Inicio / NOTICIAS / Ambiente urbano asunto de todos en Besançon

Ambiente urbano asunto de todos en Besançon

Christina E. es una madre de tres hijos que vive en un edificio de apartamentos ubicado en un lujoso barrio de la capital de Francia. Como prepara comidas a diario, le gustaría contar con un lugar junto a su contenedor de basura donde poder tirar los residuos biodegradables, escribe A. D. McKenzie (IPS) desde Besançon.

“Me sentía mal cada vez que tenía que arrojar cáscaras de verduras o frutas u otra materia orgánica. Crecí viendo a mi familia usar un montón de compost (abono orgánico) y, si supiera de algún cubo colectivo en París, definitivamente lo utilizaría”, dijo a IPS.

besancon-panoramica

Si Christina viviera en Besançon, una pintoresca ciudad del oriente de Francia, podría deshacerse de su basura biodegradable en un recipiente provisto por la ciudad e, incluso, podría “recuperar” el compost para abonar las plantas de su balcón. También podría conseguir un pollo que picoteara los residuos.

Ubicada a 325 kilómetros de la capital del país, Besançon es conocida como la “campeona” del ahorro de energía en Francia.

El área hace alarde de su deslumbrante ciudadela en lo alto de una colina, que de hecho es un sitio de Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). También tiene la mayor cantidad de viviendas sociales de las ciudades del país.

De este modo, ha hecho esfuerzos notables para involucrar a los residentes en sus acciones ambientales, y planea reducir el consumo de energía y las emisiones de carbono en 20 por ciento para el año 2020, lo que también es un objetivo de la Unión Europea.

“Desde el inicio hemos tenido una gran campaña de concientización para que la gente entienda todos los pasos que estamos dando. Es un esfuerzo participativo. Los ciudadanos están totalmente involucrados y comprenden el objetivo de reducir 20 por ciento el consumo de energía”, dijo Nicolas Guillemet, vicepresidente del gran Besançon, a cargo del desarrollo sostenible y la calidad de vida.

Además de brindar tarros para compost a edificios residenciales y hogares particulares con jardines, la ciudad también recolecta ese abono orgánico y lo usa para fertilizar parques públicos y otros espacios verdes. Los habitantes emprendedores también pueden aceptar un pollo que ayude a consumir los residuos orgánicos.

Pero este apoyo es apenas una pequeña parte de los esfuerzos ambientales que asume esta localidad de 180.000 habitantes. Como la prioridad de la ciudad es reducir la energía y los gases de efecto invernadero, todos tienen un rol que desempeñar, dijo Guillemet.

Cada año, la localidad “sigue” a una centena de familias, estudiando a diario cómo se transportan, cómo calefaccionan sus hogares y otros hábitos. La investigación busca mostrar a los individuos cómo pueden cambiar sus acciones para usar menos energía, declaró a IPS.

Al finalizar el estudio, las conclusiones se divulgarán al público, para que otros puedan lograr similares cambios de conducta, explicó.

Si las zanahorias no consiguen atraer a los residentes, siempre estará el palo, y la ciudad adoptará medidas más duras para motivarlos. Por ejemplo, los desechos domésticos pagan impuestos según su peso: cuanto menos residuos uno produzca, menos paga.

Estas medidas han causado una reducción de 15 por ciento en los residuos recolectados para su incineración, de acuerdo con la oficina del alcalde socialista Jean-Louis Fousseret.

Él es parte de las fuerzas motoras detrás de los muchos cambios que ha experimentado la ciudad, pero sus políticas no han estado exentas de controversia. Dirigentes políticos de la oposición lo han criticado por incurrir en gastos excesivos.

Un nuevo tranvia, por ejemplo, que se prevé estará terminado el año próximo, cuesta 250 millones de euros (casi 329 millones de dólares) y ha causado muchos inconvenientes a la población en los últimos meses. Y cambiar el sistema de alumbrado público para usar bombillas LED (de bajo consumo) cuesta un millón de euros (más de 1,3 millones de dólares) al año, según funcionarios.

Sin embargo, los ahorros estimados son de cinco millones de euros (unos 6,6 millones de dólares) anuales.

“Es fácil responder a críticos que dicen que estamos gastando demasiado porque, sí, es mucho dinero invertido inicialmente”, dijo Guillemet a IPS.

“Pero luego, hay una gran cantidad de ahorros que se concretan. Crear el funicular, por ejemplo, cuesta millones, pero durará 50 años o más. Lo mismo con los ahorros en materia de energía”, agregó.

“El desarrollo sostenible tiene que ver con la visión a largo plazo. Invertimos hoy, pero es para mañana y pasado mañana”, sostuvo.

Besancon-Francia-mapaLos funcionarios de Besançon dicen haberse inspirado en Alemania y Suiza, que “están muy avanzados en relación a Francia” en términos de políticas energéticas sostenibles.

La ciudad se encuentra cerca de las fronteras con esos países, y con el paso de los años se han desarrollado fuertes alianzas ecológicas. Con ayuda alemana y suiza, Besançon se ha convertido en un modelo para otras localidades francesas, aseguran los funcionarios.

En 2011, la ciudad fue galardonada con la edición “de oro” del premio europeo de energía Cit’ergie por sus logros “ejemplares” en cuanto a la acción climática y energética. Fue la primera localidad de Francia en recibir tal honor.

Pero pese a los avances de Besançon, algunos expertos temen que la ciudad todavía enfrente una ardua batalla por reducir 20 por ciento el consumo de energía en los próximos siete años.

“No creo que lo logremos si no tomamos más medidas innovadoras”, dijo Benoit Cypriani, representante del partido verde Groupe Europe-Écologie Les Verts.

“Definitivamente se puede lograr en el sector público, pero las cosas serán más difíciles en el privado, donde es necesario renovar las casas para que sean más eficientes en materia de energía, por ejemplo”, declaró a IPS.

Cypriani dijo esperar que el funicular tenga un efecto sobre el aumento de dos por ciento en el transporte que ha experimentado la localidad, y que involucra mayoritariamente a automóviles.

También espera que el gobierno nacional dé pasos para reducir el uso de electricidad que tendrán un efecto sobre Besançon.

Francia es líder en Europa en términos de consumo eléctrico para calefaccionar de hogares, pero Cypriani cree que debería promoverse más el uso de leña, dado que contamina menos.

En el manual de prioridades de Besançon, a la reducción del consumo de energía le debe seguir la producción de energía en el plano local: “Queremos ser autosuficientes en el territorio, y eso significa energía renovable”, dijo Guillemet a IPS.

Actualmente la ciudad invierte en paneles fotovoltaicos y en ayudar a los habitantes que quieren instalar tanto esos como los térmicos en sus propiedades, señaló.

Los funcionarios de Besançon han identificado una zona que destinarán a la generación de energía eólica y, en cuatro años, implementarán un plan a tal efecto. El agua también se explora como fuente energética, dado que la ciudad se ubica en un meandro del río Doubs y hay planes de continuar usando leña en dos calefactores comunales alimentados con este elemento.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre editor

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Ver también

Vacaciones: Huelgas en los aeropuertos españoles

En todos los aeropuertos españoles a partir del 29 de julio se va a convocar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.