El Gobierno de España delega la regulación medioambiental a las eléctricas

Greenpeace ha pedido por escrito a la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, que impida con carácter de urgencia la presencia de representantes de las compañías eléctricas en la delegación que representa al Gobierno de España ante los Veintiocho en el proceso para establecer la nueva Directiva Europea de Emisiones Industriales.

Greenpeace-cortinas-de-humoEn un reciente informe, «Cortinas de Humo«, la organizaciónecologista, revela cómo las compañías eléctricas están interfiriendo directamente en el actual proceso europeo para definir las nuevas normas sobre la contaminación del aire de las grandes instalaciones de combustión, lo que incluye las centrales térmicas de carbón. Así, las mayores fuentes de contaminación se han convertido en sus propios reguladores medioambientales.

De las doce personas que conforman la delegación gubernamental española, ocho pertenecen a empresas eléctricas. España se convierte así en la delegación con más representantes de la industria eléctrica: dos de Gas Natural Fenosa, dos de Endesa, uno de Iberdrola, uno de HC Energía, uno de Elcogas y otro de la patronal UNESA. El siguiente país europeo con más representantes de esta industria contaminante en su delegación gubernamental es Grecia (7 de 7), seguido de Croacia (6 de 6) y Reino Unido (5 de 9).

«Es un escándalo que sean las propias industrias que contaminan la atmósfera las que fijan los límites de emisiones para toda Europa y que España esté, una vez más, a la cabeza de las puertas giratorias», ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace: “Por eso pedimos a Tejerina que expulse a las eléctricas de la delegación española”.

La influencia de las eléctricas no se limita a su abrumadora presencia en la delegación gubernamental, sino que se traduce en las propuestas concretas que allí se discuten. Por ejemplo, la investigación de Greenpeace revela que los delegados del Ministerio de Medio Ambiente de España han argumentado a favor de unos límites de emisión más débiles mediante una declaración que era idéntica a un comentario presentado por la patronal europea de las grandes eléctricas, Eurelectric.

Las centrales térmicas de carbón son la mayor fuente de emisiones de dióxido de azufre y mercurio en Europa y una de las fuentes industriales más importantes en cuanto a las emisiones de óxidos de nitrógeno, arsénico, plomo y cadmio, que suponen la mayor amenaza ambiental para la salud en Europa, aumentando el riesgo de muerte por enfermedades del corazón, enfermedades respiratorias y cáncer de pulmón.

«Los límites industriales de contaminación atmosférica de la UE deben asegurar la protección eficaz ante todo de la salud ciudadana y del medio ambiente. Pero los límites considerados actualmente son mucho más débiles que las normas en vigor para China, Japón y Estados Unidos, porque las normas europeas las están decidiendo las mismas empresas causantes de la contaminación», ha lamentado Tatiana Nuño.

Las centrales térmicas de carbón son la mayor fuente de emisiones de CO2, causantes del cambio climático. En el año en que los países negocian un nuevo acuerdo climático que se firmará en París en diciembre, Europa necesita reducir el uso de carbón para poder asumir compromisos más ambiciosos. Pero eso no será posible mientras continúe gobernada por los intereses de las grandes eléctricas, sostiene Greenpeace.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.