Dietas cetogénicas: efectos rebote de comer bajo en carbohidratos

0
1

DIetas milagro, dietas que te hacen entrar en cetosis, perder peso en poco tiempo, siempre bajo el control médico. Todo esto es cierto y sucede. Después del verano, los kilos de más no hacen recurrir a un endocrinólogo que nos propone, ojo, un médico, una dieta eficaz que nos hará perder hasta cuatro kilos por semana.

Existen todo tipo de dietas, y todas, sin dejar una, tienen efectos secundarios a largo plazo. Si bien es cierto que las dietas diuréticas que no contienen proteínas nos hacen perder masa muscular y al terminar la misma, recuperaremos lo perdido, la dieta más conocida es la de las barritas, batidos o chorizo sin chorizo, que venden empresas como Essential Diet u otras similares.

Este tipo de dietas, ciertamente nos hacen perder peso porque al entrar en cetosis, el paciente utilizará la grasa corporal como fuente de energía, dado que son disminuidos los niveles de glúcidos. En las primeras fases, que es en donde se nota más, se ingieren pocas verduras, casi ninguna grasa y solo suplementos proteicos en cada comida.

Al no ser una dieta equilibrada, al reemplazar los alimentos cotidianos por preparados proteicos, realmente se puede considerar insostenible a lo largo del tiempo dado que favorece el efecto rebote y el aumento de cortisol, la hormona del estrés. Las otras dietas sin carbohidratos, como la Dukan, al no tomar hidratos de carbono, cereales, legumbres, vegetales y fruta, obligan al organismo que no dispone de suficiente glucosa en la sangre a agotar las reservas de glucógeno en hígado y músculo.

A falta de ello, se utiliza la grasa como combustible transformada en cuerpos cetónicos. Si no se controla la cetosis, las cetonas empiezan a dañar la masa muscular y a provocar determinadas alteraciones en el organismo, de ahí que esta dieta deba estar vigilada estrictamente por un médico y no se debe prolongar más de 50 días. Ciertamente como toda dieta milagro, a corto plazo tendremos dolor de cabeza, mal aliento, sudor excretado por la acetona con olor pestilente y un estreñimiento severo porque no tenemos fibra en la dieta.

La proteína llena mucho con lo cual, estarás saciado todo el día, pero como la insulina se desploma puedes llegar a sentirte mal, como si tuvieras una gripe. El dolor muscular, el cansancio, la fatiga, serán normales cuando inicies la dieta. En algunos pacientes se pueden tener trastornos gastrointestinales, cálculos renales, hiperlipidemia, o dificultades para el crecimiento si son adolescentes los que la prueban.

Las consecuencias a largo plazo si no lo vigila un médico y lo decidimos hacer por nuestra cuenta, son la descalcificación ósea, la pérdida de masa muscular, la pérdida de calcio por el riñón por exceso de proteína y otros problemas a largo plazo dependiendo de la edad del paciente. Es conveniente probar otro tipo de dietas en donde exista una alimentación basada en el consumo de proteínas, hidratos de carbono reducidos y el aumento de las frutas y verduras. Carne con un exceso de verduras, frutas, semillas, etc, nunca nos hará engordar. Lo malo de comenzar a comer de nuevo, es la introducción constante de calorías vacías, alimentos que engordan y que nos hacen ganar dos kilos cada mes. En un año habremos engordado más de 20 y nos explicaremos la razón; comer bien puede ser una realidad si aprendemos, necesariamente.

Comer bien es posible si aprendemos a tener hábitos de vida saludables. Caminar 30 minutos al día, comer pocas cantidades y descansar ocho horas nos hará tener salud y una vida más fácil. Eso sí, antes de empezar cualquier dieta, siempre tendremos que pedir el consejo de un médico. Sin una analítica completa y si desconocemos nuestro estado de salud general, nunca jugaremos con los milagros de una dieta cetogénica. Las consecuencias en pacientes con enfermedades crónicas pueden ser realmente importantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.