Inicio / BLOGS / Un hombre llamado Ove: no existe el hombre ordinario

Un hombre llamado Ove: no existe el hombre ordinario

A los 59 años, tras la muerte de su mujer y obligado a jubilarse en la empresa donde ha trabajado toda su vida, Ove se siente terriblemente inútil. A lo largo del día se mueve por la casa como un alma en pena. Para entretenerse con algo, se dedica a hacer rondas para verificar la seguridad en la copropiedad donde vive, y a molestar a sus vecinos a la mínima falta al reglamento interno. En realidad deprimido y gruñón, quejoso de todo, solo espera la muerte y decide acelerarla; pero todos sus intentos de suicidio fracasan estrepitosamente.

Un-hombre-llamado-Ove-posterPara Ove, el mundo de antes era mucho mejor: la gente más educada, los jóvenes más respetuosos, los vecinos más comprometidos …hasta que la llegada de unos nuevos vecinos, la joven iraní Parvaneh, su marido y sus encantadores niños, terminará por revelar que también él posee un corazón sensible  y proporcionarle una amistad inesperada.

Ganadora del premio a la Mejor Comedia en los European Film Awards, “Un hombre llamado Ove”  (En Man Som Heter) está basada en el bestseller internacional “Viejo, gruñón y suicida: la vida según Ove”, escrito por Frederick Backman y publicado en más de 30 países.  Una reflexión existencial más seria de lo que puede parecer a primera vista, una comedia  que, por mi experiencia, me atrevo a definir como “muy sueca”. Un emocionante himno a la solidaridad y a la cooperación, teñida de un humanismo que te reconcilia con el mundo egoísta e individualista  que nos ha tocado en suerte.

“No existe el hombre ordinario, cualquier existencia es fabulosa, parece decirnos Hannes Holm” (Frédéric Strauss, Télérama), el realizador de esta historia que despierta una empatía generalizada, protagonizada por Rolf Lassgard, quien ha recibido un Guldbagge (equivalente sueco de nuestros Goya) por su interpretación del viejo y malhumorado Ove.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Mercedes Arancibia

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Ver también

Ayúdame 3D, la ONG que imprime felicidad

Bajo el lema, “ayudar es demasiado fácil como para no hacerlo”, Guillermo Martínez, un joven …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.