Inicio / BLOGS / El Espanto de la guerra de los Balcanes

El Espanto de la guerra de los Balcanes

El primer día de la guerra de Yugoslavia unos soldados borrachos matan a golpes a un inocente y pacífico jorobado de una aldea bosnia y lo empalan hasta romperle la columna para enderezarlo y que sus vecinos se rían a su paso por delante del cadáver, erguido súbitamente contra la pared de su casa natal.

En Modrica, una niña de nueve años aparece desnuda y muerta, machacada dentro de una mezcladora de cemento. Desde el principio de la guerra no había electricidad en Modrica. La mezcladora tuvo que ser girada a mano.

¿Qué ocurre en la mente de los seres humanos durante la guerra?. ¿Cómo es posible que un oficinista, un profesor, un trabajador de la construcción, un empleado de banca, un empresario, un dependiente de comercio (nadie al parecer se encuentra a salvo), incluso un escritor como el ruso E. Komessarov, disparando a ciegas con un cañón antiaéreo, para entretenerse, sobre la ciudad de Sarajevo… se transformen en monstruos en los que ni ellos mismos se reconocerían en una situación de normalidad y lleven a cabo acciones como estas?.

los-bosniosEl escritor bosnio Velibor Colic, soldado que terminó desertando en esa guerra y exiliándose en Francia después de huir de un campo de fútbol convertido en prisión, ha recopilado en “Los bosnios” (Periférica) una serie de horrores de los que fue testigo, y otros que le contaron, hasta configurar el mapa de un espanto cuya lectura horripila. Decidió desertar después de que un prisionero esposado con alambres de espino le rogó que extrajera del bolsillo de su chaqueta una fotografía de sus dos hijos para morir contemplándolos. Colic cometió la imprudencia de ver el dorso de la foto, en la que alguien había escrito con letra de niño: “papá vuelve”.

Con una frialdad admirable, Velibor Colic cuenta cómo soldados de uno y otro bando cometen durante la guerra monstruosidades inimaginables. A veces cuesta creer que sea cierto todo lo que se describe en estas narraciones, cuesta creer que el hombre sea capaz de llegar hasta las más ignominiosas acciones aun teniendo en cuenta que se encuentra sometido a la presión de la violencia y a la continua amenaza de la muerte. Cuesta creer que un soldado tenga entre sus pertenencias un gancho triple que utiliza para sacar los ojos de sus prisioneros, que se destruya a cañonazos toda una iglesia para terminar con el francotirador que se escondía en su campanario, que cada día se cercene el dedo de un prisionero hasta que en el undécimo sea su cabeza la que caiga rodando… cuesta creer la celebración de orgías de violencia y rapiña que duraban días y noches enteras sobre aldeas indefensas. El dolor, los dramas personales y familiares, la venganza, la violencia absurda ejercida desde un poder sin controles, dispara las más bajas pasiones de las personas hasta convertirlas en seres irreconocibles. Esta guerra de la que Velibor Colic relata sus horrores es, también, como otras, una guerra contra las personas, pero también contra la cultura. Y contra la historia. Contra la humanidad.

Estructurada en capítulos dedicados a musulmanes, serbios, croatas, ciudades y campos de concentración (aquellos en los que se violaba a las mujeres y se las obligaba a traer al mundo hijos a los que no tenían más remedio que abandonar), “Los bosnios”, condensa en poco más de cien páginas las atrocidades de una guerra librada en la Europa desarrollada a las puertas del año 2000, de cuyas batallas los medios de comunicación daban buena cuenta diariamente pero de la que se ignoraba casi todo, en el laberinto de nacionalidades, reivindicaciones, diferencias étnicas y religiosas de un mundo en descomposición en el que a veces brilla un rayo de humanidad: el de un piloto que decide no ametrallar a los habitantes de un pueblo que celebraban la fiesta de su patrón.

“Los Bosnios” debiera ser una lectura obligada para quienes desde el poder tensan los hilos de la convivencia sin reflexionar sobre las consecuencias de que un día lleguen a romperse.

  • TÍTULO. “Los bosnios”
  • AUTOR. Velibor Colic
  • EDITORIAL. Periférica
  • 120 Páginas.

 

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Francisco R. Pastoriza

Profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Periodista cultural Asignaturas: Información Cultural, Comunicación e Información Audiovisual y Fotografía informativa. Autor de "Qué es la fotografía" (Lunwerg), Periodismo Cultural (Síntesis. Madrid 2006), Cultura y TV. Una relación de conflicto (Gedisa. Barcelona, 2003) La mirada en el cristal. La información en TV (Fragua. Madrid, 2003) Perversiones televisivas (IORTV. Madrid, 1997). Investigación “La presencia de la cultura en los telediarios de la televisión pública de ámbito nacional durante el año 2006” (revista Sistema, enero 2008).

Ver también

Colette poster

“Colette”, feminismo singular

La realizadora Wash Westmoreland (Siempre Alice) dirige “Colette”, película que retrata la vida de la escritora francesa Sidonie-Gabrielle Colette, …

3 comentarios

  1. carlos alberto martinez leon

    Muy bueno creo que aun estando al principio de un nuevo siglo cuando sucedió esa guerra no podemos hacer de lado que el ser humano deja salir sus más bajos instintos. Nosotros que somos supuestamente seres inteligentes cometemos horrores como ese. Pero aun es más decepcionante que ningún país haya realmente hecho algo para detener esa guerra, esos asesinatos crueles.

  2. Eso ¿qué pasa en la cabeza de los seres humanos cuando el ambiente se vuelve violento y hostil? ¿es verdad que todos llevamos dentro un asesino dormido? Me ha impresionado leer esta reseña y me está dando mucho qué pensar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: