Doña Clara, una mujer sola contra la especulación inmobiliaria

Resulta espléndida la indolencia de la película, la paciencia con que cuida no pasar por alto las zonas más ínfimas que, sumadas, constituyen la cotidianidad
(Les Inrockuptibles)

Doña Clara, una mujer en torno a los sesenta años, que en las décadas de los ’60 y ’70 fue reconocida crítica musical, viuda y madre de tres hijos adultos, vive retirada en un edificio singular, el Aquarius, construido en los años de 1940 en la Avenida Boa Viagem de Recife (Brasil), que bordea el océano: es la casa donde creció y donde han crecido sus hijos.

Sonia-Braga-Clara-posterUn importante promotor ha comprado todas las  demás viviendas, pero ella se niega a vender, lo que le obliga a entrar en guerra con la inmobiliaria, que se dedica a acosarla durante años con proposiciones económicas muy jugosas y ataques directos, cuando comprueba que no es dinero lo que quiere Doña Clara sino que la dejen terminar la vida entre sus recuerdos.

Muy afectada, piensa que ese apartamento contiene su vida, su pasado, la gente a la que quiere, su familia, sus amigos, la mujer que hace las faenas de la casa, los vecinos…, y también el cáncer del que parece felizmente recuperada (impresionante la imagen en la bañera, con el seno amputado). Momentos y personas que en la película vemos en flashback.

Entre otras cosas, en su vivienda guarda una gran colección de vinilos, porque la música ha sido la pasión de su vida, y la sigue siendo. Doña Clara, en la pantalla, escucha, tararea, canta,  baila…

En su segundo largometraje, el anterior fue “Ruidos de Recife”, el realizador brasileño Kleber Mendonça Filho, retrata a la perfección a esta mujer, magistralmente interpretada por Sonia Braga (“Doña Flor y sus dos maridos”) –bellísima todavía, un orgullo nacional, el sex symbol de hace cuatro décadas, seguramente en el mejor papel de su carrera- que se defiende con uñas y dientes del mercado especulativo y de la codicia del mercado inmobiliario que tiene las mismas características en todos los rincones del planeta.

Un retrato sutil, y nada complaciente, de una mujer fuerte, valiente, obstinada, egoísta y libre, que va más allá de la anécdota personal de Doña Clara, que se defiende porque tiene razón y derecho a hacerlo, para convertirse en “una alegoría más amplia, social y política, de la burguesía brasileña contemporánea. ‘Aquarius’ muestra como la especulación y la corrupción gangrenan los fundamentos del país, dividen y engendran nuevas formas de insidiosa dominación” (Jacques Morice, Télérama).

“La corrupción –dijo el realizador en la presentación de la película en el Festival de Cannes 2016- es destructora. Quienes la practican utilizan el poder contra la democracia, manipulan la realidad (…) Brasil está gangrenado por la corrupción (…) este gobierno de usurpadores ha suprimido el Ministerio de Cultura con el pretexto de que ‘era un paraíso de comunistas’. Yo no me siento bien en mi país».

Viaje en el tiempo y drama social de un país en el que una parte de la población domina a la otra, en el que todavía existen prejuicios relacionados con el color de la piel, en el que los pobres se amontonan en favelas, que más que suburbios parecen campos de refugiados, en las que se sobrevive a base de trapicheo, pequeños robos y mucha solidaridad, “Doña Clara (Aquarius)” es una película casi perfecta, sensible, inteligente, una historia de resistencia al mercado mundial, una especie de “organismo vivo bañado por un sol ecuatorial y un océano de color esmeralda” (Sophie Avon, Sud Ouest).

Enlaces:

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.