Historias de ajedrez y confinamiento

Estados Unidos y el Reino Unido son dos de los países que más están sufriendo el coronavirus en número de fallecidos y de donde provienen dos pequeñas y simples historias cotidianas que relacionan el más que milenario juego del ajedrez y como algunos lo disfrutan a pesar de su largo confinamiento en casa.

En New Milford, estado de Connecticut, Estados Unidos, localidad de unos treinta mil habitantes, la mayoría de la población vive en viviendas unifamiliares contiguas con un pequeño jardín. Uno de sus habitantes, Ryan Wodjenski, de 44 años, supo que sus sobrinos gemelos de catorce años, Madox y Saxton Wodjenski, echaban de menos visitarlo y poder jugar juntos al ajedrez.

Por este motivo, se puso en acción. Hizo un tablero de ajedrez a gran escala para que él y sus sobrinos pudieran jugar al aire libre mientras siguen las normas de distanciamiento social.

Así creó el tablero y las piezas a los que añadió dos palos largos con ganchos para que puedan mover los trebejos sin problemas. El tablero está hecho de madera contrachapada de 4×4, la mitad de los cuales son de nogal teñido para que coincida con uno de los palos, y presenta cuadrados de quince centímetros.

El tablero tiene bisagras en el centro y los asideros en el exterior del tablero facilitan su recogida y almacenamiento. Las piezas varían de 2,5 centímetros a 33 centímetros de altura. Por ejemplo, un rey mide aproximadamente 33 centímetros de alto y una torre mide aproximadamente 16,5 centímetros de alto.

Todas las piezas se mueven con un gancho en el extremo del palo y unas marcas indican una distancia segura para que todos estén alrededor del tablero. «Fue mucho más complicado de lo que esperaba», dijo Ryan Wodjenski, señalando que tardó unas cuarenta horas en hacerlo.

El juego de ajedrez fue una sorpresa para sus sobrinos. «Estaban sorprendidos y asombrados», afirmó sobre la reacción. «Tan pronto como lo vieron, se dieron cuenta de cuánto trabajo había puesto y quedaron estupefactos. Pensaron que era realmente genial», afirmó sobre la reacción de sus sobrinos cuando vieron el tablero. «Se entendieron bastante bien» apunta.

La familia de Ryan y sus sobrinos, hijos de su hermano Michael y su esposa Li Agen, ya han jugado en el tablero varias veces. Como Wodjenski no podía lanzar una pelota de fútbol o jugar béisbol con los chicos, encontró una actividad alternativa «segura» como el ajedrez.

Steve Pon y Dom Townsend confinados en el pub
Steve Pon y Dom Townsend confinados en el pub

Cuarentena en un pub

La segunda historia proviene del Reino Unido. Dos amigos, Steve Pon, de 39 años, y Dom Townsend, de 29, están pasando desde el pasado 23 de marzo 2020 su confinamiento o cuarentena en el pub, ‘The prince’ ubicado en el número 59 de Kynaston Road en la capital británica, Londres.

Los dos se consideran afortunados, viven en un apartamento sobre el pub. Dom Townsend, es el gerente del establecimiento y con las puertas del lugar cerradas para los clientes, solicitó la autorización del propietario para usarlo durante la cuarentena. Para no estar solo, invitó a su compañero de cuarto, Steve.

Los dos juegan al ajedrez en el pub, además de beber mucha cerveza, y a veces usan la terraza para hacer barbacoas. «No podemos quejarnos. Tenemos cerveza fría de barril», sostiene el gerente a los medios.

Steve Pon, tiene problemas pulmonares por lo que el pub está siendo un verdadero y seguro refugio, ya que se las arregla para «salir de casa» sin correr riesgos.

Los dos también dicen que planean organizar una fiesta para una casa llena cuando termine la cuarentena. Pero eso puede tardar todavía un tiempo, ya que el Gobierno británico aún no ha tomado una posición sobre la reapertura de los pubes.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2019. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y todo lo que le rodea. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.