Empachos navideños, ¿cómo sobrevivir a los excesos?

Excesos gastronómicos, comidas y cenas de empresa, reuniones con amigos, celebrar la nochebuena, el día de Navidad, Nochevieja, días y días comiendo más de la cuenta puede hacer que nos sintamos empachados.

La reacción de nuestro organismo a semejante cantidad de nutrientes puede provocarnos una indigestión que se presenta de forma súbita con sensación de pesadez, la lengua seca, dolor en el epigastrio, estreñimiento o diarrea, vómitos, acidez de estómago, gases, distensión abdominal, cansancio, dolor de cabeza, dolores musculares o sensación de debilidad.

En las fiestas navideñas ingerimos más bebidas alcohólicas, gaseosas, postres contundentes, dulces que contienen mucho azúcar y de alto valor calórico, mezclamos platos muy salados con otros picantes, ingerimos marisco y moluscos, especias y otras comidas, que normalmente no tomamos en nuestra dieta habitual, lo cual hace que sintamos esa sensación incómoda de plenitud que nos lleva a estar mal.

Dentro de los cuadros agudos hay personas que llegan a tener un cólico biliar que se manifiesta en la boca del estómago e irradia hacia la espalda. Este sería el peor de los males si bien hay que añadir que, ante los diversos atracones a lo largo de casi dos semanas las personas pueden engordar entre dos y cinco kilos de peso como consecuencia de las kilocalorías extra que han sumado en torno a la mesa.

Evitar comer en exceso es posible si regulamos las ingestas de acuerdo con las celebraciones. Si por ejemplo va a tener una comida de empresa por la noche puede dar un paseo y cenar algo ligero para compensar. De nada sirve si en la cena toma una comida copiosa y grasa adornada con turrones y polvorones.

En las horas de picar siempre vemos en la casa bombones, mantecados, peladillas, etcétera, que están dispuestas en las mesas. Si en vez de tomarnos dos bombones nos tomamos un plátano, compensaremos las calorías y tendremos la glucosa necesaria. No dejar de hacer deporte, comer ligero siempre que se pueda, no debe acostarse con la sensación de hinchazón, masticar bien los alimentos y comer despacio y sobre todo, aumentar la ingesta de agua puede hacer que mejore y que se sienta más aliviado.

Tomar infusiones con raíz de jenjibre, agua con limón y tomar plátanos maduros como antiácidos naturales, hará que tenga mejores digestiones y que se evite la irritación del estómago.

Sentirse empachado durante más de dos días y no recuperar la salud puede ser un indicativo de algo más si pasados los excesos no mejora. Entonces deberá acudir al médico para que valore si tras esos días de ingesta abundante de comida y bebida padece algún problema añadido, como por ejemplo piedras en la vesícula, apendicitis, etc. A veces los excesos se pagan, así que diviértase, celebre la navidad pero siempre con la debida mesura.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.