Inicio / BLOGS / Jugar al ajedrez quema calorías

Jugar al ajedrez quema calorías

El aspirante a campeón mundial de ajedrez, el italoamericano Fabiano Caruana, declaró antes del inicio de las doce partidas -la primera acabó en tablas- para el Campeonato del mundo, que se desarrollarán este mes de noviembre de 2018 en Londres, que la mayoría de la gente se sorprendería “de las calorías que consumimos” en un encuentro de estas características, a lo que hay que añadir la tensión que produce.

Los analistas recuerdan que la quema de calorías depende del físico, la altura y el peso. Un estudio  en la isla de Man sirve para defender que el ajedrez es un deporte y la quema de calorías es un argumento para este fin, para que pueda recibir fondos y organizar competiciones. El propio Comité Olímpico Internacional así lo reconoce pero hay varios países que no lo consideran como tal, entre ellos, el Reino Unido, que es donde se desarrolla el Campeonato del Mundo.

Habría que citar al profesor de neurología de la Universidad de Stanford, en California, Estados Unidos, Robert Sapolsky, quien fijaba entre 6000 y 7000 las calorías que consume un jugador de alto nivel cuando está en competición. Lo normal son unas 4000 calorías gastadas por los jugadores profesionales. Un jugador medio o aficionado puede llegar a consumir unas 500 calorías.

Nadie niega que el ajedrez es bueno para la mente, así como sus beneficios educativos e incluso terapéuticos, pero además, como se demuestra, también quema calorías aunque los expertos advierten que lo mejor es, sin duda, una dieta equilibrada y saludable.

En cuanto a la tensión de los torneos, el maestro internacional británico y presidente de la asociación benéfica Chess in Schools and Communities, Malcolm Pein, afirma: “Es como estar en exámenes finales durante nueve días seguidos, cada examen con una duración de cinco horas y con las preguntas cambiando a cada instante”.

Encuentro entre Karpov y Kasparov en Moscú, 1984.
Encuentro entre Karpov y Kasparov en Moscú, 1984.

En el torneo para el Campeonato mundial de 1984 disputado en Moscú, entre el entonces campeón mundial Anatoli Karpov y Gari Kasparov, se calculaba que el aspirante consumía unas 5000 calorías.

Hay que recordar que fue un torneo mundial muy polémico ya que fue suspendido cuando se argumentó, por parte del entonces presidente de la FIDE, el tétrico Florencio Campomanes, que era debido “a la tensión, desgaste y peligro para su salud” del campeón mundial que, efectivamente, llegó a perder diez kilos.

Karpov tenía una ventaja de 5-3 y previamente llegó a ponerse 5-0 pero Kasparov finalmente remontó y llegó a ganar dos partidas seguidas antes de la suspensión alcanzando el 5-3. Hubo cuarenta partidas que acabaron tablas. Entonces obtenía el título el que antes ganaba seis partidas.

Fueron meses y meses de encuentros en la capital rusa, de hecho se inició en septiembre de 1984 y se decidió suspender en febrero de 1985. Fue medio año y 48 partidas. “Un campeonato del mundo no puede convertirse en una carrera de resistencia” sentenció Campomanes. Como curiosidad, el tablero donde se disputó el campeonato junto a otros accesorios se pueden contemplar en el Museo del Ajedrez de Moscú.

Ahora la tecnología ha venido a demostrar estos datos de quema de calorías. En el reciente torneo de la isla de Man, celebrado del 20 al 28 de octubre, que contó con la participación de 165 jugadores de élite y jóvenes promesas, los organizadores pidieron a algunos de ellos que usaran monitores de calorías y pulsaciones del corazón.

Era voluntario, algunos declinaron, ya que entendían, podía facilitar información significativa de su juego, pero la mayoría aceptó y los datos fueron bastante relevantes. Así, el gran maestro ruso Mijail Antipov de 21 años quemó 560 calorías (equivalente a correr ocho kilómetros o nadar una hora) en dos horas de competición.

En cuanto a las pulsaciones, el gran maestro estadounidense Nikaru Nakaruma, número 17 del ranking FIDE de este mes de noviembre y que acabó tercero en el torneo, tuvo un ritmo cardíaco medio de 130 pulsaciones por minuto. El ganador del torneo, el polaco Radoslaw Wojtaszek, de 31 años, quien ocupa el puesto 16 mundial llegó a alcanzar 170 pulsaciones y algunos participantes llegaron hasta los 220.

La isla de Man, cuya capital es Douglas, donde se llevó a cabo el torneo, se ubica entre Inglaterra e Irlanda y tiene pasado y patrimonio celta y vikingo.

La pareja ganadora del torneo de la isla de Man, el polaco Radoslaw Wojtaszek y la rusa Alina Kashlinskaya.
La pareja ganadora del torneo de la isla de Man, el polaco Radoslaw Wojtaszek y la rusa Alina Kashlinskaya.

En lo deportivo, se dio la coincidencia que los ganadores son pareja, así Wojtaszek está casado con la ganadora y número 19 del ranking femenino, la rusa Alina Kashlinskaya, victoria obtenida además en el día que cumplía 25 años. Ambos ganaron 37 500 libras (42 871 euros) de premio. No es el primer torneo en que ambos ganan, en Paks, Hungría en 2011 sucedió lo mismo.

Wojtasek es tres veces campeón polaco (2005, 2014 y 2016), ganó el IV torneo internacional San Juan de Pamplona en 2010, y recientemente hizo tablas en una partida ante el campeón mundial, Magnus Carlsen.

En la final se impuso en el desempate al número 20 mundial, Arkadij Naiditsch, jugador que ha representado a tres países. Nació en la capital letona, Riga, defendió a su país natal hasta 2005, luego participó por Alemania durante una década, incluso llegó a ser campeón alemán en 2007, pero hace tres años, en 2015, decidió pasarse a Azerbaiyán. Esto es muy común entre los ajedrecistas profesionales, el cambio de bandera por conveniencia profesional o, principalmente, por dinero. Qué gran verdad aquella de que el dinero no tiene patria.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Jesús Cabaleiro Larrán

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2016. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y todo lo que le rodea. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Ver también

Colette poster

“Colette”, feminismo singular

La realizadora Wash Westmoreland (Siempre Alice) dirige “Colette”, película que retrata la vida de la escritora francesa Sidonie-Gabrielle Colette, …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.