Esteatosis hepática no alcohólica ¿qué es?

El hígado graso no alcohólico es una enfermedad emergente de gran importancia actualmente en la salud pública máxime porque se tiende a la comida basura y a la obesidad desde la infancia. Estos hígados tienen una acumulación anormal de grasa dentro y se asocia a personas que no consumen alcohol. Es frecuente que estos pacientes tengan obesidad y resistencia a la insulina (la llamada prediabetes) y por tanto, la gravedad influirá dependiendo de determinadas variables como son el índice de la masa corporal, cintura, hiperinsulinemia y la hipertrigliceridemia.

Esta enfermedad que ahora se podría considerar común, afecta al 20 % de la población adulta y al 5 % de los niños. En muchísimos casos, es un hallazgo casual si no hay síntomas muy acusados y en personas obesas es posible que hayan tenido un hígado graso alguna vez en su vida sin saberlo. Es muy importante vigilar estos hígados con el objetivo de prevenir otras complicaciones potenciales como son la esteatohepatitis no alcohólica, hepatocarcinoma o la cirrosis. Es una enfermedad que se suele relacionar con la obesidad abdominal, la diabetes melitus II y el síndrome metabólico. Normalmente los pacientes que acuden con molestias tienen vida sedentaria, factores genéticos y resistencia a la insulina en su historial.

En la fase inicial el paciente acusa fatiga, malestar abdominal, alta la AAT, GGT, tiene una hepatomegalia y en la ecografía se ve abultado el hígado. Esta enfermedad no es benigna ya que el 32 % de los casos progresan en fibrosis, el 20 % en cirrosis y un 12 % en disfunción hepática en diez años.

Si vemos cómo es la estructura de un hígado graso no alcohólico, veremos que existen alteraciones funcionales y morfológicas a nivel mitocondrial y otros factores como son la inflamación y alguna modificación celular. El término hígado graso no alcohólico, incluye alteraciones mínimas que van desde la esteatosis hepática hasta la cirrosis e insuficiencia hepática. Es probable que haya leído que se llama también hepatopatía diabética, enfermedad de Laënnec no alcohólica, hepatitis grasa o esteatohepatitis no alcohólica. La diversidad de estos términos asociados a la falta de sensibilidad y de especificidad de las pruebas no invasivas a veces dificulta la precisión diagnóstica.

El hígado graso por sí mismo es una condición benigna aunque puede existir la progresión de fibrosis hacia cirrosis y después fallo hepático pero no es lo normal. Tenemos que tener en cuenta que las personas obesas tienen una mayor predisposición por los efectos mismos de la obesidad y la infiltración grasa en el hígado que afecta la evolución de algunas hepatopatías crónicas.

Es normal que el médico le ponga a dieta estricta, controle la obesidad y haga un abordaje como si fuera diabético y haga una dislipidemia. Al reducir el peso se tendrá mejor sensibilidad a la insulina y es probable que se puedan notar los cambios histológicos tras adelgazar entre 10 y 20 kg.

El uso de fármacos sensibilizadores a la acción de la insulina pueden ser también pautados así como vitamina E, C, betaína, N-acetilcisteína y hierro, medicamentos para reducir los lípidos, sensibilizantes a la insulina y medicamentos para reducir la inflamación del hígado. Es muy importante cambiar el estilo de vida, la dieta y concienciarse de la evolución de esta enfermedad si el paciente no toma medidas. En muchos casos la evolución negativa es hacia la diabetes tipo II y los demás cambios hacia otras enfermedades hepáticas son muy importantes y no tienen necesariamente un pronóstico halagüeño.

Añadir cúrcuma, cardo mariano, alcachofa, romero, regaliz y nísperos mejorarán notablemente la función hepática y limpiarán el hígado de forma natural.

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información - Periodista - Editora Adjunta de Periodistas en Español - Directora Prensa Social- Máster en Dirección Comercial y Marketing - Exdirectora del diario Qué Dicen - Divulgadora Científica - Profesora Universitaria C.C. de la Información - Fotógrafo - Comprometida con la Discapacidad y la Dependencia. Secretaria General del Consejo Español para la Discapacidad y Dependencia CEDDD.org Presidenta y Fundadora de D.O.C.E. (Discapacitados Otros Ciegos de España) (Baja Visión y enfermedades congénitas que causan Ceguera Legal) asociaciondoce.com - Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor -fundacionlopezibor.es/quienes-somos/consejo-asesor - Miembro del Comité Asesor de Ética Asistencial Eulen Servicios Sociosanitarios - sociosanitarios.eulen.com/quienes-somos/comite-etica-asistencial - Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) - Libros: Coautora del libro El Cerebro Religioso junto a la Profesora María Inés López-Ibor. Editorial El País Colección Neurociencia y Psicología https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.com Actualmente escribo La makila de avellano (poemario) y una novela titulada La Sopa Boba. Contacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.