Iniciativas para reactivar el comercio por la frontera entre Colombia y Venezuela

Armando Benedetti, embajador designado para Venezuela por el nuevo presidente colombiano, Gustavo Petro, le ha propuesto al canciller (Álvaro Leyva) que al menos por un tiempo determinado se abra completamente la frontera, entre Colombia y Venezuela, cerrada desde 2019, informa la IPS.

Empresarios y autoridades de Colombia y Venezuela, reunidos en la ciudad de Cúcuta, plantearon este jueves 18 de agosto 2022 a los gobiernos de Bogotá y Caracas que reabran la frontera, restablezcan relaciones y se reanime el comercio bilateral estimado en varios miles de millones de dólares anuales.

Silvano Serrano, gobernador del departamento Norte de Santander, cuya capital es Cúcuta y hace frontera con el estado de Táchira (suroeste de Venezuela) confió en que «paso a paso vamos a restablecer relaciones entre los dos gobiernos».

Las relaciones se rompieron en 2019 y la frontera Táchira-Norte de Santander (por años la más dinámica de toda la subregión andina) quedó bloqueada al tránsito de personas, vehículos y mercaderías, lo que condujo a la apertura de pasos ilegales bajo control de grupos delictivos y a un desplome del comercio legal.

El presidente venezolano Nicolás Maduro decidió la ruptura y bloqueo de la frontera, después de que el 23 de febrero de 2019 una operación internacional de ayuda humanitaria trató de cruzar un puente fronterizo sin autorización de Caracas, y el esfuerzo degeneró en caos e incendio de camiones con la ayuda.

El comercio bilateral alcanzó un pico de 7200 millones de dólares en 2008, con balanza ampliamente favorable a Colombia, y luego decayó progresivamente hasta que en 2018, poco antes del cierre de la frontera por donde transitaba 80 por ciento de las mercaderías, fue de apenas 1050 millones de dólares.

Desde 2019 el comercio registrado por las cámaras empresariales ha caído a menos de doscientos millones de dólares, mientras se ha mantenido como una fuerte actividad ilegal el contrabando de gasolina, ganado y otros productos.

El ministro de Comercio de Colombia, Germán Umaña, estima que una pronta reapertura de la frontera podría llevar el intercambio a 1200 millones de dólares este año, y empresarios de la región como Víctor Méndez calculan que en un lapso de cuatro años podría ascender a entre 4000 y 4500 millones de dólares anuales.

El encuentro de Cúcuta, bautizado «Acuerdo de la Frontera» por organismos empresariales de ambos países, se propone impulsar no solo el comercio sino el conjunto de relaciones e intercambios entre los estados vecinos.

A Colombia han migrado cerca de 1,9 millones de venezolanos en la última década, debido a las crisis en su país, y Bogotá dispuso mecanismos legales y asistenciales para su acogida. Muchos otros migrantes utilizan el territorio colombiano al desplazarse al resto de Sudamérica y América Central.

Carlos Fernández, presidente de la central patronal venezolana Fedecámaras, dijo en el encuentro que «la apertura binacional es más que una apertura fronteriza, es también un intercambio cultural, científico y comercial», entre ambos países.

La frontera terrestre mide 2219 kilómetros y, hasta el cierre de 2019, nueve de sus once puntos de cruce carretero estaban entre Táchira y Norte de Santander.

«La expectativa es que salgamos de acá con proyectos de intercambio de largo aliento, que podamos vernos como socios, como aliados, en una relación más orgánica, que trascienda lo comercial e incluya los temas energéticos, de transporte o de seguridad, para abordar la calidad de vida en ambas naciones», expuso Fernández.

El ministro colombiano de Transporte, Guillermo Reyes, destacó por su parte la expectativa de una pronta reanudación de los vuelos comerciales entre ambos países.

El gobernador de Táchira, Freddy Bernal, aunque partidario de la apertura, advirtió a medios locales que «la política internacional lleva sus tiempos. Hay protocolos, procesos administrativos, que desaparecieron y eso no se regulariza de un día para otro. Lo más importante ya se ha dado, que es la voluntad de Petro y de Maduro».

Como trasfondo de los años de ruptura estuvo la animadversión ideológica y política entre los gobiernos de Colombia y Venezuela en lo que va de siglo, pero esa situación ha cambiado una vez que asumió el poder en Bogotá el izquierdista Petro.

A.E/HM

Visite esta noticia en 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.