas del Parlamento sueco con un cartel y la consigna “Huelga escolar por el clima”. (El País).

Según la última conclusión de los científicos independientes mandatados por la ONU, para tener alguna posibilidad de frenar el calentamiento global a 1,5ºC (en relación con las cifras del siglo XIX), sería necesario que el mundo entero fuera “neutro en carbono” en 2050.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

1 Comentario

  1. Desde el hermano país de Perú quiero sumarme a la gran huelga mundial por el cambio climático que está causando graves problemas a nuestro planeta. Esta huelga mundial debe desarrollarse en todos los continentes para así poder frenar y poner coto a las ambiciones de las grandes potencias mundiales y desde este momento los presidentes de Estados Unidos y del Brasil son enemigos acérrimos de nuestro planeta y son ellos quienes ponen en peligro a la humanidad. Hermanos y hermanas es la hora de impulsar huelgas a nivel de todos los continentes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.